Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Fan√°ticos por los gatos.

Karina trabaja de camarera en un restaurante de Belgrano. Al ver el pad con forma de gato de un cliente que est√° con su computadora le dice: "¿Te gustan los gatos? A m√≠ me encantan". Y poco despu√©s cuenta que tiene cuatro: M√≠a, Maggie, Filipetto y Malinche, que viven con ella y con su hija √Āmbar en un PH del barrio porte√Īo de Villa Devoto.





En las ciudades se reducen los tama√Īos de las viviendas y tambi√©n los tiempos libres. As√≠, tener un gato se vuelve pr√°ctico para quien desea vivir con una mascota y no quiere ocuparse de la log√≠stica que implica un perro, pese a que todav√≠a es el animal de compa√Ī√≠a preferido en Argentina. De hecho, seg√ļn un estudio realizado por Gallup en 2017, en el pa√≠s los hogares con perros duplican los que tienen gatos. Pero de a poco, con el sigilo propio de su caminar, esos felinos conquistan sus espacios, arrastrando tras sus pasos a criadores de gatos de raza, proteccionistas y simples fan√°ticos de esos animales, como Karina.

Desfile de gatos



Es sabido que los gatos fueron reverenciados en el Antiguo Egipto, donde la diosa Bubastis tenía la forma de ese animal. También fueron adorados en Siam (actual Tailandia) y en otros países como China y Japón. Sin embargo, a lo largo de la historia fueron considerados en otras latitudes como animales maléficos; en la Edad Media se consideraba que eran aliados de las brujas. Quizá de ahí venga la superstición con los gatos negros y la idea de que son animales traicioneros, interesados y poco confiables.

En un amplio sal√≥n de un coqueto hotel del Abasto hay gatos negros, pero tambi√©n naranjas, grises, blancos, tricolores. La mayor√≠a est√°n dentro de jaulas; unos pocos son alzados por sus due√Īos, quienes los peinan con cepillos o se los muestran a los visitantes. En otro sector, tres hombres y una mujer miran en detalle cada uno a un ejemplar. La escena pertenece a Expogatos, un show organizado por la Asociaci√≥n Felina Argentina (AFA), que este a√Īo cumple 40 a√Īos de vida "dedicados a la difusi√≥n de la felinofilia", como reza un afiche en el lugar.

An√≠bal Rojo es un farmac√©utico de 48 a√Īos. Pero en esta ocasi√≥n, en vez de cajas de medicamentos, tiene en sus manos a Argus, un cachorro de la raza Angora turco, de su criadero Ankara. "Los crio de coraz√≥n, obviamente los vendo, pero los crio por gusto, no vivo de esto. Cuando era pibe ten√≠a otra mirada sobre el gato, una especie de resentimiento, que te hac√≠an pis, que eran traidores. Pero cambi√©", explica, mientras acaricia a Argus, que tiene el n√ļmero 74 para ser evaluado por los jueces, acodados en los escritorios.

A pocos metros est√° Daniel Cambiazo; canoso, con un tatuaje en el cuello, es criador de Devon Rex, una raza de pelo ondeado y cuerpo largo y muy delgado. "El gato es todo, es terap√©utico. En una casa donde hay gatos nunca vas a sentir mala onda, adem√°s protege a su amo. ¡Perd√≥n!, el gato no tiene amo", sentencia.


Mientras se escucha el llamado "al ejemplar n√ļmero 65" para que vaya ante los jueces, Anal√≠a Florent√≠n, treinta y pico y docente en colegios secundarios, se pasea por el sal√≥n y se agacha ante cada jaula para observar mejor a los Devon Rex, Sphynx, Bosque de Noruega, Sagrado de Birmania y dem√°s representantes de razas felinas. Toma fotos con su celular y dice: "Me enter√© por Facebook, soy fan√°tica de los gatos. Me vengo a cada expo que hay. Los gatos tienen independencia, esa personalidad que no tienen los perros, aunque tambi√©n me gustan los perros".

