eterw

Eter Club Shows

Productor al consumidor.

Este 16 y 17 de diciembre, vuelve la feria a la facultad de Agronomía, shows, música, comidas. entrada gratis.

07/12/2017 | Ferias
Finde largo.

Música, teatro, gastronomía, danza, muestras, cine y mucho más.

9/12/2017 | Eventos


Sin TACC

15 productos para buscar este finde en BA Market.

Ferias


Feria Masticar

Guía para recorrerla con espíritu de primavera .

Ferias


El Patio de los lecheros

Gran propuesta gastronómica para toda la familia.

Ferias

Villa Devoto: “Un preso terminó siendo dirigente”

Esa es una de las tantas historias que narra Marcelo Izquierdo, un fanático de Lamadrid, en “Carceleros”, un libro donde vincula al club con la cárcel de Devoto y en el que cuenta anécdotas atractivas para el hincha del Ascenso.


 Noticias actuales de Villa Devoto
Villa Devoto: Un preso terminó siendo dirigente (Click en la foto)
2/6/15

Periodista de profesión, Marcelo Izquierdo fue corresponsal de una prestigiosa revista mexicana y otra española. Y en su carrera tuvo el envidiable placer de trabajar en Cuba, Venezuela y hasta en Brasil. Pero al hombre en cuestión le tira el barrio. Su barrio: Villa Devoto. Ahí nació y ahí querrá morir. Y en una charla con Olé demuestra su sentido de pertenencia, su devoción por los suyos. Un arraigo inmenso por el cual sintió la necesidad de expresarlo en un libro denominado “Carceleros”. Porque si uno habla de Lamadrid, su amor eterno, no puede pensarlo sin la cárcel de fondo. “Por el conocimiento que tengo, Lama es el único club que está frente a una prisión. Y todo se desarrolla ante la mirada de presos. Hombres que lanzan papelitos desde sus celdas, toallones azules que se asoman por las ventanas cual banderas... En fin, hay postales que son para enmarcar”, dice Izquierdo, mientras peina las canas de sus 50 años.

La cárcel de Devoto fue inaugurada en 1927 y Lamadrid irrumpió más tarde en la zona, allá por 1950. Y en el 63 ya los quisieron desalojar: “Hoy la institución no tiene escritura de los terrenos porque son del Estado y la cárcel los reclama como propios. Se dieron luchas muy profundas en las que hasta hubo socios que se atrincheraron en el club y hoy se continúa con eso”. Izquierdo, en su libro, se refiere a Devoto como dos barrios en uno. El que creció con el correr de los años -el que se gestó alrededor de la plaza Arenales- y el que se quedó en el tiempo. Claro, el crudo contraste que implica tener cerca una cárcel desvaloriza toda la zona de su alrededor. Y en ese condicionamiento entra Lamadrid. “ Aquí nada acelera el paso del tiempo. Ni los motines que cada tanto golpean la zona. Tampoco los escapes históricos, como el del Gordo Valor en 1994. O la masacre del 78, que se llevó la vida de 65 detenidos. Ni cuando un helicóptero aterrizó sin previo aviso en la cancha en plena dictadura militar...

”, narra en “Carceleros”. Y ese contacto directo con la única penitenciaría dentro de la Ciudad de Buenos Aires conlleva historias. Como la del Loco Mario, “un preso que se enamoró de Lama desde la cárcel y luego de cumplir su condena terminó siendo dirigente y hasta creó el himno del club. O el día que el Chino Mesiano, un ex Lama, anuló a Pelé y durante el partido sufrió un cabezazo del brasileño que lo lesionó. O el histórico 1981, año en el que los de Devoto vencieron al Lanús del Negro Enrique en la C, mismo rival que cinco meses después le propinó un 0-8 en el Sur. También, obviamente, en el libro no podía faltar Emmanuel Gigliotti, quien surgiera en el club y al que se le dedica un capítulo. En fin, “Carceleros” es un libro bien de las entrañas del Ascenso. Con un vínculo innegable porque Lama y la cárcel de Devoto fueron inseparables desde su fundación. Con presos que alientan desde sus celdas y otros que putean. Una postal única que se da en nuestro fútbol...






Etiquetas:

Barrio,   ciudad,   eventos en la ciudad,   Destacadas,    







.