Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Lamadrid: La gloria y Devoto

Con una combinaci√≥n de cr√≥nica, autobiograf√≠a y memoria, el periodista Marcelo Izquierdo reconstruye con pasi√≥n la historia de Lamadrid, el club de f√ļtbol cuya cancha queda frente a la c√°rcel de Devoto. Carceleros es un original relato que tambi√©n hunde ra√≠ces en la historia pasada y reciente de la Argentina.


 Noticias actuales
Lamadrid: La gloria y Devoto
14/8/15

Por Angel Berlanga.

En el comienzo hay un t√≠o hincha de Independiente que le pregunta a un pibe de 11 a√Īos si sabe c√≥mo sali√≥ Lamadrid. Y el chico, que es de Racing y es un apasionado por el f√ļtbol, que es simpatizante de un equipo por divisi√≥n, que en la “D” hincha por Midland, no sabe c√≥mo sali√≥ ese fin de semana Lamadrid ni sab√≠a, hasta ese momento, que en el barrio en el que su familia vivi√≥ desde siempre, Villa Devoto, estaba este club de f√ļtbol, cuya cancha queda frente a la c√°rcel: de hecho tampoco sab√≠a de la existencia de una c√°rcel en el barrio. La conversaci√≥n con el t√≠o es una de esas situaciones que la memoria le guard√≥ a Marcelo Izquierdo, aquel pibe, como un hito biogr√°fico: era 1977, “un a√Īo terrible para el pa√≠s pero de gran √©xito deportivo para el club”, que en esa temporada sal√≠a campe√≥n por primera vez en la historia. Trascart√≥n, al a√Īo siguiente, otro hito fundamental: luego de una de esas insistencias desgastantes, el chico consigui√≥ que su padre lo llevara por primera vez a ver “al Lama”. Era contra Deportivo Merlo. Escribir√° Izquierdo, mucho despu√©s: “En un lateral, el n√ļmero tres de Lamadrid se acerc√≥ al alambrado, lo mir√© fijo y exclam√©: ‘¡Pero ese es el quesero de la calle Concordia! ¡Y el n√ļmero cuatro es el hermano, el otro quesero!’” Los s√°bados, cuando hac√≠a los mandados, ve√≠a a estos caballeros en la queser√≠a Los Muchachos: eran hijos de un wing habilidoso que hab√≠a jugado en Boca. Lamadrid perdi√≥ ese partido pero gan√≥ un simpatizante para toda la vida que a√Īos m√°s tarde, ahora, publica un libro compuesto por retazos de su historia, de sus personajes, de situaciones y coyunturas puntuales: Carceleros.

Un club de barrio humilde y querido, una realidad paralela, un mundo √ļnico: as√≠ define Izquierdo al club con el que se cri√≥, al que ahora van sus hijos.

El tono en el que narra este periodista est√° compuesto por una f√≥rmula de humor ante pasiones que Lamadrid despierta en algunos personajes, de afectos construidos a lo largo del tiempo, del reconocimiento del talante modesto del club como rasgo constitutivo, de la mirada sobre el barrio como lugar de pertenencia y de la dosificaci√≥n notable entre informaci√≥n, historias, ojo y o√≠do para detectar claves varias y toques de su propia relaci√≥n con el club. “No importa que los hinchas seamos pocos escribe Izquierdo. Y muy pocos los socios. Y menos que el presupuesto que suele manejar el club para el f√ļtbol sea siempre insuficiente, el m√°s chico de todos, el menor de cada categor√≠a donde le toque estar. Nada importa. No, nada es m√°s importante. Ni siquiera que el Devoto rico, el que rodea a la plaza Arenales, le d√© siempre la espalda. Porque ellos siempre van a estar ah√≠, alentando, tirando de un carro cada vez m√°s pesado, lleno de cascotes, como el predio que cuidaba Salvador Rec√ļpero en los a√Īos 30, repleto de piedras como las que sacaron Enrique Sexto, Mayo Anso, Jos√© Caruso, Marcelino Pi√Īero y los dem√°s vecinos que fundaron el club el 11 de mayo de 1950”.

