Renunció hombre de De Vido en Enarsa.

SOCIEDAD.
Noticias.
Espinosa había contratado el avión de Antonini Wilson. Uno de sus colaboradores fue mencionado en el caso Lázaro Báez.
La Policía Aeroportuaria volvió al Madero Center en busca de documentación .

11/5/13

El histórico presidente de la empresa estatal de energía Enarsa desde su creación hace casi una década, el villamariense Exequiel Espinosa, presentó ayer su renuncia indeclinable al cargo y en su lugar sería designado la semana próxima el actual vicepresidente, Juan José Carbajales.

La renuncia es consecuencia de la fuerte interna de Espinosa, funcionario de extrema confianza del ministro de Planificación, Julio De Vido, bajo cuya órbita funciona la empresa creada en 2004 por el entonces presidente Néstor Kirchner, con el viceministro de Economía, Axel Kicillof, y con el titular de la reestatizada YPF, Miguel Galuccio.

Sucede, además, a pocos días de que tuviera que renunciar el jefe de administración de Enarsa, Jorge Norberto Cerrota, un hombre de confianza de Espinosa, tras haber sido denunciado periodísticamente por su vinculación con el presunto caso de lavado de dinero en el que el principal imputado es el empresario K Lázaro Báez.

Espinosa fue el hombre que contrató el avión que trajo a la Argentina al venezolano Antonini Wilson y su valija de los 800 mil dólares, aunque quedó desligado de la causa y siguió en el Gobierno.

Fuentes de Enarsa confirmaron que la renuncia fue presentada en una reunión de directorio convocada de urgencia y al efecto y que la semana próxima se designará su reemplazante, seguramente Carbajales, quien llegó a la vice hace seis meses y dirigente de La Cámpora.

De este modo se confirmaría una vez más la preferencia de la presidenta Cristina Fernández en promover a lugares de poder a jóvenes camporistas en desmedro de funcionarios de la época de Néstor Kirchner, como De Vido, el ministro que con esta renuncia tuvo ayer un doble revés político, ya que Casación rechazó que sea querellante por la tragedia de Once.

El ahora expresidente de Enarsa sostenía desde hace tiempo una dura pelea interna con Carbajales, puesto en la vicepresidencia para seguirle los pasos a Espinosa, al que le bloqueaba sus iniciativas y le auditaba el manejo de fondos de la empresa. De hecho, por orden del viceministro de Economía, Enarsa tuvo que transferir a fines del año pasado las millonarias operaciones de importación de gas natural licuado bajo la órbita de YPF.

Durante el último mes, Espinosa intentó restablecer su posición de poder dentro de la empresa, al transferir a Enarsa Servicios –una sociedad de Enarsa con Invap, que está fuera de las atribuciones de Carbajales– gran parte de los contratos de la empresa. Pero la movida fue abortada por Kicillof, que aprovechó su llegada a la Presidenta para fogonear la salida de su rival interno, como finalmente sucedió ayer.

Espinosa, además, había quedado golpeado por su pelea con el titular de YPF. Es que Galuccio descubrió sobreprecios en la contratación que hace Enarsa de los buques metaneros que transportan el GNL. Hubo también otro choque entre YPF y Enarsa por las compras de gas por barco cuando la petrolera reestatizada decidió cambiar la agencia marítima que actúa para Enarsa en la operatoria de los buques metaneros de Bahía Blanca y Escobar.

Después de acusar a Enarsa de pagar “costos marítimos y portuarios” de 500.000 dólares promedio que duplican a los de Brasil, YPF, intermediaria en las importaciones de GNL, anuló el contrato vigente con la agencia Meridian y convocó a un concurso para tratar de bajar los gastos de los 60 barcos que aún tienen que ingresar con GNL este año.

La Rosadita

De nuevo. La Policía de Seguridad Aeroportuaria allanó ayer nuevamente la financiera SGI, ubicada en el edificio Madero Center, en el barrio porteño Puerto Madero, en la causa que investiga lavado de dinero y en la que está imputado el empresario kirchnerista Lázaro Báez.

La requisa se llevó a cabo en el edificio ubicado en Juana de Manso 555, en Puerto Madero, por orden del juez federal Sebastián Casanello.

Se trata de un nuevo allanamiento al edificio desde que se inició la causa judicial, tras la investigación del programa Periodismo para Todos, de Jorge Lanata.

(Fuente: agencias)



Etiquetas:


pcdest

.