Villa Devoto: Internos de cárceles bonaerenses reparan computadoras que son donadas a escuelas de bajos recursos

Internos de cárceles bonaerenses se capacitan en reparación de computadoras que luego donan a escuelas de bajos recursos de todo el país, lo que al salir les permite estabilidad laboral y reduce la reincidencia al punto tal que el 98% de quienes asisten no vuelven a delinquir.


 Noticias actuales
Internos de cárceles bonaerenses reparan computadoras que son donadas a escuelas de bajos recursos
30/6/15

Unos 2.000 presos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) ya participaron del programa Segunda Oportunidad que lleva adelante la asociación civil sin fines de lucro María de las Cárceles desde 1998 en diferentes Unidades Penales (UP) de Florencio Varela y La Plata.

Las computadoras en desuso son donadas por empresas y una vez reparadas, son enviadas a escuelas de bajos recursos de todo el país.

"Tenemos un 98 por ciento de eficacia, los internos no vuelven a delinquir", dijo a Télam la directora de la ONG, Adriana Von Kaull, quien comenzó con el programa luego de recibir una donación de 350 PC de una empresa multinacional que las descartaba debido a la renovación su planta.

"La idea de la capacitación surgió porque le pregunté a uno de los detenidos: '¿En qué estás pensando?' En nada me dijo, y ahí se me ocurrió que lo que había que hacer era generar una oportunidad de trabajo", relató quien entonces era catequista carcelaria en la Unidad Penal (UP) N°1 de Olmos.

El primer taller se impartió en la UP 2 de Devoto y actualmente son cuatro las cárceles alcanzadas por el programa, la 24, 32 y 42 de Florencio Varela, y la número 9 de La Plata, con 75 alumnos en total.

"Hacemos la convocatoria en todo el penal y se anotan los que quieren, pero les decimos que es una responsabilidad, que el que empieza tiene que terminar. Se quedan los que se dan cuenta de que esto es importante para su futuro", afirmó la titular de la organización.

Explicó que entre los alumnos hay detenidos que están en situación de semianalfabetismo: "Ahora, en la UP 42 hay uno que nunca fue a la escuela y otro que hizo primero y segundo grado, pero todos hacen el curso con mucho entusiasmo".

"Primero ponemos la escuela para que puedan aprender a manejar la PC y después el taller de reparación", explicó Von Kaull, quien agregó que los cursos de su organización fueron reconocidos en 2014 por el Ministerio de Trabajo de la Nación como centros de Formación Profesional.

"Estamos en contacto con todos los internos que pasan por los talleres, durante los primeros seis meses se siguen capacitando en cursos que dicta la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), con la que tenemos un convenio", comentó.

"No perdemos contacto con ellos", indicó y manifestó que algunos pasan a formar parte de la ONG como voluntarios y, la gran mayoría, trabajan por su cuenta: "Este oficio les permite trabajar en forma autónoma, incluso desde su casa".

"Si bien no tenemos estadísticas recientes, sabemos que de los 700 ex detenidos que habían pasado por los talleres hasta el 2005, sólo 11 volvieron a delinquir", dijo, lo que representa el 1.57 por ciento.

Las estadísticas dejaron de hacerse luego de que un voluntario del área de administración de empresas dejara de colaborar con la asociación, que cuenta con recursos muy limitados.

Si bien el principal objetivo de María de las Cárceles es lograr la inclusión social de los internos, su tarea también da un ejemplo en lo que se refiere al cuidado del medio ambiente, ya que las partes de metal de los CPU que deben ser descartados, se regalan a los cartoneros de la Villa 31, quienes las venden.

"Además, estamos trabajando con una investigadora de la Universidad de La Plata para ver qué se puede hacer con las partes plásticas, que son difíciles de reciclar, porque es un plástico más duro e ignífugo", explicó Von Kaull.

En cuanto al destino de las PC reparadas, no sólo las escuelas de bajos recursos de todas las provincias son beneficiadas, ya que desde 2009 comenzó el segmento del programa llamado Banco de Sueños que dona las PC a la Escuela Hospitalaria N°2 Prof. Dr. J. P. Garrahan.

"La idea surgió de una profesora de tecnología que trabaja en el hospital que nos transmitió lo importante que es que los chicos puedan seguir usando una computadora en su casa. Sólo durante el primer año, 76 chicos se fueron a su casa con una computadora", dijo Von Kaull.

Al ser consultada sobre cuáles son las necesidades de la organización, la titular no dudó y aseguró: "Lo que necesitamos son voluntarios".

Las oficinas de la ONG encuentran en el barrio porteño de Retiro y los datos de contacto pueden consultarse en su página web: http://www.mariadelascarceles.org.ar.






Etiquetas:

Barrio,   ciudad,   eventos en la ciudad,   Destacadas,    







.