El país de Cristina, donde todo vale.

SOCIEDAD.
Noticias.
Se cumple una década de la llegada de los Kirchner a la presidencia de la Nación (mayo de 2003), y si se tomaran en cuenta los antecedentes de estos en Santa Cruz, nadie podría sorprenderse que la historia se haya vuelto a repetir. Todo ha sido un calco amplificado de lo que Néstor y Cristina hicieron durante largos años en aquella provincia sureña. Usando el poder se llevaron la institucionalidad por delante. Convirtieron la ley en letra muerta y por ende transformaron a la Argentina en el país de ambos; donde todo vale.
Nestor.   
Compartir



Destacadas

Más+

Relacionadas

Más+

Etiquetas

kirchner

Sociedad





25/5/13

por JORGE HÉCTOR SANTOS Twitter: @santosjorgeh

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Especial para Urgente24). Néstor Kirchner durante sus cuatro años como intendente y sus doce años como gobernador de Santa Cruz fue autoritario, arrasó con todos los poderes del Estado provincial, consideró como propios los recursos públicos, eliminó los medios críticos y fue un funcionario corrupto. Su esposa, Cristina Fernández, su socia en esa empresa familiar, se desempeñó durante cuatro años como diputada y otros cuatro años como senadora de aquella provincia argentina; convertida en feudo.

Por qué entonces Néstor y Cristina iban a comportarse de manera diferente en la forma de gestionar el país durante la década que ahora ella, en soledad, extiende hasta el presente.

Esa forma K de entender el Estado como parte de su patrimonio personal fue certeramente recogida el 6/10/2010 por ‘Bild’, el diario alemán más leído, cuando definió a la presidente como la mujer que maneja "la empresa familiar más grande del mundo: ¡Argentina!".

La democracia es una práctica electoral que le permitió a Néstor en su momento y a Cristina, luego llegar al poder pero no para ser respetada, salvo cuando juega a favor de sus intereses particulares.

El pasivo de los 3.650 días transcurridos de la familia K en la Rosada supera con creces a un escuálido activo.

El país atraviesa uno de los momentos más sombríos de su historia.

En 2003 se inició uno de los ciclos más favorables para la economía argentina, en el cual el país logra vender a precios altos lo que produce y puede comprar a precios ventajosos lo que consume o requiere para invertir.

El resultado -donde todas las variables jugaron a favor del país- arroja un fuerte quebranto en todos los órdenes:

-Las reservas de gas se esfumaron, cuando en 2003 eran de 25 años.

-Se perdió el autoabastecimiento de combustibles y las cifras a destinar para importarlo son en parte las restricciones que tienen los argentinos para acceder a la compra de moneda extranjera.

-Se dilapidaron fondos presupuestados para construir 25.000 kilómetros de autopistas y estos no llegan a 500.

-Se perdieron 12 millones de cabezas de ganado y el país pasó a ser el último en la región en exportación de carne.

-Terminaron con muertos y dificultades diarias para miles de argentinos diez años de subsidios al transporte que fueron y siguen siendo una fuente de inagotable de corrupción.

-La falta de realización de obras de infraestructura anunciadas se cobra muertos en forma constante y surgen con mayor elocuencia en tragedias como las inundaciones en La Plata.

-Las inversiones que buscan países donde radicarse, omiten y huyen de este destino.

-La inflación ha devorado una vez la moneda.

En el orden social la deuda desborda:

-La pobreza afecta al 39% de los chicos y adolescentes, que suman cerca de 5 millones, de los cuales 800 mil son indigentes (no pueden cubrir siquiera la alimentación básica).

-Vale decir que 4 de cada 10 chicos menores de 18 años no poseen lo necesario para comprar los bienes y servicios necesarios para su vida.



LAS DESTACADAS.
Promociones en el Barrio
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

ÚLTIMAS.
Noticias del Barrio
Más+

PARA APRENDER.
Educación
Más+

LOS ÚLTIMOS.
Chimentos
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

SEPTIMO ARTE.
Cine
Más+
.