Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

De villa Devoto a recorrer el mundo en una combi Volkswagen modelo ’83

En 2012, Maru Orza y Mart√≠n Sesana salieron a recorrer Latinoam√©rica a bordo de una Volkswagen modelo ’83.

Instalados en M√©xico desde 2015, tienen un programa de radio desde donde transmiten sus vivencias y aprendizajes. “Intentamos ser una ventana por la cual m√°s gente salga a ver el mundo”, dicen.

Ese d√≠a llevaban cinco meses viajando en combi. Llegaron a Per√ļ, m√°s precisamente a la ciudad de Piura, ubicada hacia el noroeste, y estacionaron el veh√≠culo en el centro. A juzgar por la cantidad de comercios abiertos, y de personas caminando de un lado al otro, les pareci√≥ una cuadra segura. Lo que sigui√≥ despu√©s, recuerdan, pas√≥ en un lapso de 15 minutos.


De villa Devoto a recorrer el mundo en una combi Volkswagen modelo ’83




Mientras ellos entraban a un locutorio a chequear los e-mails, alguien bajó la ventanilla de la combi, entró y se llevó casi todos los elementos de valor que tenían allí. Desde los pasaportes, pasando por tarjetas de crédito y débito, dinero, una cámara de video, una cámara de fotos y los micrófonos con los que hacían radio en la ruta.

“Por suerte se apiadaron y nos dejaron el juego de mate intacto”, bromean Mar√≠a Eugenia Orza (46) y Mart√≠n Sesana (39) al recordar una de las tantas an√©cdotas que acumulan desde el inicio de su traves√≠a.

Dejar la zona de confort

De Villa Devoto, Capital Federal, Maru y Mart√≠n son periodistas y se conocieron en 2004, mientras trabajaban en una radio. Despu√©s de dos “viajes piloto” (N. de la R.: el primero dur√≥ dos meses y fueron de mochileros a Europa; el segundo de seis y pasaron por Europa de Este, algo de √Āfrica y bastante de Asia), el jueves 16 de febrero de 2012, decidieron salir a recorrer Latinoam√©rica a bordo de una Volkswagen kombi modelo ’83 a la que bautizaron “Huella”.

“La verdad es que nos cost√≥ un mont√≥n dejar todo, porque est√°bamos muy a gusto con nuestras vidas. Pero, por otro lado, eran m√°s fuertes las ganas de viajar por el mundo que quedarnos con la duda de: ‘¿Qu√© hubiese pasado si...?’”, dice ella.



Despu√©s de dos a√Īos de ruta, y visitar una decena de pa√≠ses (Bolivia, Per√ļ, Ecuador, Colombia, Panam√°, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Belice) llegaron a M√©xico. Una vez all√≠, cuenta Mart√≠n, recorrieron 15 de los 33 estados hasta que se radicaron San Crist√≥bal de las Casas, donde viven actualmente.

Para esa altura -a√Īo 2015- llevaban andados 40 mil kil√≥metros.

Mirá también
Como en los Simposn: Bill Gates quiere “tapar” el Sol para enfriar el planeta.


“Cuando est√°s viajando durante mucho tiempo, llega un momento en que necesit√°s un hogar. San Crist√≥bal de las Casas nos encant√≥: si bien es una ciudad, es un lugar muy tranquilo”, apunta Maru y cuenta que parte de la decisi√≥n de asentarse tuvo que ver con que “quedaron embarazados” de su primera hija: Gaia (5).

Su propio estudio de radio.

A poco de iniciar su viaje, all√° por 2012, se les ocurri√≥ montar un estudio de radio en la combi. La idea -cuenta Mart√≠n- fue de Maru y, al principio, ten√≠an pensado transmitir en vivo. “Despu√©s result√≥ que en la pr√°ctica no era tan f√°cil. Estabas en Machu Picchu, quer√≠as hacer un programa y no hab√≠a wifi. Entonces empezamos a hacer programas grabados y, sin saberlo, nos anticipamos a los podcasts”, coinciden.

“El objetivo era que las personas que segu√≠an nuestro viaje pudieran escuchar los programas y, de alguna manera, trasladarse al lugar donde est√°bamos. De hecho nos pasaba que nos mandaban mensajes dici√©ndonos: ‘Esta ma√Īana los escuch√© camino al trabajo y viaj√© con ustedes por Ecuador’. Lo que nos volv√≠a era tan lindo que nos daba muchas m√°s ganas de seguir haci√©ndolo”, cuenta Maru.



