Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Los polémicos paraguas de la Chacarita.

Tres dimesniones. Es una nueva estructura para los floristas en la entrada al cementerio. ¿Qui√©n define c√≥mo intervenir el espacio p√ļblico? “¿Viste lo que han hecho frente al cementerio de la Chacarita? Me parece un desprop√≥sito”, me dijo un compa√Īero de trabajo. Uno de esos adorables personajes que tienen cierta sensibilidad por el patrimonio arquitect√≥nico de la Ciudad. “Pusieron unas estructuras con quioscos para flores que tapan el p√≥rtico de acceso al cementerio que es una belleza”.

 Noticias actuales


Abel Alexander es fot√≥grafo y se dedica a recopilar fotos hist√≥ricas. Se refer√≠a al llamado peristilo del Cementerio de la Chacarita, dise√Īado nada m√°s y nada menos que por el arquitecto Juan Antonio Buschiazzo cuando fue director del Departamento de Obras P√ļblicas de la entonces municipalidad, durante el gobierno de Torcuato de Alvear. Y a las obras que encar√≥ el Gobierno porte√Īo para “recuperar y poner en valor” su lindero Parque los Andes.

La propuesta sobre la calle Guzmán, paralela al murallón del cementerio, es ingeniosa. Crearon una estructura metálica irregular por donde crecerán enredaderas que taparán los autos de las playas de estacionamiento previstas para esa calle. En cambio para la plaza de enfrente del acceso principal al cementerio, armaron un lugar para los floristas con una especie de paraguas que dan para la polémica.

Debajo de estas estructuras de chapa por las que se quejaba mi colega hay unos prismas que alojan los puestos de flores. Con cierto tino, los citados paraguas tienen una altura que tiene la virtud de no tapar y dejar apreciar desde la avenida la arquitectura del acceso al cementerio. La idea en general me parece bien: reordenar el funcionamiento de los floristas. Y, en lo posible, jerarquizar el acceso a la necr√≥polis. Pero no me gusta la manera en que est√° resuelta. Para m√≠, la forma de esos objetos “paraguas” no admiten ser pegoteadas a otras cosas. A lo sumo pueden estar pegados unos con otros o puestos en damero. No resisten tect√≥nicamente ser sostenes de otra estructura. Por eso no me gustan, porque van en contra de su propia naturaleza. Pero esta es solo mi opini√≥n.

A ver. Me gusta el dise√Īo del Metrobus y no me gusta el de estos paraguas. Me gustan los nuevos juegos de los parques, pero aunque en casos haya que tolerarlas, en general no me gustan los dise√Īos de rejas que han puesto en las plazas. Y por caso, no me gustaban para nada las rejas que hab√≠an puesto en la plaza del Centro Cultural General San Mart√≠n y me gustan mucho m√°s, las “defensas” de vidrio con las que las han reemplazado.

Pero insisto, estos son solo mis opiniones y gustos. En algunos casos coincidentes y en otros enfrentados a las de quienes proyectaron estos dise√Īos. Este justamente es el problema. ¿Puede ser que una obra de equipamiento urbano en el espacio p√ļblico sea producto del gusto o capricho del gobierno de turno? O m√°s bien del profesional designado por ese gobierno de turno. Se sabe, hay cargos y funciones que son pol√≠ticas y otras que son t√©cnicas. Y para el caso de los proyectos p√ļblicos o en el espacio p√ļblico, lo mejor para la Ciudad es que los hagan los m√°s capacitados. ¡Si habremos visto desembarcar en oficinas del Gobierno funcionarios arquitectos puestos a dedo por pol√≠ticos que no han dejado rinc√≥n de la ciudad sin imponerles sus proyectos!

Ya alguna vez el Consejo Profesional de los arquitectos luchó por una ley para que estas obras fueran realizadas por concurso o cuando por su especificidad lo ameriten por oficinas de gobierno, pero dirigidas técnicamente por profesionales que hayan sido seleccionados cuidadosamente por concurso.

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.