¿Hay un solo gusto femenino para saborear la cerveza?

NOTICIAS DEL BARRIO
Mientras se ultiman los detalles del Oktoberfest cordobés y las marcas terminan la “versión verano” de sus comerciales, unas palabras para que las etiquetas se peguen nada más en los envases.



 Noticias de Villa Devoto, guía comercial villa devoto, comercios, restaurantes, bares, eventos, promociones, concierto, gratis, eventos, ciudad, puente la noria
¿Hay un solo gusto femenino para saborear la cerveza?
Compartir



Más Leídas

Más+

Destacadas

Más+




3/10/2017

Las mascotas son, hoy, ejes del amor en esta era individualista y con poco espacio en la que vivimos. Se erigen como ejes de convicciones, anhelos y pasiones. Aspectos y actitudes -que dicen más del dueño en cuestión que del animal en sí- se entremezclan con nombres de lo más variados, que exploran el universo del humano que le da de comer. El ovejero Einstein del Doc Brown vivió en la ficción de Volver al Futuro, pero a plena luz del día nos cruzamos con otros apodos del deseo. Uno es el de la gata Malta. Su dueña no es originaria de la isla europea, sino una porteña especializada en el universo cervecero. Una heladera repleta de botellas con lúpulos y cebadas de distintas partes del mundo (¿habrá alguna del país en cuestión?) no le bastó a Sol Cravello (33), licenciada en tecnología de alimentos, para colmar los recovecos hogareños con su pasión por el proceso de fermentación. Con un par de años de bioquímica en su haber y una fascinación por este proceso de transformación alimenticia, no eligió el yogur, el queso y tampoco el vino: se focalizó en las vueltas de la cebada que dan origen a esta bebida milenaria, que hasta no hace tantos años llevaba el estigma de los "pibes de la esquina".

En Europa, por ejemplo, la cerveza se cocinó durante siglos en casas y las mujeres -a las que no se les permitía trabajar fuera del hogar- eran las encargadas de prepararla. Se dice, incluso, que muchas de aquellas que eran acusadas de "brujas" eran preparadoras de cerveza (existe toda una simbología compartida, como las escobas, los recipientes grandes para cocinar y los gatos, que en muchos casos se retomaron en el revival artesanal del merchandising cervecero). Fue en el siglo XIV, entre la Guerra de los Cien Años y la Peste Negra, cuando los hombres desplazaron a las mujeres y empezaron a acaparar la tarea como maestros cerveceros. Al día de hoy, como en muchas otras áreas, empiezan a sumarse mujeres, pero a cuentagotas. Se meten por la tangente, desde áreas como educación, maridajes o sommelierie, pero aun son escasísimas en la fábrica, la cocina propiamente dicha.

Sol, por su parte, es Jefe de Conocimiento Cervecero de Cerveza Patagonia y detenta el logro de ser la única persona en Sudamérica con la certificación Cicerone en entendimiento cervecero, un programa internacional con sede en Chicago, Estados Unidos, que explora las complejidades de esta bebida: “El vino ha hecho muchísimo trabajo para que se lo valore y casi todo el mundo tiene el ritual de la copa, pero de la cerveza se sabe poco, de hecho, tiene cuatro ingredientes y una variedad de sabores a los que podés agregarle lo que quieras: frutas, especias, flores, microorganismos…”

Y en esto de sumar variedades, a algún cerebro en otro lado del mundo se le ocurrió que las mujeres toman menos cerveza (40% ellas versus 60% ellos, según datos de Argentina) porque el envase no es suficientemente amigable –estereotipadamente hablando- con sus gustos; así, una marca de República Checa sacó a la venta esta bebida en envase rosa: descripta como “elegante y hermosa”, aseguraba que se trataba de una forma de empoderamiento femenino: “¿Por qué las mujeres tienen que sacrificar su feminidad a pintas?”, se preguntaba en algunos (muy criticados) posts.

No fueron los únicos en mostrar la hilacha creyendo que “entender al público femenino” era hacer un producto en envase rococó: en Brasil, la cerveza Proibida lanzó hace unos meses una línea con cuatro variedades; una de ellas era la Rosa Vermelha Mulher, “delicada y perfumada, hecha especialmente para las mujeres”. No deja de ser, al menos, curioso suponer que mientras a los hombres les dedican tres variedades de los nuevos sabores, a ellas las encasillan en la homogeneidad del paladar. Y esto sin mencionar (aunque no podemos dejar de hacerlo) al pibe canchero de las publicidades que parece que su único objetivo en la vida es el chamuyar más y mejor. “Me imagino que cada vez más las campañas publicitarias de cerveza van a hablar menos de cómo ser cool y ganador con minitas, y hablarán más de lo que es la cerveza en sí”, opina Sol.

Hay algunos cambios puntuales, como la campaña autocrítica de la brasileña Skol, que pidió a seis ilustradoras que intervengan sus pósters publicitarios más sexistas para dar un mensaje más inclusivo. Mientras la localidad cordobesa Villa General Belgrano se prepara para recibir a los turistas para la versión nacional del Oktoberfest y las marcas ultiman detalles de la “versión verano” de sus comerciales para nuestro país, ansiamos que los estereotipos hayan quedado viejos en los pitch publicitarios y las etiquetas solo cosifiquen envases.



Ver Promociones
Ver Guía Comercial
Ver Restaurantes en El Barrio
Ver Delivery en el Barrio



.