Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Es norteamericano y creó una serie de barras bravas argentinas para Netflix.

Se llama Martín Zimmerman nació en Washington, vive en Chicago y se siente un argentino más. Es el cerebro detrás de Puerta 7.

Era muy chico, viv√≠a en Gaithesburg, cerca de Washington, donde hab√≠a nacido, y su hermano mayor le pasaba una y otra vez las im√°genes grabadas del partido entre Italia y Argentina por las semifinales del Mundial de 1990. El gol de Schillaci con la tibia derecha. La peinada de Caniggia para el 1 a 1. El grito enloquecido de Goyco al taparle el penal decisivo a Serena. Una haza√Īa que hab√≠a conmovido a un pa√≠s ubicado 8.400 kil√≥metros al sur y que a √©l le llegaba con algunos a√Īos de retraso. Mart√≠n Zimmerman no duda: sus primeras memorias del f√ļtbol tienen que ver con esa experiencia de TV y videocasetera que sembr√≥ en √©l una emoci√≥n que a√ļn perdura.




Hoy, a los 34, Mart√≠n vive medio a√Īo en Chicago, donde tiene su casa permanente, y medio a√Īo en Los Angeles, donde trabaja en el equipo de escritores de Ozark, una exitosa serie de Netflix que ya va por la tercera temporada. Pero ahora el foco de su atenci√≥n est√° puesto en Buenos Aires, porque el 21 de febrero se estrenar√° Puerta 7, una coproducci√≥n de Netflix con Polka de la que es creador y en la que indaga sobre el submundo de las barras bravas del f√ļtbol argentino.

Curioso: el lado violento de la gran pasión nacional, en la mirada de un joven norteamericano. Alguien, además, que pisó solo una vez una cancha argentina y que vio el partido desde un palco comodísimo. Pero detrás de este aparente contrasentido hay una historia que merece ser contada.

Mart√≠n habla un castellano perfecto y eso viene por el lado de su madre, Mirta, quien naci√≥ en Bah√≠a Blanca y emigr√≥ hacia los Estados Unidos cuando era adolescente. “Mi mam√° sigue siendo ciudadana argentina, vota en todas las elecciones, lee las noticias y siempre estuvo muy comprometida con la actualidad del pa√≠s. Por eso me mandaba los s√°bados a la Escuela Argentina de Washington. All√≠ aprend√≠ a hablar como un argentino m√°s. Hoy me siento tan argentino como estadounidense. Tengo un pie en cada cultura”, dice.



Martín estudió en la prestigiosa universidad de Duke, de Carolina del Norte, y se graduó en dos carreras que son como el agua y el aceite: Teatro y Economía.

-¿No hay una tensi√≥n entre el arte y los n√ļmeros?

-Mi pasi√≥n siempre pas√≥ por lo art√≠stico, pero al mismo tiempo sacaba buenas notas en Matem√°ticas. En los Estados Unidos hay una cultura propia de los inmigrantes que buscan para sus hijos la estabilidad que a ellos les cost√≥ obtener. Mis padres me dijeron: “Ten√©s la oportunidad de ir a la universidad. Si quer√©s estudiar Teatro, estudi√°, perfecto. Pero tambi√©n ten√©s que estudiar otra cosa”. As√≠ surgi√≥ la idea de sumar Econom√≠a, algo que suena raro pero no es tan dif√≠cil en el sistema universitario de los Estados Unidos. Si volviera a empezar, lo har√≠a de nuevo, aun sabiendo que jam√°s iba a utilizar mi licenciatura en Econom√≠a, porque siempre es bueno pensar de distintos modos, ser flexible. Es una ventaja similar a la de ser biling√ľe.



-¿C√≥mo llega el f√ļtbol a tu vida?

Mirá también
Villa Crespo: rescataron a un gato que qued√≥ atrapado en un ca√Īo bajo la vereda


-A trav√©s de la Selecci√≥n. Mi hermano mayor me pasaba una y otra vez las im√°genes de la semifinal contra Italia en 1990. No pod√≠amos seguir el campeonato argentino porque all√° no se televisaba, por lo que nuestro gran momento era en los Mundiales. Puedo decirte d√≥nde estaba yo cada vez que jug√≥ Argentina. A los 8 a√Īos tuve la suerte de ver en la cancha el √ļltimo partido de Maradona con la camiseta de la Selecci√≥n: fue en Boston, contra Nigeria, en el Mundial de 1994.

-¿Qu√© record√°s de aquella tarde?

-Tengo una impresi√≥n muy fresca de los dos goles de Caniggia. Y l√≥gicamente de Maradona. Pero me impact√≥ mucho el ingreso de los hinchas, las banderas, las canciones. Fue muy fuerte para m√≠ descubrir el cuadro entero de la pasi√≥n por el f√ļtbol.

-¿Llegaste a verlo en la Argentina?

Mirá también
"Vendemos nostalgia" Clarck Entertainment, el lugar para los gamers de los 80.


-S√≥lo una vez. Cuando est√°bamos dando los primeros pasos para cerrar el contrato con Polka, me llevaron al Monumental para ver un partido de River con Flamengo por la Copa Libertadores de 2018, el que cerraba la fase de grupos. Justo a a m√≠, que soy de Boca. Fue un espect√°culo bastante aburrido y termin√≥ cero a cero. Pero me llam√≥ la atenci√≥n la fiesta, el ambiente. Yo estaba en un palco y con nosotros hab√≠a un joven de unos 16 a√Īos que permaneci√≥ las dos horas de pie, cantando sin detenerse y, adem√°s, con una entonaci√≥n muy linda. Le pregunt√© c√≥mo era que pod√≠a hacer eso, porque implicaba un desgaste fuerte de la voz. Y me dijo que lo hab√≠a practicado mucho. Me interesa esa idea de la participaci√≥n f√≠sica en el ritual, porque te cambia un poco la conciencia, la percepci√≥n. En Puerta 7 tratamos de hacer comprensible c√≥mo un √°mbito as√≠ puede resultar tentador para un chico que est√° buscando pertenencia.

