Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

La historia del joven de 27 a√Īos de Villa Devoto que dej√≥ todo para ir a la guerra en Armenia

“Lo sent√≠ como un deber con mi patria”, dice Garo Seferian. Desde all√≠ cuenta c√≥mo recibieron la noticia del acuerdo que pone fin al conflicto b√©lico, tras 43 d√≠as de bombardeos

El domingo 27 de septiembre, como todos los domingos, la familia Seferian tenía planeado comer un asado en su casa de Villa Devoto. No sabe si fue un presagio o su intuición pero, ese día, Garo Seferian (27) se levantó mucho más temprano de lo habitual.

La historia del joven de 27 a√Īos de Villa Devoto que dej√≥ todo para ir a la guerra en Armenia




Desde su cama, con el celular, empezó a repasar las noticias de Armenia. Lo que leyó, dice en charla, le heló la sangre. Azerbaiyán había violado un cese al fuego y estaba bombardeando Artsaj.

No hac√≠a mucho, hasta principios de 2020, el joven de 27 a√Īos estuvo en Artsaj. Lleg√≥ a la Argentina en febrero, despu√©s de pasar siete meses haciendo un voluntariado en Armenia, donde se hosped√≥ en casas de familia.

Durante ese período, cuenta, vivió en Ereván, en Gyumri y en Shushí, la segunda ciudad más importante de Artsaj que, hasta el lunes 9 de noviembre, fue brutalmente bombardeada por el ejército turco y el azerí. La novedad: desde el martes 10, luego de 43 días, Armenia y Azerbaiyán llegaron a un acuerdo que pone fin a la guerra. Esta entrevista, vale aclarar, se da una semana antes de dicha resolución.

Cuando lleg√≥ a lo de sus padres, ese domingo 27 de septiembre, Garo les plante√≥ que quer√≠a viajar a Armenia. “Me tengo que ir a Armenia, me tengo que ir a Artsaj. Nos necesitan. Es el momento. Es ahora”, les dijo a Carlos (66) y Jaklin (57).

Su razonamiento (aunque él sostiene que se trató de un impulso) fue que no podía quedarse en su casa sabiendo que el pueblo armenio, que había sido tan hospitalario y cálido con él, estaba siendo atacado.

A principios de octubre de 2020, en una caravana que organiz√≥ la comunidad armenia en Buenos Aires para pedir “Paz en Armenia y Artsaj”, Garo se cruz√≥ con el periodista Leonardo Moumdjian (43), quien le cont√≥ que iba a viajar como corresponsal del Diario Armenia para cubrir el conflicto b√©lico en Artsaj. “Le dije que quer√≠a acompa√Īarlo y me sum√© como camar√≥grafo del equipo de prensa”, cuenta.

Garo Seferian naci√≥ el 15 de marzo de 1993 y junto con sus hermanos, Viken y Ari, son los primeros trillizos de la comunidad armenia en Argentina. Durante su infancia, recuerda, en su casa se hablaba en armenio. “Desde muy chiquitos, mis padres nos inculcaron valores que tienen que ver con el arraigo y la pertenencia, no solo argentina sino tambi√©n armenia”, dice el joven que, adem√°s de boy scout, form√≥ parte de la Uni√≥n Juventud Armenia.

En 2019, cuando termin√≥ sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Garo viaj√≥ como voluntario a Armenia. All√≠ conoci√≥ a j√≥venes de la di√°spora de otras partes del mundo, como Estados Unidos y Europa. El objetivo del voluntariado, cuenta, era prestar servicios pero, sobre todo, “entender qu√© piensan y c√≥mo viven en Armenia”.



"Viaj√© con la intenci√≥n de trabajar en los derechos de las mujeres. Me desempe√Ī√© como abogado en un estudio, donde me aboqu√© a la violencia dom√©stica. Aqu√≠ la legislaci√≥n es antigua y hace falta desarrollar el tema. En ese sentido, Argentina est√° varios pasos m√°s avanzada”, cuenta Garo.

Como parte del voluntariado, el joven tambi√©n dio clases de espa√Īol en un colegio, trabaj√≥ en una academia de f√ļtbol, en el Colegio de Oficios Yeznig Mozian y en la Fundaci√≥n AYO. “Uno piensa que viene a darles algo, pero lo que se recibe es mucho m√°s”, reflexiona.

Garo aterrizó en Ereván el domingo 18 de octubre a la noche. Al día siguiente, después de hacer trámites, se fue para Goris y, de ahí, para Artsaj. Luego pasó por Sisián, volvió un tiempo a Ereván, y recorrió Stepanakert, Shushí, Azquerán, Martuní y Mardakert. Todas las ciudades que, hasta el lunes 9 de noviembre, fueron bombardeadas.

Su vuelta a Armenia, donde hab√≠a vivido momentos de felicidad plena durante el voluntariado, lo shocke√≥. “El contraste me pareci√≥ enorme. Stepanakert, que es la capital de Artsaj, est√° pr√°cticamente vac√≠a. Hay m√°s de 130 mil personas que viv√≠an en Artsaj, que ahora est√°n distribuidas en distintas ciudades. Fue muy triste”, resume.

Una noche en Stepanakert, cuenta, dos polic√≠as quisieron llevarlo detenido porque pensaron que era un esp√≠a. “Est√°bamos con Leo hablando en espa√Īol y se acercaron a preguntarnos qui√©nes √©ramos, porque no entend√≠an nuestro idioma. Les dijimos que √©ramos armenios y no nos creyeron. Tuvimos que caminar con ellos hasta el hotel y mostrarles nuestros pasaportes”, cuenta.