La composici√≥n fragmentaria de Carceleros hace pensar en notas de distinto tono, viaje, extensi√≥n, foco. La √©pica a veces est√° en un partido que define un t√≠tulo, como el que disput√≥ contra Acassuso en cancha de Tigre, el 10 de diciembre de 1977, con record de p√ļblico en la historia de las presentaciones de Lamadrid: 15.000 personas. Desde Devoto, cuenta Izquierdo, fueron algunos cientos de hinchas del Lama, pero casi no hab√≠a simpatizantes de Acassuso, que ya no ten√≠a chances: los otros 14.000 eran evangelistas que, por un malentendido de organizaci√≥n, asist√≠an a un acto que termin√≥ haci√©ndose despu√©s del partido. Lamadrid gan√≥ 3 a 2, con un gol de uno de los queseros Rosell, Julio, casi sobre el final. Luego de aquella primera ida a la cancha los Rosell se le convirtieron en √≠dolos, y m√°s cuando luego de eso se enganch√≥ en el auto de ellos para ir a ver los partidos de visitante; ahora, para armar este libro, Izquierdo volvi√≥ a Los Muchachos para charlar con los hermanos, que jugaban “por amor” y “por el s√°nguche y la coca”. Antes de irse, anota, le hizo a Julio un √ļltimo pedido: “Me llevo dos leches La Seren√≠sima descremada. ¿Cu√°nto es?” “Diecinueve pesos”. Pag√≥ justo.

En otras ocasiones la √©pica pasa por la esforzada supervivencia, con las historias de los socios/vecinos que fueron construyendo trabajosamente el club, organizando rifas y bailes, levantando instalaciones, cavando para hacer el t√ļnel que comunica los vestuarios con la cancha (cuando llueve se inunda, apunta), defendi√©ndose de los avances que, en distintas √©pocas, los directivos de la c√°rcel encararon sobre los terrenos de Lamadrid. Izquierdo desarrolla varias historias que cuentan de la relaci√≥n entre el club y el presidio; desde algunas ventanas de un sector de la c√°rcel se ve la cancha, y muchos presos se asoman a ver los partidos. El abanico de relatos que despliega es diverso: el pesado ajeno al Lama que, observando la vida del club, decide que al salir se arrimar√° a ser parte y a poner su energ√≠a; el hincha que cae preso y se las ingenia para poder pispear e incluso alienta desde ah√≠; el detenido pol√≠tico que durante la dictadura siente los ecos de las tribunas y los helic√≥pteros que, sin previo aviso, aterrizaban por las noches en el centro de la cancha para llevar o traer personas esposadas y con los ojos vendados. Es una vertiente: en su remonte, Izquierdo entrevista incluso a un detenido que sobrevivi√≥ al incendio del S√©ptimo Pabell√≥n, considerado como la mayor masacre carcelaria de la historia argentina.

Otra vertiente es Lamadrid, el general: Enrique Sexto, uno de los socios fundadores y ex presidente del club (el estadio fue bautizado con su nombre), fue quien instaur√≥ oficialmente la denominaci√≥n Club Atl√©tico General Lamadrid. Izquierdo intercala a lo largo del libro sucesos clave de la historia de este guerrero de la Independencia, que pele√≥ junto a Belgrano y San Mart√≠n, fue panadero en el exilio de Montevideo y combati√≥ m√°s adelante junto a Urquiza (aunque se llevaban mal); en la “D”, el club J. J. Urquiza, que tiene su cancha en Caseros, es un cl√°sico de Lamadrid. En su recorrida por los or√≠genes del nombre, Izquierdo cuenta la historia de un madrile√Īo al que no le gustaba que le dijeran gallego y retrucaba: “Yo no soy gallego, hombre. Yo soy de la Madrid”.

Izquierdo cuenta la vez que Sandro, en pleno √©xito, cerr√≥ la noche de un baile al que hab√≠a ido muy poca gente: despu√©s de cantar, al ver el sacrificio del club para llevarlo y que los n√ļmeros no dar√≠an, no les quiso cobrar. Y cuenta de la angustia en un partido definitorio para no salir √ļltimo en la “D”: si eso pasaba, Lamadrid quedar√≠a fuera de competici√≥n durante al menos un a√Īo; ah√≠ se fue, Izquierdo, a buscar al autor del gol que en otro partido, que se jugaba en simult√°neo, decidi√≥ las cosas por la permanencia. A veces es la vi√Īeta del hincha que le tira con las sandalias a un √°rbitro que cobra un penal en contra y luego le pide al Pachi, el 5 del equipo, si no se las alcanza. Y a veces es la historia del √≠dolo habilidoso del club, o del Chango C√°rdenas, el m√≠tico jugador de Racing, que dirigi√≥ al equipo por dos mangos, una temporada.

“Si al terminar este libro usted anda cerca, dese una vuelta, an√≠mese –invita Izquierdo–. Nada le impedir√° ingresar. La puerta est√° abierta. Nadie le pedir√° el carnet en la entrada. Si vos viv√≠s en la zona, ven√≠, entr√°, con√≥celo... No le tengan miedo a la prisi√≥n. T√≥mense un caf√© en el buffet y hablen con Ada, en Administraci√≥n. H√°ganse socios. Traigan a sus hijos, a sus amigos. Vengan a la cancha”.






Etiquetas:

Barrio,   ciudad,   eventos en la ciudad,   Destacadas,    







Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.