Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Devoto: un preso denunci贸 que vend铆an drogas en su pabell贸n, los presos se enteraron y se vengaron.

El hecho, que ocurri贸 en octubre de 2016, fue elevado a juicio oral este febrero. Hay tres presos acusados por el delito de torturas y tres agentes penitenciarios imputados por no hacer nada para frenar el ataque.

El preso Jos茅 Osvaldo Ben铆tez present铆a durante la noche del 16 de octubre de 2016 que lo rodeaba un halo de venganza. En prisi贸n hay cosas que se huelen. Cambia el clima. El aire se tensa como una cuerda de equilibrista. Ben铆tez se lo dijo a su esposa mientras le hablaba por el tel茅fono p煤blico dentro del pabell贸n 32, en el primer piso del Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad de Buenos Aires, com煤nmente conocido como la c谩rcel de Devoto.

Cucheta: camas en un pabell贸n del penal federal porte帽o.




Y as铆 fue. Cuando cort贸 y gir贸, el detenido estaba rodeado por tres pesos pesados del “rancho”. Eran “El Uruguayo”, “El Gordo Fernando” y “El Sicario de Don Orione”. Detr谩s de estos hombres, el resto de los habitantes del pabell贸n. Eran las 23:30 y como una manada salvaje el tr铆o se tir贸 encima de Ben铆tez. Lo que sigui贸 fueron ocho horas y media de espanto y horror: le pegaron, le intentaron quemar la cara, lo ahogaron en un inodoro y lo empalaron.

Todo porque Ben铆tez coment贸 que sab铆a que ellos vend铆an y distribu铆an drogas en la c谩rcel con total impunidad.

Durante toda la noche, el preso atacado grit贸, preso del dolor extremo. Pero ninguno de los tres agentes penitenciarios a cargo de la custodia del pabell贸n lo ayud贸. Al contrario. Miraron para otro lado, seg煤n la acusaci贸n en su contra que lleg贸 a la Justicia. Uno de ellos le dijo: “Vas a tener que esperar al recuento" (de presos). Casi a las 8 de la ma帽ana del d铆a siguiente, cuando el celador de turno fue a revisar el sector, lo encontr贸 a Ben铆tez desangr谩ndose: lo salv贸 un colch贸n que sus compa帽eros le pusieron para detener la hemorragia.

Mir谩 tambi茅n
Tel茅fonos 脷tiles en casos de urgencias, compartilo!


Pasaron tres a帽os y medio de aquel hecho y finalmente el juez Alejandro Ferro, tras el pedido de la fiscal M贸nica Cu帽arro, titular de la Fiscal铆a Criminal y Correccional N° 16, elev贸 el caso a juicio oral el 6 de febrero pasado: los presos Alejandro Daniel Nogu茅s (alias “El Uruguayo”, 46 a帽os), Fernando Mat铆as Pacheco (“El Gordo Fernando”, 34) y Jonathan Ricardo Rol贸n (“El Sicario de Don Orione”, 25) junto a los penitenciarios Miguel 脕ngel Rol贸n (32), Nelson Javier Vargas (28) y Marcelo Fabi谩n Lezcano (42), estar谩n en el banquillo de los acusados.

Carpas en el patio del penal.

A los tres detenidos se les endilga haber sometido a torturas a Jos茅 Osvaldo Ben铆tez, mediante el empalamiento, sumado a golpes, patadas, palazos y quemaduras, lo que le caus贸 severas lesiones que pusieron en riesgo su vida. Fue en represalia, asegura la causa, por sus comentarios sobre la venta de drogas il铆citas en su pabell贸n por parte de algunos internos, concretamente, coca铆na y calmantes, pastillas. Y quien los distribu铆a era, supuestamente, “El Gordo Fernando”.

Seg煤n Cu帽arro, el personal del Servicio Penitenciario no s贸lo estaba al tanto del negocio, sino que lo permit铆a. Y por eso, de acuerdo con la fiscal, colaboraron con la venganza mediante el ninguneo a su pedido de ayuda.

Los presos acusados podr铆an recibir otra condena de entre 8 y 25 a帽os de prisi贸n por el delito de torturas m谩s las lesiones graves, para las que el C贸digo Penal contempla una pena de entre uno y seis a帽os. En tanto que los penitenciarios, por la omisi贸n de las torturas, podr铆an ser castigados con una pena de entre tres y diez a帽os de c谩rcel.

Mir谩 tambi茅n
Muri贸 motociclista tras chocar con un colectivo en Villa Devoto.


En su declaraci贸n a los investigadores, Ben铆tez cont贸 que el 15 de octubre hab铆a tenido una pelea con Pacheco, “el Jefe del Pabell贸n”, porque quer铆a su “mono” (muda de ropa). Al d铆a siguiente, alrededor de las 23:30, despu茅s de hablar por tel茅fono con su mujer, a quien le cort贸 porque le dijo que present铆a que le iban a pegar, se le acercaron tres internos, con quienes mantuvo una pelea mano a mano, de a uno por vez.

De all铆, Ben铆tez se llev贸 un puntazo en la panza. La bronca se hab铆a desatado porque unos d铆as antes 茅l le cont贸 a un amigo del Pabell贸n 30 que algunos compa帽eros vend铆an drogas en su “rancho”.

Los tormentos a Ben铆tez duraron una noche completa. Seis acusados van al banquillo.

