Los cinco momentos del concierto de Gerónimo Rauch en el Teatro Colón

NOTICIAS DEL BARRIO
El cantante, conocido por su protagónico de El fantasma de la Opera en Londres, presentó un espectáculo especial dentro del ciclo de LA NACION Cultura en el Colón.
En quince años Gerónimo Rauch pasó de ser una estrella pop para adolescentes a transformarse en un cantante icónico del género del musical, protagonizando en el West End de Londres una nueva versión de El fantasma de la Opera de Andrew Lloyd Webber.



 Noticias del barrio
Los cinco momentos del concierto de Gerónimo Rauch en el Teatro Colón
Compartir



Relacionadas

Más+

Destacadas

Más+




4/7/2017

El cantante, que actualmente vive en Madrid, donde viene desarrollando una nueva etapa solista tras la salida de su disco tributo a Los Beatles, regresó a Buenos Aires para cumplir el sueño de presentar su nuevo espectáculo Songbook, dentro del ciclo de conciertos en el Teatro Colón de LA NACION Cultura, con entradas agotadas. El cantante concibió el concierto a medida de este templo acústico, acompañado por una orquesta de veinte músicos, dirigidos por Tomas Mayer Wolf y con arreglos de Gerardo Gardelín.

Bitácora musical. En su regreso a los escenarios porteños, Rauch ensayó una suerte de viaje por su propio recorrido musical y los grandes hits que acuñó en musicales como Los Miserables, El fantasma de la ópera y Jesucristo Superstar; junto a canciones emblemáticas de otros musicales, no menos emblemáticos, como La Novicia Rebelde, West Side Story y Moulin Rouge. Pero, también, en este concierto el cantante incorporó temas de su primer disco solista, Here, there and everywhere,donde interpreta canciones de Los Beatles y un sorpresivo midley de "Volver" y "Eleanor Rigby" con el acompañamiento del bandoneonista Nicolás Perrone. El segmento de Los Beatles se transformó en uno de los momentos más celebrados por el público. ¨Quiero que canten todos. Esto es una karaoke colectivo", dijo el cantante y la gente lo siguió coreando a todo volumen y aprovechando la acústica del Colón los estribillos de "Come together" y "Eleanor Rigby".

Repertorio latino. El artista, conocido por su gran caudal vocal, ofreció distintos matices en su concierto. Si bien su fuerte son los temas ligados al género del musical, en el Colón el cantante barítono transitó otros territorios. "Si bien soy conocido por un repertorio más anglo redescubrir la increíble música de América Latina". Para demostrarlo abrió el show con "Yo vengo a ofrecer mi corazón" de Fito Páez en una versión hot jazz, incursionó en el himno "Alfonsina y el mar" y transitó un set de boleros como "Inolvidable" y "Contigo a la distancia", más cercano al sonido que revistió Luis Miguel en su momento. El bloque italiano, también, ofreció otro lado sentimental del cantante: incorporó temas leimotiv del compositor de películas Ennio Morricone como Il Postino y La Misión, para rematar ese segmento del show con una sensible versión de "Caruso" de Lucio Dalla.

Los invitados especiales. Gerónimo Rauch tocó distintas cuerdas emotivas en el público y demostró una formación amplia, que abarca distintas generaciones, que anoche ocuparon la sala del Teatro Colón. En ese rango interpretativo, el cantante no sólo operó como un efectivo intérprete todo terreno y demostró su versatilidad para avanzar sobre piezas clásicas de distintos géneros. Se lució en los duetos que realizó con Magalí Sanchez Alleno en "El fantasma de la opera", la soprano Paula Amerares en la canción "The Prayer" y con Juan Rodó en "Estrellas" del musical Los Miserables.

Tres himnos. El público estuvo de su lado en todo momento, sin embargo, el cantante ganó terreno no solo cuando recurrió a los fragmentos de los musicales, sino cuando sorprendió con la versión tango de Roxane, que se utilizó en la película Moulin Rouge. "Esta es una mezcla de Sting con un tema de Mariano Mores, que es una manera de homenajearlo en este lugar", acotó Rauch, ante la ovación previa del público. La canción "Gethsemane" de la obra Jesucristo Superstar fue otro de los grandes hits de la noche, donde se cruzó el rock psicodélico con la épica bíblica del reconocido musical de los setenta. El bis fue otro de los momentos más impactantes de la noche con "The show must go on" de Queen, donde el cantante mostró su chapa de cantante barítono y se ganó el aplauso de pie del público.

El crooner. El cantante se plantó con autoridad en un escenario imponente como el Colón y a la vez reveló una seguridad y una frescura poco común. Rauch pasó de entrar en trance para interpretar los personajes de los fragmentos de musicales, un género que conoce al detalle y que exprime con riqueza interpretativa, a un claro concepto de showman, donde no faltaron los pasos de comedia y una bonhomía que lo acerca a figuras jóvenes del estilo de Michael Bublé. "Está lleno el teatro, ¿vieron todos los familiares que tengo?". En ese registro, entre descontracturado y canchero, Gerónimo Rauch emerge no solo como una figura contemporánea del musical, sino como un artista mucho más completo y multifacético.



Ver Promociones
Ver Guía Comercial
Ver Restaurantes en El Barrio
Ver Delivery en el Barrio



.