El a√Īo pasado, incluso, hicieron una “edici√≥n especial de cuarentena” que condujo Gaia. “La idea era repetirla, pero al final hicimos uno solo programa. Ella insisti√≥ y le dimos el gusto. Cont√≥ c√≥mo estaba viviendo sus d√≠as de cuarentena ac√° en M√©xico, qu√© hac√≠a, qu√© pel√≠culas miraba”, dice Mart√≠n, que ofici√≥ de co-conductor junto a su hija.

-¿Fue muy dura la cuarentena en M√©xico?

Martín: Acá el confinamiento nunca fue obligatorio. Aunque, si no tenías ninguna actividad esencial, te sugerían quedarte en tu casa y nosotros lo respetamos. Solamente salíamos para ir al supermercado. En México la pandemia se rige por semáforos. Hay rojo, naranja, amarillo y verde. Hace tres semanas, en el Estado de Chiapas donde estamos, llegó el verde. Cuando estás en ese color podés hacer prácticamente todo.

-Antes me comentaban que, luego de mucho viajar, necesitaron volver a asentarse. Despu√©s de cinco a√Īos viviendo en una casa, ¿no tienen ganas de volver a la ruta?



Mirá también
Postergación de la mudanza del penal de Devoto.


Maru: S√≠, viajar nos mantiene vivos. Sentimos que el tiempo de estar asentados cumpli√≥ su ciclo. Cuando volv√©s a la rutina, volv√©s a quejarse por lo mismo o dej√°s de valorar esas cositas peque√Īas de lo cotidiano a las que s√≠ prest√°s atenci√≥n cuando est√°s viajando. Lo loco es un poco esto, ¿no? Cuando ya dejaste tu zona de confort y quer√©s volver a dar el salto... pero bueno con una hija es distinto.

-¿Por qu√©?

Martín: Capaz los miedos que antes no teníamos, vinculados a los imprevistos que surgen durante cualquier viaje, como que se te pinche una goma o se te rompa el motor en el medio de la nada, ahora nos hacen un poco más de ruido. Pero bueno, será cuestión de animarse. Sabemos que hay un montón de familias que viajan con hijos y se puede.

-¿Qu√© fue lo m√°s grave que les pas√≥ mientras estuvieron de viaje?

Mart√≠n: Un mont√≥n de cosas: nos robaron, chocamos, se nos murieron familiares. Todo lo que te puede pasar viviendo en un departamento en Capital, nos pas√≥ pero en la ruta. Algo ins√≥lito, quiz√°s, fue que nos robaron: entraron a la combi y se llevaron nuestros pasaportes, nuestra plata, todo. Fue en Per√ļ. Hac√≠a apenas cinco meses que est√°bamos viajando.

Maru: Hubo un mont√≥n de situaciones que fueron un “garr√≥n” y que muchas veces pusieron a prueba el viaje pero, con el tiempo, fuimos aprendiendo que hasta las cosas malas traen sus cosas positivas y sus aprendizajes. Por ejemplo, cuando nos robaron en Per√ļ, fue un bajonazo total, pero conocimos personas incre√≠bles. Despu√©s de hacer la denuncia, los medios locales nos empezaron a hacer notas para difundir nuestro caso. Mientras hac√≠amos los tr√°mites para recuperar las tarjetas de d√©bito y cr√©dito, un d√≠a nos fuimos a cenar a un puestito en la calle y nos cruzamos con unos se√Īores que nos dijeron: “¿Ustedes son los argentinos a los que le robaron? Los vimos en la tele. Les invitamos la comida”. Gente mala hay en todos lados, pero hay mucha m√°s gente buena. Lo que pasa es que los malos tienen mejor prensa.

-¿Qu√© es lo que m√°s extra√Īan de Argentina?

Martín: La familia, los amigos y las juntadas. Si bien la familia viajó hasta acá y nosotros también para allá un par de veces, no es lo mismo.

Maru: Nuestra profesión. A veces nos preguntamos qué hubiera pasado si nos hubiéramos quedado en Capital Federal, trabajando en la radio. Acá estamos trabajando pero no de lo que nos apasiona, que es justamente escribir, producir y hacer radio. La realidad es que nunca nos imaginamos viviendo en otro país. Aun así, no lo cambiamos por nada del mundo. De hecho, cuando volvemos a Buenos Aires y vemos cómo viven amigos o familiares, nos damos cuenta de que ya no podríamos volver a esa rutina. Están en otro ritmo. Siempre corriendo.

*Para conocer más sobre la historia de Maru y Martín www.kombirutera.com.ar

Mirá también
Mira todas las noticias de la actualidad ac√°.


Mirá también
Ya conoces nuestro canal de Youtube? entr√° y conocelo haciendo click ac√°!


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.