Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

"El sexo de las madres", En un filme sin tabĂșes.

ESPECTACULOS
Cine.
La hija de Enrique Carreras coprotagoniza “El sexo de las madres”, que estrenĂł ayer.
Victoria Carreras.

2/11/12

Como en aquella canciĂłn de Almendra, Ana no duerme . Lleva a cuestas una cicatriz que de cuando en cuando supura y no la deja accionar. Supo engendrar y parir, pero no necesariamente criar. “Es que no hay una forma de ser mamĂĄ, sino miles posibles”, define Victoria Carreras, justamente Ana en El sexo de las madres , filme que se estrenĂł ayer.

La pelĂ­cula que dirige Alejandra Marino -con el protagĂłnico ademĂĄs de Roxana Blanco- se convierte en el debut cinematogrĂĄfico de Carolina RodrĂ­guez Carreras, hija de Victoria (que a la vez es hija de Enrique y Mercedes Carreras). La adolescente es la sexta generaciĂłn de una familia de artistas, y su madre se emociona cuando repasa sus propios comienzos, junto a Luis Sandrini: “El era hombre de pocas palabras, pero de un gran magnetismo. DebutĂ© a los ocho años en AsĂ­ es la vida . Luis se paraba en el contraplano, algo a lo que las primeras figuras no accedĂ­an por lo general. Lo hacĂ­a para que yo pudiera tener su mirada en lugar de un punto cualquiera. Un gesto de grandeza”.

Entre el melodrama y el thriller, la historia de El sexo de... se dispara cuando una desesperada Ana llama a su amiga Laura (Blanco) en pedido de auxilio. El reencuentro vuelve a poner en palabras una desgracia que por años fue silenciada. El tĂ­tulo, ambiguo, tiene, segĂșn Carreras, sus “buenas razones”: “Se refiere a que por el mismo lugar por donde una mujer puede traer hijos al mundo, es por donde goza. No es que sea una pelĂ­cula con moraleja, pero la historia se obstina en instalar el tema de la violencia de gĂ©nero, el aborto clandestino y cĂłmo impacta en las mujeres de menos recursos, justo cuando el tema estĂĄ en el debate de la agenda”.

Los personajes protagĂłnicos no son el prototipo de madres de manual ¿Desde quĂ© lugar se explican?

Desde la herida. No son el estereotipo de madres Utilísima . Son mujeres vulnerables que quedaron desamparadas. Algo se rompió. Todo lo demås en sus vidas es consecuencia de esa herida. Ana, mi personaje, sigue como puede, tiene felicidades módicas. Es esa clase de mujer que se siente inadecuada. Tiene grandes sueños, pero hasta el mås pequeño le es difícil de sostener. Acabo de recibir el premio a mejor actriz en el Festival de Cine de Tucumån, y allå escuchaba por TV el testimonio de una madre cuya hija fue violada en una fiesta. Los abusos pasan a la vuelta de casa, como si fuera una novela, y ocurren mås de lo que se dice. Por suerte en la película podemos hablarlo y con cierta belleza. En mi adolescencia, en dictadura, hubiera sido impensado filmar algo así.



Etiquetas:
Cine

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrĂłnico *

Mensaje *

Con tecnologĂ­a de Blogger.