-¿La familia con la que conviviste en Shush√≠ (Artsaj) tuvo que abandonar su casa?

-S√≠, las mujeres est√°n en Erev√°n. El padre en la frontera y el hijo, que era muy amigo m√≠o, fue herido y tuvieron que amputarle una pierna. Fui a visitarlo al hospital. Lo vi un poco triste y dolorido y, para tratar de animarlo, le llev√© un video de c√≥mo estaba su casa. Se lo mostr√© y le dije: “Mir√°, est√° todo bien. Ya van a poder volver”. Me dijo: “Este es el regalo m√°s grande que me pudo haber dado alguien”.

-¿Atravesaste alguna situaci√≥n l√≠mite?

-El momento m√°s dif√≠cil fue cuando llegamos a Asker√°n con todos los micros de prensa. Ni bien estacionamos vemos que los soldados empiezan a gritar en una intersecci√≥n de calles, se suben a sus autos y camiones y avanzan en direcci√≥n contraria a la nuestra. Ah√≠ nos dimos cuenta de que algo hab√≠a pasado. “V√°yanse porque nos est√°n atacando los azer√≠es”, nos dijeron. Despu√©s se empez√≥ a escuchar un bombardeo. En ese momento nos asustamos porque nadie te dice: “Bueno, ac√° estoy y te voy a proteger”. Ten√©s que estar preparado y percibir lo que va sucediendo para tener la lucidez de decir “Me voy”.

-¿En alg√ļn momento te planteaste ir a ayudar a los soldados?

-Mi primera intención fue esa, pero la realidad es que no sé agarrar un arma. No estaba preparado para ir a la trinchera. Vine a dar la batalla mediática. Mi arma es el micrófono. Es complicado porque Turquía y Azerbaiyán tienen una gran cantidad de recursos económicos y viven comprando parlamentarios y periodistas de otras partes del mundo.

-¿Qu√© te dice tu familia?

-Nos comunicamos todos los días por videollamadas o con audios de WhatsApp. Trato de darles un parte diario, tanto de la situación del país como de mi situación personal. El apoyo que recibo de mis padres y mis hermanos es impresionante y eso hace que yo pueda estar fuerte acá y guardarme de la mejor manera.

-¿Y tus amigos o conocidos?

-Muchos me han mandado mensajes agradeci√©ndome, dici√©ndome que soy valiente, que soy un h√©roe y un mont√≥n de cosas que, de verdad, agradezco y me dan mucho apoyo, pero yo lo que siempre digo es que no soy ni m√°s ni menos valiente que nadie. Vine porque lo sent√≠ como un deber con mi patria. No lo dud√© ni un segundo. Mi idea es quedarme hasta que terminen los ataques. Volver para sentarme otra vez a mirar la guerra por Twitter… no podr√≠a.

El fin de la Guerra

En comunicación con Infobae, Florencia Zanikian, miembro del Consejo Nacional Armenio de Buenos Aires, contextualiza acerca del acuerdo firmado el 9 de noviembre que prevé el cese total de todas las operaciones militares.

“Lo que se firm√≥ no es un tratado de Paz sino el fin de la Guerra. Nosotros vamos a seguir denunciando los cr√≠menes y atrocidades cometidas por Azerbaiy√°n y Turqu√≠a en Artsaj porque entendemos que siguen siendo un peligro para el mundo”, sostiene Zanikian. “A lo largo de estos 43 d√≠as han violado sistem√°ticamente los derechos humanos atacando a la poblaci√≥n civil en un plan de continuaci√≥n del Genocidio Armenio. Nada garantiza que esto no se vuelva a repetir”, agrega.

Desde la Fundaci√≥n Luisa Hairabedian y la Fundaci√≥n Memoria del Genocidio Armenio, con el aval de las Instituciones Armenias de la Rep√ļblica Argentina (IARA) y el apoyo de investigadores y acad√©micos argentinos y de otras partes del mundo, sostienen algo parecido. "Si bien se lleg√≥ al cierre de un cap√≠tulo m√°s en este hist√≥rico conflicto, lejos de haberse solucionado ha colocado a la regi√≥n y a los organismos internacionales en un estado de alerta. Esperamos que la intermediaci√≥n y la pol√≠tica diplom√°tica se impongan a las armas”, sostuvieron en una declaraci√≥n.

Seg√ļn el Diario de Armenia, el acuerdo es muy similar a los Principios de Madrid de 2009, pero con tres mayores concesiones por parte de Armenia: la p√©rdida de Shush√≠, el corredor Najichev√°n-Azerbaiy√°n en Armenia y la no especificaci√≥n del estatus de Artsaj.

“Los desplazados internos y los refugiados regresar√°n al territorio de Nagorno Karabaj y distritos adyacentes bajo los auspicios del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Adem√°s, se intercambiar√°n prisioneros de guerra, detenidos y cad√°veres”, informaron.

La di√°spora armenia a√ļn est√° asimilando la noticia. Desde Erev√°n, Garo Seferian estuvo en la Plaza de la Rep√ļblica registrando las reacci√≥n popular. “Fue muy duro. Hab√≠a muchas personas indignadas, familias que perdieron sus seres queridos, totalmente sorprendidos con la novedad”, cont√≥ acerca de lo que vivenci√≥ durante la madrugada del 10 de noviembre.

Mirá también
Mira todas las noticias de la actualidad ac√°.


Mirá también
Ya conoces nuestro canal de Youtube? entr√° y conocelo haciendo click ac√°!


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.