Ralph Lauren y Embraer hablan de más casos de corrupción y ponen al Gobierno a la defensiva.

SOCIEDAD.
Noticias.
Tras la denuncia de lavado de dinero que salpica a los Kirchner, la difusión de otros 2 casos de corrupción puso sobre la mesa irregularidades en distintos trámites con el Estado.
Ralph Lauren.

23/4/13

A menos de una semana de la difusión de la investigación periodística que ligó al empresario Lázaro Báez y al fallecido ex presidente Néstor Kirchner en operaciones de lavado de dinero, el surgimiento de otros dos episodios de corrupción en distintos estratos oficiales puso al Gobierno a la defensiva.

La principal novedad provino de la firma Polo Ralph Lauren. Ayer el Departamento de Justicia de EE.UU. informó que esa cadena de indumentaria admitió haber pagado sobornos a funcionarios argentinos entre 2005 y 2009 para ingresar mercadería al país, hecho por el cual aceptó pagar multas por u$s 1,6 millones.

El otro caso tiene como protagonista a la fabricante brasileña de aviones Embraer, que en marzo pasado comunicó al organismo regulador bursátil de EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés) que amplió la investigación interna para determinar el supuesto pago de coimas por la venta de aeronaves en tres países. Según informó el diario Valor en diciembre de 2011, la reacción de la empresa estuvo motivada por una operación con la argentina Austral (ver nota en pág. 3).

Ralph Lauren dijo ante la SEC que pagó sobornos por más de u$s 560.000 entre 2005 y 2009 y que les hizo “regalos” a tres funcionarios argentinos, a los que no identificó, por hasta u$s 14.000, para asegurarse que sus productos iban a poder ser importados al país.

De acuerdo a los documentos presentados ante la SEC, además de los sobornos a agentes de Aduanas, “el director general de RLC Argentina proporcionó o autorizó directamente varios regalos a los funcionarios para asegurar la correcta importación de productos de RLC en Argentina”.

Los regalos fueron proporcionados a “tres funcionarios entre 2005 y 2009 e incluyen perfumes, vestidos y bolsos por valores que van de u$s 400 a u$s 14.000 cada uno”, admitió la empresa ante la SEC, según se desprende de los documentos publicados en el portal Infobae.com. La firma textil también admitió esas maniobras ante el Departamento de Justicia estadounidense.

La repercusión que tuvo el caso de RLC llevó a las autoridades de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), de la que depende la Aduana, a rechazar la veracidad de la denuncia. El ente que dirige Ricardo Echegaray, que hasta marzo de 2008 era el director de la Aduana, desestimó lo dicho por Ralph Lauren y endilgó “las informaciones tergiversadas por los directivos locales de Polo Ralph Lauren” a un intento por “utilizar a la Aduana para justificar el vaciamiento de la empresa”. Detalló que las operaciones de importación de la firma estaban sujetas a exhaustivos controles, con participación de privados.

“Sin perjuicio de estos exhaustivos controles, cumplimientos normativos y acuerdos de intercambio de información aduanera efectivizados -que descartarían la supuesta maniobra denunciada-, indicó la AFIP, la Aduana presentó una denuncia ante la Justicia en lo Penal Económico, “a los efectos de que investigue los hechos y, complementariamente, se requirió los antecedentes de la denuncia ante la SEC”.

Aviones en la mira Por su parte, fuentes de Embraer citadas ayer por la agencia EFE dijeron que la empresa “lamentó que nunca fue buscada por los medios responsables para dar su versión de las noticias, que considera inverosímiles”. “Con respeto a las informaciones publicadas en la prensa argentina que envuelven el nombre de Embraer, la empresa refuta categóricamente las acusaciones sobre cualquier irregularidad en el proceso de venta de aviones a Austral Líneas Aéreas”, declaró a EFE la asesoría de prensa de Embraer.

La fabricante de aviones brasileña no niega la investigación interna por presuntas irregularidades en la venta de aviones, en los que Argentina estaría incluida.

Las fuentes de Embraer citadas por la agencia de noticias española tratan de “inverosímiles” las informaciones difundidas por los diarios La Nación y Clarín, en las que se hablan de sobrevaluación de u$s 4,9 millones por cada uno de los 20 aviones que Embraer le vendió a Austral, en un negocio que involucró al ministro de Planificación, Julio de Vido, y al ex presidente de Aerolíneas y actual ministro de Justicia, Julio Alak.

Etiquetas:


.