El pianista Chillemi regresa para mostrar la argentinidad de su jazz.

BARRIO.
Noticias.
Radicado hace más de tres décadas en Europa, regresará el martes para presentar en Boris Club, junto al bajista Daniel Nakamurakare, su aproximación al jazz desde una sonoridad argentina que, confesó, descubrió "estando lejos del país”.
Toda la actualidad del barrio
El pianista Chillemi regresa para mostrar la argentinidad de su jazz.   
Compartir







Relacionadas

Más+




14/5/14

“La verdad es que me volví más argentino estando en Europa”, aseveró Santos Chillemi durante una entrevista telefónica con Télam desde la ciudad balnearia de San Bernardo, donde descansa en familia antes de su concierto porteño.

El músico que en 1981 viajó desde Villa Devoto a Europa para finalmente afincarse en Francia, repasó que “yo quería encontrar un lenguaje propio a partir del jazz, pero allá encontré mil monos que tocaban ese género y si quería ganar un terreno tenía que remitirme más a mi historia para poder lograr algo distinto”.

Esa hasta entonces inédita relación entre el piano de Santos y el tango y el folclore, halló una audiencia interesada porque, contó, ”el público europeo es muy abierto y busca que lo sorprendan”.

“Se trata de una audiencia -ponderó el músico- que escucha algo diferente y lo recibe muy bien porque, básicamente, aprecia mucho y valora la sinceridad del artista”.

En ese camino, el instrumentista y compositor recibió un decisivo aporte de su relación con el bandoneonista tanguero Osvaldo Piro con el que hizo “Trotoir de Buenos Aires” y giró por el Viejo Continente en “un aprendizaje que me sirvió mucho porque, por ejemplo, me enseñó los arrastres en el tango”, ponderó.

Si bien Chillemi fue ganándose un lugar propio con ese lenguaje que hasta le permitió componer y orquestar para las orquestas sinfónicas de Niza y de Burdeos, tiempo después decidió plasmar ese trabajo en grabaciones y partituras que dejaran un testimonio de su búsqueda.

Al repasar ese proceso, dijo que “la historia es que un día me di cuenta que toda la música que tocaba, la podía tocar nada más que yo porque había mucha improvisación y tuve ganas de empezar a escribir una serie de piezas para que cualquier músico de cualquier horizonte las pudiera tocar”.

Así realizó seis álbumes como solista y ediciones Lemoine le publicó dos álbumes de partituras que contienen cuatro homenajes ("La Sitinienne" "La bartokienne" "La Debussyenne" y "La Ravelienne"), además de "Nueve imágenes de Argentina", que será lo central de su presentación del martes a las 21.30 en la sala sita en Gorriti 5568.

En relación a ese trabajo, apuntó que “son más bien títulos evocadores como `Chacarera`, `Estampa campera`, `Malambo`, `La milonga`, `El atardecer`, `La noche`, `El jilguero` y `El palo borracho`, que remiten al país”.

En yunta con el bajista y contrabajista Nakamurakare, Chillemi prometió incluir en el recital con el que interrumpirá una ausencia de más de siete años, versiones de tangos clásicos del repertorio de Carlos Gardel y de “El choclo” y “La cumparsita”.

El pianista contó que al repertorio de “Nueve imágenes de la Argentina”, “me gustaría grabarlo el año próximo con Daniel y un percusionista como para sacar un disco que tenga una edición local y otra europea”.

“Para eso -advirtió el artista- estamos buscando un estudio de grabación que cuente con un muy buen piano de cola para poder encarar esa grabación”.

De cara a ese trabajo capaz de configurar el carácter de su obra, Chillemi puntualizó que “lo que hago no es un trabajo experimental sino que ya configura un estilo”.



.