-La barra brava se parece a la mafia: el crimen organizado dominando un √°mbito territorial.

-Puede haber similitudes, pero son fen√≥menos distintos. La mafia tiene el peso de la familia. Los hijos de los mafiosos suelen ser mafiosos. Eso no es tan habitual en la barra brava porque juegan otros factores sociol√≥gicos: el barrio, las amistades. Las similitudes hacen que la serie pueda ser accesible a p√ļblicos internacionales, a la vez que da cuenta de un fen√≥meno √ļnico en la Argentina. Abrimos el primer cap√≠tulo con el ingreso a la cancha de una barra brava. La idea es mostrar lo atractivo que puede ser esa experiencia y por qu√© alguien podr√≠a querer unirse a ella. Como provengo del teatro, entiendo que el ritual es algo muy fuerte en la vida de los seres humanos, en la historia de su desarrollo como especie. Sin embargo, est√° cada vez menos presente en la vida contempor√°nea. El f√ļtbol argentino ofrece un ritual del que se puede participar, como en el ejemplo del joven que cantaba en la cancha de River .



-Una liturgia que antes sólo estaba limitada a las religiones.

Mirá también
Conociendo el barrio: Club Comunicaciones del barrio de Agronomía.


-El f√ļtbol es uno de los pocos espacios de la sociedad donde se acepta ser irracional. Yo siempre voy a defender a mi equipo en cualquier circunstancia: puedo pensarlo y decirlo porque tambi√©n soy un ser emocional.

-¿Pero no hay un riesgo de “romantizar” lo irracional? Se ve claramente en las publicidades que se lanzan antes de un Mundial.

-S√≠, hay un riesgo, y es algo que siempre tenemos que estar midiendo con la serie: para que el p√ļblico entienda por qu√© alguien se quiere unir a una barra brava, pero que al mismo tiempo quede claro las caracter√≠sticas destructivas de esa pasi√≥n y de esas organizaciones. La idea, de todos modos, no es juzgar sino iluminar c√≥mo se llega a esa situaci√≥n, y para eso hay que transmitirle al espectador lo que sienten los hinchas.

-Vos sos uno de los escritores de Ozark, una serie que refleja la vida de una familia en apariencia normal, pero que tiene una vida oculta vinculada al narcotr√°fico. Una l√≥gica que tambi√©n puede hallarse en el f√ļtbol: mucho de lo que no se ve est√° asociado al delito.

-En Ozark, el mundo de la superficie es el de un tipo que trabaja de consejero financiero, una profesi√≥n respetable, pero por debajo vemos que muchas de sus operaciones financieras han sido sustentadas por guita sucia. Es que por debajo de la superficie del capitalismo hay violencia. Lo mismo en Puerta 7. La superficie es el espect√°culo del f√ļtbol, lo subterr√°neo son la corrupci√≥n y el crimen. Pero hay otra cosa que me interesa: la idea de gente buscando formar familias en lugares inesperados, como un club, algo que me parece emocionalmente atractivo.

-Se forman lazos sociales en un lugar poco convencional.

-S√≠. El f√ļtbol es el punto de partida para explorar una sociedad. Me interesa c√≥mo las decisiones de los personajes son consecuencia de sus √°mbitos sociales, de fuerzas m√°s grandes que quiz√°s no pueden controlar. La intersecci√≥n entre esas fuerzas sociales y las psicolog√≠as individuales. El f√ļtbol es un buen marco para preguntas que son universales.

-¿C√≥mo ves, desde tu posici√≥n de ciudadano estadounidense con el coraz√≥n argentino, los vaivenes pol√≠ticos y sociales de nuestro pa√≠s?

-Para entenderlos bien, uno tiene que estar dentro de la sociedad. Yo vivo en los Estados Unidos y fen√≥menos de aqu√≠ que para un extranjero pueden parecer incomprensibles, para m√≠ no lo son tanto. Tengo amigos que me dicen: “Tal cosa es una locura”. Y yo puedo contestarles: “Es cierto, puede ser una locura, pero su l√≥gica es √©sta”. Uno suele estar muy enfocado en lo que se puede mejorar de la sociedad en la que vive. Yo, por ejemplo, soy muy consciente de lo peor de los Estados Unidos porque es donde resido. Sin embargo, cuando pienso en la Argentina, pesa m√°s el recuerdo de lo lindo (la fortaleza de las amistades, de los lazos familiares, el sentimiento de pertenencia) que las contradicciones del pa√≠s, que las tiene.

De qué va Puerta 7

Esta coproducción de Netflix y Polka es una historia coral en torno a un club de Primera División, Ferroviarios, que está peleando los primeros puestos del torneo.

Por un lado, Carlos Belloso y Esteban Lamothe interpretan a los líderes de la barra brava, que verá discutida la territorialidad de sus negocios. Por el otro, el presidente de la institución, encarnado por Antonio Grimau, teme que la violencia lo desborde y contrata a una incorruptible jefa de Seguridad (Dolores Fonzi), quien a su vez tendrá como aliado a un duro ex policía (Daniel Aráoz).

Puerta 7 es una producción de ocho capítulos con dirección de Israel Adrián Caetano. Desde el 21 de febrero.

Mirá también
Mira todas las noticias de la actualidad ac√°.


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.