Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

La increíble historia del argentino que vende autos a siete millones de euros

Vive muy cerca de M√≥dena, la cuna de Ferrari, y a tan s√≥lo 20 kil√≥metros de Bologna, lugar c√©lebre por la tradicional salsa de tomate cuyos or√≠genes se pierden en la Antigua Roma. Cre√≥ una compa√Ī√≠a que le intentaron comprar "miles de veces", seg√ļn sus propias palabras y que se ubica en "la motor valley" como denominan al barrio en el que conviven tambi√©n Lamborghini y Maserati. Pero est√° convencido de qu: "vender la empresa no sirve para nada. El dinero nunca me interes√≥ y tengo a mis dos hijos que seguir√°n con el proyecto".


 Noticias actuales
De Casilda a Bologna: la increíble historia del argentino que vende autos a siete millones de euros (Click en la foto)
11/5/15

Su nombre es Horacio Pagani, argentino, nacido en Casilda, Santa Fe, quien recorri√≥ un largo camino desde su sue√Īo de dise√Īador industrial hasta liderar hoy la marca de autos deportivos m√°s caros del mundo. Sus dos modelos emblema son el Zonda y el Huayra que van desde el mill√≥n y medio de euros a los cuatro millones por ejemplar.

Ultima para el a√Īo pr√≥ximo un nuevo buque insignia: el auto personalizado. "El primero ya tiene comprador y pagar√° 7 millones de euros por su veh√≠culo", describe en su entrevista en exclusividad con LA NACION. Lo dise√Īa junto al cliente, fabrica las piezas √ļnicas y busca combinar la imaginaci√≥n del comprador con la realidad en un proceso de unos 24 meses. Lujos que s√≥lo los hombres y mujeres que disponen de m√°s de siete cifras para sus gustos, pueden darse.

Hasta el momento realizó 200 obras, como les gusta llamar a sus coches, pero rechaza el triple de pedidos de sus clientes internacionales. El plan de negocios incluye también una máxima poco frecuente: un techo a la producción.

Por ello, inaugurar√° una nueva planta en Italia que le permitir√° ampliar de las 37 unidades actuales a por lo menos 45 autos por a√Īo como m√°ximo. "El objetivo excede a la cantidad. Lo que busc√°bamos es tener lugares m√°s amplios. Ahora vamos a trabajar dentro de una especie de plaza italiana y la anterior planta ser√° el centro creativo y de investigaci√≥n y desarrollo", describe quien reinvierte el 50% de sus utilidades en investigaci√≥n y desarrollo.

La primera fase se completa en septiembre y la segunda, en enero de 2016. La inversi√≥n inicial fue de unos 13 millones de euros y se ubica a 300 metros del atelier original. El perfil de los clientes es de 40 a 85 a√Īos. Si bien unas ocho unidades por a√Īo se destinan a los palacios reales de Bahrein, Dubai y Abu Dhabi, por citar algunos de los jeques que lo eligen, el 54% de su producci√≥n va hacia los Estados Unidos donde los nuevos protagonistas de Silicon Valley se pasean en sus coches. Un 20% de la producci√≥n llega a Jap√≥n, que es uno de sus mercados m√°s exigentes.

"No soy ingeniero, pero he tratado de desarrollar el ingenio", se sincera cuando se le pregunta por su formaci√≥n acad√©mica. Afirma que su √ļnica escuela es la de Leonardo Da Vinci, porque combina arte y dise√Īo. Dice que vive estudiando para aprender y afrontar el futuro, pero que el t√≠tulo no es una meta. "Da Vinci me ense√Ī√≥ que arte y ciencia pueden ir de la mano y lejos est√°n de ser contradictorios", asegura. Hoy tiene 100 personas trabajando y ventas por unos 50 millones de euros en su filial italiana. A los que hay que sumarle las otras unidades de negocios: interiores de aviones, tecnolog√≠a para casas y muebles y el desarrollo de materiales compuestos que se utilizan como base de los autos de f√≥rmula uno, aviones y que fueron el core business hasta empezar a fabricar los autos. Tiene una filial en los Estados Unidos, otra en Hong Kong y la matriz en Europa.

"Toda la vida fui un apasionado de Leonardo Da Vinci. Cuando ten√≠a trece a√Īos le dec√≠a a mi madre que era pintora: sab√© que voy a ir a dise√Īar y construir mis autos en la cuna del mundo", resume. De hecho cada uno de los 1400 tornillos de titanio que dan lugar a sus coches son diferentes y todos llevan su firma.

A los 15 a√Īos cre√≥ su primera moto con la que recorr√≠a Casilda. Luego se mud√≥ a La Plata donde estudi√≥ bellas artes y algunas materias de ingenier√≠a. Cuando en los 70 se cerr√≥ la facultad y volvi√≥ a Casilda, construy√≥ su propio taller. Ten√≠a 50 kil√≥metros desde Rosario, adonde estudiaba ingenier√≠a mec√°nica, hasta su hogar. Casas rodantes, cabinas de pickups y campers, fueron algunos de los productos que salieron de su usina. A los 23 hizo un F√≥rmula 2 que corr√≠a en el equipo oficial Renault.