Despu茅s de la pelea, ya herido de un facazo, los tres atacantes lo llevaron a la cocina, donde intentaron quemarle la cara con una hornalla encendida. Ah铆 Ben铆tez se lesion贸 una de sus manos en el intento de protegerse. De la cocina lo arrastraron a las camas, lo tiraron al piso boca abajo, varios internos lo sosten铆an y lo empalaron.

Con trompadas y patadas, lo trasladaron al ba帽o, donde Ben铆tez cont贸 que lo “caranchearon”: "El Uruguayo” tir贸 un balde de ropa al inodoro para que se tape, luego lo llen贸 de agua y mientras otros internos lo sosten铆an, “El Gordo Fernando” le met铆a la cabeza en el inodoro ahog谩ndolo una y otra vez.

De all铆 lo llevaron a los golpes al centro del pabell贸n y lo dejaron tirado. La v铆ctima relat贸 que, como pudo, fue al ba帽o. Sent铆a un dolor terrible y ardor en el est贸mago. Adem谩s sufr铆a un importante sangrado. En ese momento, “El Gordo Fernando” le orden贸 a otro interno que le trajera un pedazo de colch贸n para que no se notara la hemorragia.

As铆 tom贸 su “mono”, fue hasta la reja y grit贸 por m谩s de 20 minutos. Ped铆a atenci贸n m茅dica, pero los agentes penitenciarios le dec铆an que ten铆a que esperar al recuento para sacarlo del pabell贸n. Gritaba tanto de dolor que entonces los internos se acercaban a la reja para pegarle y tirarle orina con el objetivo de que se callara, de acuerdo a su relato. En ese momento, el personal penitenciario tampoco hizo nada.

Mir谩 tambi茅n
Renovables. Cada vez m谩s usuarios y escuelas instalan paneles solares y generan electricidad


Finalmente, “El Gordo Fernando” le dio media docena de pastillas de alprazolam para que se calme. Esa droga se utiliza para calmar ansiedad y estr茅s y provoca sue帽o. Entonces Ben铆tez se qued贸 dormido. Desde la madrugada hasta las 8 de la ma帽ana Ben铆tez estuvo tirado en el piso, dormido pero desangr谩ndose. Despert贸 en el hospital de la c谩rcel y volvi贸 a desvanecerse. El siguiente recuerdo que tiene es a punto de entrar al quir贸fano del Hospital V茅lez Sarsfield, donde le pusieron un ano contranatura.

Si bien Pacheco y Rol贸n (“El sicario de Don Orione”) se negaron a declarar, Nogu茅s, el uruguayo, present贸 un escrito donde confirm贸 c贸mo fueron los hechos, de acuerdo a la misma versi贸n que dio Ben铆tez. En el texto, ratific贸 que el proveedor de las sustancias era “El Gordo Fernando”, que las pastillas y calmantes en general entraban los d铆as de visitas y la coca铆na la consegu铆a Fernando en los pisos “de arriba”.

D铆as anteriores al ataque a Ben铆tez hab铆a ingresado al pabell贸n “El sicario de Don Orione” y era el nuevo protegido de Fernando ya que desde el primer d铆a hizo todas las tareas que 茅l le encomendaba: barrer y cocinar. A cambio, Fernando le daba sus drogas.

M贸nica Cu帽arro, fiscal del caso.

Para Cu帽arro, los agentes penitenciarios fueron c贸mplices por no interceder en la pelea ni auxiliar a la v铆ctima despu茅s del ataque. “Eran competentes para evitar las torturas a las que estaba siendo sometido Ben铆tez y, sin embargo, no adoptaron ninguna actitud para evitarlo”, escribi贸 la fiscal en su pedido de elevaci贸n a juicio.

“Entiendo que se encuentra probado que los agentes penitenciarios tuvieron conocimiento de los hechos aberrantes a los que estaba siendo sometido Ben铆tez y, pese a ello, decidieron no evitarlos y, una vez ocurridos, omitir prestarle auxilio, dej谩ndolo en la celda por casi ocho horas hasta el cambio de turno”, agreg贸 Cu帽arro.

Los agentes imputados negaron con diversas excusas que los hechos hayan sucedido durante su presencia y apelaron la imputaci贸n. La fiscal no les crey贸: “No se advierte ning煤n impedimento en Vargas, Lezcano y Rol贸n para actuar conforme las obligaciones inherentes a su funci贸n y adoptar las medidas que eran necesarias para detener la agresi贸n o, al menos una vez ocurrido, auxiliar a Ben铆tez”, afirm贸.

A pesar de la acusaci贸n, los tres agentes penitenciarios no fueron exonerados de la fuerza, pero s铆 apartados de sus funciones por orden del juez Ferro, reci茅n el 20 de diciembre pasado, tres a帽os y dos meses despu茅s de los hechos contra Ben铆tez.

Una fuente de las altas capas del Servicio Penitenciario Federal aclar贸 a Infobae que los agentes imputados no tienen contacto con internos y que su exoneraci贸n est谩 pendiente de lo que decida la Justicia: “Los casos de tortura o vejaciones que acreditamos los hemos denunciado nosotros y administrativamente cabe exoneraci贸n”.

D铆as atr谩s, Cu帽arro le envi贸 una carta a la ministra de Justicia y Derechos Humanos de la Naci贸n, Marcela Losardo. “Se pone en su conocimiento a la Se帽ora Ministra”, escribi贸 en la primera l铆nea. ¿La finalidad? “Que se investigue el posible ingreso y comercializaci贸n de sustancias dentro de la Unidad”.

Mir谩 tambi茅n
Mira todas las noticias de la actualidad ac谩.


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electr贸nico *

Mensaje *

Con tecnolog铆a de Blogger.