En estos concursos ­­-el primero del que hay registros se realiz√≥ en 1871 en Londres-, los jueces eval√ļan a los animales, seg√ļn las caracter√≠sticas de cada raza; si tienen las orejas, colores, y formas del cuerpo que corresponden, entre otros aspectos, como el car√°cter. Cambiazo recuerda: "Una vez fui a Portugal a competir, llegu√© hasta la final, pero mi gato se enoj√≥ con el juez, le tir√≥ un mordisc√≥n y lo descalificaron". Virginia R√≠os es steward, es decir, asistente de los jueces. "Hice el curso para poder tocar a todos los gatos que quisiera, algo que no pod√≠a hacer cuando ven√≠a a las exposiciones", cuenta. Ella vive en San Telmo con tres gatos, uno de los cuales, Alfonso, de color negro, est√° en una de las jaulas porque compite en la categor√≠a gato dom√©stico. "Lo encontraron en San Francisco Solano y a trav√©s de una conocida lo consegu√≠. Le puse Alfonso por Alfons√≠n", agrega esta mujer alta de rulos, de 42 a√Īos y empleada en la Anses.



Muy cerca de ella est√° la psic√≥loga Elena P√©rez, presidenta de la AFA y criadora de los gatos Bengal y Brit√°nico. "Encuentro en los gatos belleza, su ternura tambi√©n me llama la atenci√≥n. Yo ahora estoy jubilada y es una actividad que me causa placer y distracci√≥n", explica, y dice que vive con un poco menos de 15 gatos en su departamento de Congreso junto a su marido. "La cultura del gato es incipiente, la del perro est√° m√°s instalada en el mundo, si bien ahora hay un gran incremento de felinos, porque no te exige lo que exige un perro", explica. La AFA no es la √ļnica entidad que agrupa a los fan√°ticos de los gatos; existen adem√°s la Federaci√≥n Gat√≥fila Argentina (Fedagat) y The International Cat Association (TICA) del Plata.

Con el amor por los gatos, también crece el merchandising, presente en la feria. Rascadores con forma de oso, ratones de juguetey hasta peluches de que parecen elefantes, jirafas, peces o estrellas, para que jueguen los gatos. La segmentación comercial llega hasta las piedras sanitarias: hay a la venta con aroma a lavanda, limón, brisa fresca y rosas.



Una casa con 100 gatos



Si en un extremo de una l√≠nea est√°n los gatos de raza, del otro cuelgan aquellos abandonados o que siempre viven (y mueren) en la calle. En un coqueto caser√≥n de Montserrat, detr√°s de una fachada pintada de amarillo p√°lido, aparece Sandra Cortez, arquitecta, toda vestida de negro. Es la fundadora y presidenta del Hogar Lourdes, un refugio para gatos encontrados en la v√≠a p√ļblica. En esta casa, ubicada en Chile al 1300, se reciben mensualmente unos 200 animales sin due√Īo y se entregan en adopci√≥n la misma cantidad. Hoy, distribuidos en tres habitaciones, hay unos 120 gatos. "El hogar lo fund√© en 2004. En estos d√≠as entregamos en adopci√≥n el gatito 23.000, con lo que implica; son 23.000 que no est√°n en la calle", cuenta.

El hogar no recibe ning√ļn subsidio, por lo que es el bolsillo de Sandra el que costea los gastos en comida, desparasitaciones, castraciones y dem√°s. Sandra dice que no, que no vive ah√≠. "En mi casa tengo dos gatos y otros dos en el estudio. No es que vivo con 100 gatos. No tengo hijos, eso facilit√≥ un poco que pueda dedicarme a esto", explica.

Como decía el escritor inglés Jerome K. Jerome: "Los gatos tienen sus propias opiniones sobre los seres humanos. No hablan mucho, pero sí lo suficiente para que prefieras no saber todo lo que piensan".


En la institución llevan fichas de todos los gatos adoptados. "Todo gato sale de acá con su ficha clínica, que dice cuándo lo vacunamos, cuándo lo castramos, cuándo lo desparasitamos. Y sugerimos cuándo tienen que hacer los próximos controles. Además, los adoptantes se llevan un librito de cuidados", dice Sandra, que aclara que para adoptar un gato, aparte de tener una charla con la gente del hogar, hay que llevar original y una fotocopia del DNI y de una boleta de servicios del lugar donde vivirá el animal.

Compa√Īeros de artistas (y de quienes gustan de aparentarlo), los gatos han fascinado a personalidades tan dis√≠miles como Borges, Cort√°zar, Osvaldo Soriano, Frida Kahlo, Baudelaire, Lope de Vega, Andy Warhol y Edgar Allan Poe. Ellos, igual, se mantienen indiferentes a las tendencias que los idolatran o a los prejuicios que los rodean.

Como decía el escritor inglés Jerome K. Jerome: "Los gatos tienen sus propias opiniones sobre los seres humanos. No hablan mucho, pero sí lo suficiente para que prefieras no saber todo lo que piensan".

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.