Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Villa Pueyrredón: Jugar al tenis a la madrugada.

Despu√©s de cinco meses de interminable espera, todas las canchas de tenis de Villa Pueyrred√≥n, Villa Urquiza y aleda√Īos estaban completas en el feriado.

Al rato, lleg√≥ la buena noticia: un club casi en el l√≠mite con la avenida General Paz nos ofrec√≠a el espacio que necesit√°bamos, pero con una condici√≥n. el turno era a las 7 y 30 de la ma√Īana.

Villa Pueyrredón: Jugar al tenis a la madrugada.




"No pasa nada", nos dijimos con Juan, habitual compa√Īero en √©pocas en las que el tenis no estaba prohibido. Durante los d√≠as anteriores hab√≠amos estado pendientes de los anuncios oficiales que, finalmente, autorizaron el retorno de las pr√°cticas de los deportes individuales en la ciudad. No quer√≠amos repetir lo que ocurriera dos semanas atr√°s, cuando Juan ya hab√≠a comprado por internet pelotitas nuevas, confiado en una autorizaci√≥n que finalmente se posterg√≥.

Mirá también
AstraZeneca estar√° exenta de demandas de responsabilidad por vacunas de COVID-19


Pero el día del retorno llegó. Así que, cuando se hizo la hora, e intentando no despertar a mi familia, apronté el barbijo, el alcohol en gel, la raqueta y salí de casa. Una panadería abierta me hizo sentir un poco menos solo en las calles desiertas. Todavía estaba oscuro.

Muchas dudas

Al llegar al club, algunas dudas nos asaltaron. ¿Necesitamos seis pelotitas, tres para cada uno? ¿O con una cada uno alcanza? "No se preocupen, con dos bien marcadas alcanza", nos recibi√≥ el empleado, mientras nos tiraba alcohol v√≠a spray y esbozaba una sonrisa debajo de su barbijo. Con una mezcla de temor e ignorancia, le pregunt√© si hac√≠a falta jugar con el barbijo puesto. "No, para nada. Pongan cada uno sus cosas en un banco diferente, usen toallas distintas, respeten la distancia y salgan cinco minutos antes de la hora, as√≠ desinfectamos para los que vienen despu√©s", nos indic√≥.

Al periodista Jaime Rosemberg le costó tanto conseguir cancha hoy que tuvo que reservar el turno de las 7.30

Ya en el banco asignado, mir√© a mi alrededor: √©ramos los primeros (y √ļnicos) en jugar en ese horario. "Cuidado, no te desgarres, and√° despacio", me grit√≥ el profesor luego de mi primer (e in√ļtil) esfuerzo por alcanzar una bola muy esquinada. Al rato, el propio profesor comenz√≥ a dar clases en la cancha de al lado, entre suspiros y una frase que sent√≠ muy cercana: "¡Qu√© bueno esto! ¡Cu√°nto tiempo sin jugar!", se repet√≠a. Su compa√Īero de juegos prefer√≠a la iron√≠a. "Bueno, ahora estamos mejor, porque en abril esto contagiaba mucho m√°s, ahora no tanto", brome√≥, mientras yo intentaba concentrarme en el partido que, de todos modos y al igual que antes de la cuarentena, perder√≠a por paliza.

Mirá también
Piden crear un protocolo para acompa√Īar a personas con riesgo de muerte en el marco de la pandemia


"¿Y? ¿C√≥mo la pasaron?", pregunt√≥ el mismo empleado cuando nos √≠bamos del lugar. Yo estaba con las piernas duras y casi sin aliento, mi compa√Īero lo mismo. Pero volvimos, cada uno a su casa, felices de haber compartido un momento de esparcimiento, a√ļn sin abrazos y con saludos a la distancia. Contentos, sobre todo, de haber comenzado a recuperar una rutina que, confieso, en alg√ļn momento consider√© irremediablemente perdida.

FUENTE: La Nación.

Mirá también
Mira todas las noticias de la actualidad ac√°.


Mirá también
Ya conoces nuestro canal de Youtube? entr√° y conocelo haciendo click ac√°!


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.