"Oreste Berta -ingeniero honoris causa rafaelino, preparador de autos de carrera de fama internacional y su √≠dolo de la infancia- fue quien me abri√≥ la primera puerta", rememora. El acelerador, en este caso, fue la primera entrevista con Juan Manuel Fangio, quien por esos d√≠as se desempe√Īaba como presidente de Mercedes-Benz Argentina. "Fue fant√°stico. Llegamos a Libertador y ten√≠amos una cita a las diez de la ma√Īana. Nos recibi√≥ el secretario de toda la vida y nos dijo que se iba a demorar un poco porque estaba en una reuni√≥n", grafica quien en ese entonces era un t√≠mido dise√Īador con sus bocetos en mano. A las 10.01 sali√≥ Fangio, le dio la mano y le pidi√≥ disculpas porque reci√©n podr√≠a recibirlo diez minutos m√°s tarde. "Esa actitud no me la olvido jam√°s. Yo ten√≠a s√≥lo 25 a√Īos y era un desconocido", describe. El caf√© con Criollitas dio el marco para esa reuni√≥n de la que surgieron cinco cartas de recomendaci√≥n para las principales terminales del mundo. Con la firma de Fangio y un pasaje de avi√≥n, Pagani aterriz√≥ en Mil√°n. La posibilidad de trabajar en el desarrollo de Lamborghini se convirti√≥ en un hecho concreto y al minuto de recorrer las instalaciones supo que ese ser√≠a su lugar en el mundo. Volvi√≥ a Casilda para preparar su despegue y, al poco tiempo, le lleg√≥ una carta en la que se le informaba que lamentablemente por la crisis no pod√≠an darle trabajo. Sin embargo, viaj√≥ igual. Giulio Alfieri, director de Lamborghini, no sal√≠a de su asombro. "Estoy para arrancar. Vengo para hacer el auto m√°s lindo del mundo", se plant√≥ con 26 a√Īos.

Dos bicicletas, tres valijas y una carpa en alquiler en la que viv√≠a junto a su mujer eran sus √ļnicos activos. Pas√≥ por un vivero, trabaj√≥ como soldador y finalmente, varios meses despu√©s, Alfieri le abri√≥ la puerta para empezar bien de abajo. Al a√Īo y tras intensas horas en las que busc√≥ demostrar sus ventajas competitivas, se convirti√≥ en el responsable de la parte de carrocer√≠a de la terminal. "Estaba convencido que la fibra de carbono ser√≠a el futuro de la industria pero no confiaban en ello", recuerda. Para avanzar necesitaba de una autoclave -instrumento que permite crear materiales con presi√≥n y temperaturas altas-. "Cuando el no de mi jefe fue rotundo fui a un banco, ped√≠ un pr√©stamo y comenc√© a trabajar con fibra de carbono en mi galp√≥n", agrega quien gest√≥ gran parte de los materiales que hoy se utilizan en el mercado a√©reo y donde tiene varias patentes a su nombre. La falta de especialistas le aumentaba su precio. A comienzos de los 90 tuvo que empezar de nuevo ya que, crisis mediante, se qued√≥ sin trabajo en Lamborghini. "Es hora de convertir tu proyecto en realidad", le dijo Fangio y lo convenci√≥. "Durante el d√≠a trabajaba con la fibra de carbono y por la noche dise√Īaba", sostiene. En 1993 empez√≥ el proceso de producci√≥n y en 1999 present√≥ el Zonda en el Sal√≥n de Ginebra. "All√≠ encontramos nuestro nicho", grafica. Adem√°s de los innovadores materiales, el dise√Īo deportivo y el menor peso del veh√≠culo, le permitieron vender seis unidades en su primer ejercicio.

"Los a√Īos de mayor crisis fueron los de mayor crecimiento. Apostamos por menos cantidad pero mayor valor. Prefiero ser cabeza de rat√≥n que cola de le√≥n", resume quien acord√≥ con Mercedes Benz para tener un motor de la firma para su primer coche y otro desarrollado especialmente en su segundo modelo. "Si bien alcanza los 370 kil√≥metros por hora nadie pregunta la velocidad m√°xima. Lo que buscan es relacionarse con una obra de arte", concluye desde una templada noche italiana en la que sigue estudiando como el primer d√≠a. En l√≠nea con la tradicional frase de Leonardo Da Vinci: "Los que se enamoran de la pr√°ctica sin la teor√≠a son como los pilotos sin tim√≥n ni br√ļjula, que nunca podr√°n saber a d√≥nde van".

Tiene 59 a√Īos, est√° casado con su mujer de toda la vida y es padre de dos hijos de 26 y 27 a√Īos.El 10 por ciento de su empresa se reparte entre Pierluigi Zappacosta (coinventor del mouse y cofundador de Logitech) y de otro empresario italiano con vasta experiencia en el mundo del lujo.Su visi√≥n de la Argentina: "La veo como la mayor parte del mundo. Todos nos preguntamos c√≥mo una naci√≥n con gente tan preparada y con tantos recursos naturales est√° siempre llena de problemas".Estilo: "No es posible que un d√≥lar cueste uno, cinco, o diez y que un d√≠a se abra la exportaci√≥n y al otro d√≠a se cierre. Creo que lo que nos falta es consistencia", sostiene quien mantiene a los mates como rutina.



Etiquetas:

Barrio,   ciudad,   eventos en la ciudad,   Destacadas,    







Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.