Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Cuarentena: La decisión de Virginia

Cuarentena en un departamento de 34 m2 en Once. No me voy a quejar. Es mío. Tengo dónde hacer la cuarentena.

El encierro es complicado, pero la queja no me corresponde. Si distribuyeran el derecho a queja, callados la boca los que tienen jard√≠n, ni una palabra los recluidos en departamentos de m√°s de 150 m2, silencio los que se pueden asomar a un balc√≥n, los que tienen terraza, rezongo m√≠nimo los que tienen sol, sol durante un rato en el piso del monoambiente, refunfu√Īo leve los que vivimos en departamentos internos de menos de 35 metros y queja, queja infinita, catarata de queja, bronca y miedo los hacinados y los forzados a salir.

Cuarentena: La decisión de Virginia




Miro la p√°gina de la OMS para no guiarme por whatsapp truchos. There is a current outbreak of coronavirus dice arriba de todo en rojo. Es la noticia m√°s vieja y a la vez la m√°s actual del mundo. La noticia total. S√≠, flaco, ¿qui√©n no lo sabe? Pero a la vez, ¿qu√© se puede decir que no sea eso? ¿No sigue siendo una noticia irreemplazable por ninguna otra y, cada d√≠a, de nuevo, vigente? Veo la progresi√≥n en el mapa de la Johns Hopkins University. Ese conteo en tiempo real. Antes eran los d√≠as, las horas y los minutos que faltaban para el a√Īo 2000, ahora son los que faltan para morirnos.

Hac√≠a dos meses que no ven√≠a al departamentito de Once. Lo hab√≠a alquilado a estudiantes extranjeros y me hab√≠a ido a pasar el verano a lo de mi novio en Villa Devoto, tres ambientes, cama doble, acolchado generoso y plasma de 10 mil pulgadas. Cuando todo se aceler√≥ cada uno fue a aprovisionar a sus padres. Nos vimos el segundo que baj√© a buscar las botellas que compr√≥ √©l. Le di un beso y se fue para atr√°s. Ahora no, le puede hacer mal a tu mam√°. Despu√©s cuando nos desinfectemos. ¿Ven√≠s para casa, no?

Fue como “La decisi√≥n de Sophie”. Por qu√© pavadas se toman las decisiones que nadie deber√≠a verse obligado a tomar. Como no existen motivos a la altura, como nadie deber√≠a decidir qu√© hijo manda a la c√°mara de gas o a qui√©n abandona durante meses por una pandemia, usamos los motivos triviales. Los mismos que sirven para decidir qu√© cenamos esta noche. Hac√≠a unos d√≠as que ven√≠amos con discusiones, yo estaba indispuesta y enojada, y mi taller, tengo que seguir dando taller, le dije, todos los libros y apuntes me quedaron en casa.

Nos miramos y se fue.

Dos días tardé en darme cuenta de que no iba a poder seguir dando taller. La reconversión a virtual no es lo mío. El micrófono de la notebook hace fritura, la ficha se corta y además no tengo la cabeza para darlo, ni la gente la tiene para tomarlo. Recibí aliviada la noticia de los 10 mil pesos a monotributistas y pensé Dios proveerá.

Lo que no pensé es que los vecinos también estaban en casa. A la derecha Lucio, el abogado carancho que atiende a sus clientes en Café Martínez y les dice que tiene la oficina en refacción. Del otro lado sale un pibe sin remera. Me ubico a distancia sanitaria.

–¿Y Yanina?

–Qued√≥ varada en Rosario. Me prest√≥ el depto. Ella es Lula.

Lula me saluda desde adentro mientras acomoda unas macetas con cactus. Sonríe como una recién casada que se instala en el barrio y conoce a su nueva vecina. Sale un perrito al que le dicen Atilio.

–Bueno. Hola Atilio, cuidado.

–Tyrion, se llama Tyrion. Porque es enano.

Trato de recordar si las mascotas contagian o no, el perro que dio positivo en Hong Kong, creo que tenía virus depositado en el pelo, pero no estaba enfermo, las patitas, había que desinfectar las patitas que pisan la calle donde tose la gente, ya me las puso encima, ya me puso encima las patitas.

Entro y tiro la ropa en el lavarropas. Me ba√Īo.

Pienso si el pibe y Lula serán pareja o sólo amigos. Como sea, es cuestión de tiempo hasta que escuche gemidos.

Dos horas m√°s tarde hay movimiento en el pasillo. Sillas y voces. Olor a cebolla rehogada. ¿Trajiste el oliva? ¿Tienen r√ļcula o llevo? Se juntan los tres a cenar todas las noches. Con las puertas de los departamentos abiertas. Fuman. Hablan, hablan, hablan del otro lado de mi puerta. Hablan como para impregnar el edificio entero de virus. Lucio dice: “el tiempo no avanza. El tiempo va para atr√°s. Vos no est√°s yendo hacia una situaci√≥n. La situaci√≥n ya pas√≥ y vos est√°s volviendo”. Y el pibe y Lula: “¿en serio?” De pronto golpean y me preguntan ¿ya cenaste?

–S√≠, ¡gracias! –le paso alcohol rebajado a la manija de la puerta.

Por qu√© no me gustar√° la cerveza, por qu√© ser√© al√©rgica al porro, por qu√© no ser√© lo suficientemente boluda como para abrir los ojos y decir yo tambi√©n “¿en serio?” y re√≠rme como Lula. No, la teor√≠a del tiempo que retrocede no vale para m√≠ las gotas de saliva que expele.

Trato de leer “Las dos mitades del vizconde”, que siempre me relaja. Tiene letra demasiado chica y no encuentro los anteojos. Los anteojos de ver de cerca, la √ļltima vez que le√≠ algo con letra chica, s√≠, el diario, los dej√© en lo de pap√°. Los necesito.

–Est√°n ac√°, te los guardamos –dice pap√° por tel√©fono.

–Pero los necesito.

–Cuando pase la cuarentena.

–Pero... –lloro un rato–. Pap√° ¿me guard√°s los anteojos?

–S√≠.

–¿Termina la cuarentena y los busco?

–S√≠.

–¿Y me los vas a dar vos? ¿Me lo promet√©s?

–S√≠, querida, te los voy a dar yo.

Mirá también
Mira todas las noticias de la actualidad ac√°.


Mirá también
Ya conoces nuestro canal de Youtube? entr√° y conocelo haciendo click ac√°!


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.