Desarman banda narco manejada por dos rosarinos presos en Devoto

NOTICIAS DEL BARRIO
Javier Insaurralde y Arnaldo Vivas están detenidos por traficar estupefacientes. Lo siguieron haciendo aún desde atrás de los muros.



 Noticias de Villa Devoto, guía comercial villa devoto, comercios, restaurantes, bares, eventos, promociones, concierto, gratis, eventos, ciudad, puente la noria
Desarman banda narco manejada por dos rosarinos presos en Devoto
Compartir



Más Leídas

Más+

Destacadas

Más+




4/10/2017

Dos importantes narcotraficantes de Rosario mantuvieron negocios ilícitos en la ciudad durante varios años. Uno, más experimentado y con conexiones con productores bolivianos de cocaína, fue proveedor del otro a lo largo de mucho tiempo. En momentos diferentes ambos fueron detenidos y el tiempo volvió a reunirlos en un destino común: la cárcel porteña de Villa Devoto. Residentes en celdas vecinas, una pegada a la otra y ante la presunta ignorancia de los carceleros del pasado común que tenían, allí reanudaron la relación comercial. Y en sus calabozos de ese presidio del oeste de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires empezaron a operar en el mismo rubro que dominaban cuando estaban afuera: desde allí mantenían a sus organizaciones, aseguraban el control de los abastecedores de mercadería y también la dirección de las inversiones.

Los dos actores principales de esta historia son Javier "El rengo" Insaurralde, de 48 años, y Arnaldo "Junior" Vivas, de 30. El primero fue uno de los pioneros en montar cocinas de cocaína en la ciudad y en 2009 lo detuvieron al frente de un complejo de cabñas en la localidad de Monje, ubicada a 95 kilómetros al norte de Rosario sobre la ruta nacional 11.

"Junior", por su parte, llamó la atención en la zona de Villa Banana años atrás por un recorrido que se inició en los delitos violentos y desembocó en el montaje de una estructura de negocios que incluía vehículos de lujo y acciones ostentosas como mostrarse en compañía de un conocido cantante de cumbia, Sergio Torres, del cual se anunciaba como representante.

Allanamientos

Una investigación del fiscal federal Mario Gambacorta basada en escuchas a las conversaciones telefónicas que ambos mantenían desde la cárcel de Villa Devoto derivó ayer en allanamientos en una localidad del Gran Buenos Aires donde residían los proveedores bolivianos de cocaína, en las celdas de la cárcel donde estaban cautivos los cerebros rosarinos de las bandas y a distintos domicilios de Rosario donde se encontraban los fraccionadores de la cocaína y sus vendedores.

Al final de la acción conjunta, que concretaron unos 100 agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), se contabilizó el secuestro de 4 kilos de cocaína de buena pureza, dos armas de fuego con 300 municiones, cuatro vehículos, 10.750 dólares y 270 mil pesos, según fuentes de la investigación. Además, en los procedimientos hubo trece detenidos que se suman a Insaurralde y Vivas que ya estaban tras las rejas en Devoto.

Los allanamientos fueron ordenados por el juez federal de Rosario Carlos Vera Barros y la tarde de ayer arrancaron las indagatorias a los detenidos.

Cómo funcionaban

La pesquisa se inició en marzo pasado al detectarse que "El rengo", al que se sitúa como cabeza del negocio, mantenía contactos con su familia con un celular que guardaba en su celda. A partir de escuchas en abanico quedó en evidencia la actividad de la cadena: Insaurralde ordenaba a los suyos comprar la cocaína en la localidad de Ingeniero Budge a un ciudadano boliviano llamado Sergio Jaldín B., quien traía la sustancia desde su país.

Con esa línea telefónica intervenida se estableció que la dinámica consistía en el envío de la cocaína a través de mulas que, con mochilas o valijas de doble fondo, llegaban a Rosario en micros previo pago de los despachos. El boliviano abastecía a dos familiares de "El rengo" Insaurralde que ayer fueron detenidos: su hijo Fernando y su sobrino Brian, identificados como eslabones medios de la red.

   La acción decisiva fue en la casa de Vera Mujica 1921 donde vive Fernando Insaurralde. Allí los hombres de la PSA sorprendieron a un enviado del abastecedor boliviano que tocaba el timbre con la mochila que se aprestaba a entregar con 3 kilos de cocaína. En la puerta de la casa había una prueba fuerte del vínculo entre la relación comercial entre "El rengo" y "Junior": una camioneta Chevrolet S10 que era de Vivas y que para la Fiscalía éste había cedido al hijo de Insaurralde como parte de pago de una transacción por drogas, lo que dejaría probado el vínculo.

   Una excentricidad del proveedor boliviano es que manejaba cada relación con un teléfono distinto. Cuando el enviado con la mochila a Rosario empezó a no contestar sus insistentes llamados para constatar si había entregado la mercancía desapareció de su casa de Ingeniero Budge. Y cuando los hombres de la PSA llegaron, encontraron a su mujer y se la llevaron presa con los 10.750 dólares en efectivo que tenía. También detuvieron a un ciudadano paraguayo apuntado como su distribuidor.

Tres líneas de venta

En Rosario los investigadores detectaron tres líneas de venta a partir del liderazgo de "El rengo" Insaurralde. Una la de su hijo Fernando, que tenía sus vendedores. Otra, con un esquema semejante, de su sobrino Brian, quien utilizaba un departamento en Montevideo al 700 para receptar la cocaína y fraccionarla. En ese piso allanado se encontraron dos armas de fuego y 300 municiones. El tercer peldaño del grupo era del propio "Junior" Vivas, quien según la pesquisa a través de Fernanda, su mujer, le compraba cocaína a Fernando Insaurralde.

   En Rosario fueron allanados domicilios en Río de Janeiro al 2700, La Paz al 4600, Pasco al 4700, Santiago al 4400, Vera Mujica al 3900, Esmeralda al 3000, Urquiza al 1000, Teniente Agneta al 700 y Presidente Perón al 3100. Otro lugar requisado por la PSA fue un minimercado de Seguí y pasaje Berlín que es propiedad de Fernando Insaurralde.

   Los investigadores consideraban relevante el hecho de que se interceptó a la estructura comercial en su totalidad. Quedó identificado el abastecedor principal, que está prófugo aunque su mujer quedó detenida. También el organizador del grupo, que es "El rengo" desde su calabozo en Devoto, la segunda línea de conducción que es su familia directa y la de "Junior", hasta llegar a fraccionadores y vendedores al menudeo. Como evidencia de la actividad ilícita en dos familias donde no hay ingresos legales declarados aparecen también los vehículos secuestrados: la camioneta Chevrolet S10, un Volkswagwen Fox, un Fiat Siena y una motocicleta.



Ver Promociones
Ver Guía Comercial
Ver Restaurantes en El Barrio
Ver Delivery en el Barrio



.