Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Antiguos mercados porte√Īos, con coraz√≥n de barrio.

En el Mercado de San Telmo (1897) est√° el local donde Angelito vendi√≥ pan por casi 60 a√Īos y la vieja p√©rgola donde las florer√≠as le dejaron lugar a un bar de sibaritas de caf√©.

En el del ex Mercado del Abasto Proveedor (1893), el recuerdo del pibe Gardel gambeteando entre cajones de verduras, como contaron desde la Asociación de Amigos de la vecina Casa Museo del cantor.

En el Mercado del Progreso, una institución de Caballito, que abrió en 1889 en Rivadavia al 5400.




En el Mercado de San Telmo (1897) est√° el local donde Angelito vendi√≥ pan por casi 60 a√Īos y la vieja p√©rgola donde las florer√≠as le dejaron lugar a un bar de sibaritas de caf√©.

En el del ex Mercado del Abasto Proveedor (1893), el recuerdo del pibe Gardel gambeteando entre cajones de verduras, como contaron desde la Asociación de Amigos de la vecina Casa Museo del cantor.

Y desde 1882, cuando abrió el Mercado de San Cristóbal, el más antiguo de Capital en actividad, se pueden traer a la memoria los carros tirados por caballos y el bullicio, las charlas y los gritos de italianos, turcos, rusos que trabajaban y compraban en ésos y otros lugares similares.

Es que en los mercados no s√≥lo se compra y se vende. Los mercados son, en el mundo, desde la antig√ľedad, espacios de intercambio tambi√©n cultural. Y refugios de memoria.

Mirá también
Una excursi√≥n a trav√©s de las atracciones ocultas en los barrios porte√Īos.


“Ahora se escuchaba el gran rumor (…) Par√≠s mascaba los bocados para sus dos millones de habitantes. Era como un gran √≥rgano central lanzando la sangre de la vida a todas las venas…”

​Escribi√≥ el escritor franc√©s √Čmile Zola sobre el mercado de Les Halles, al que bautiz√≥ El vientre de Par√≠s en el t√≠tulo de la novela que public√≥ en 1873 –y cuya estructura influenci√≥ a la del viejo Mercado del Abasto–.

Clásico y moderno. Un puesto para sibaritas del café en el Mercado de San Telmo, que funciona desde 1897. Hoy ocupa la manzana de Defensa, Estados Unidos, Carlos Calvo y Bolívar.

Abasto. Las cinco naves abovedadas, de mediados de la d√©cada de 1930, a√ļn impactan.

Mercado San Juan. Se cree que abrió en 1895 en San Juan 3266. Una joyita escondida.

Sabores y colores. En uno de los puestos del Mercado de San Telmo.

Anticuarios. Los hay de distintos niveles en la manzana que ocupa el Mercado de San Telmo.

En Buenos Aires o Par√≠s –cada uno con sus particularidades–, los mercados pasaron de las calles y plazas a lugares cerrados en la segunda mitad del siglo XIX, a la par del crecimiento de las ciudades y el reconocimiento de la necesidad de pol√≠ticas de higiene y salubridad.

Mirá también
Monte Castro, el barrio poco conocido de Capital


“Se construyeron 36 en diferentes partes de la Ciudad entre 1856 y los primeros a√Īos del siglo XX”, dicen las arquitectas Graciela Aguilar y M√≥nica Sanjurjo y el historiador Leonel Contreras en el libro Mercados de Buenos Aires (Olmo Ediciones, 2014).

Fue en el marco de las oleadas de inmigrantes y del cambio de la antigua forma de venta directa del productor al comprador –que hace unos a√Īos vuelve, aggiornada y en peque√Īa escala– a la de intermediaci√≥n comercial, explican.

Pero adem√°s operaron como “puntos referenciales a la hora de la consolidaci√≥n de los diversos barrios”. De hecho, cuando el de Abasto cerr√≥, en el ’84, dado que la Corporaci√≥n del Mercado Central limit√≥ la instalaci√≥n de ese tipo de espacios a 60 km de la Ciudad, Luca Prodan escribi√≥ la canci√≥n Ma√Īana en el Abasto sobre “bares tristes y vac√≠os” y “tomates podridos por las calles”.

Seg√ļn Mercados... cerraron m√°s de 110 en Buenos Aires, 64 se transformaron –el de Abasto reabri√≥ como shopping en el ’98, igual que el Spinetto–, 13 quedaron abandonados y cerca de 20 a√ļn funcionan.

Humildes, como el de San Crist√≥bal, o con aires de bohemia chic y visitas de turistas, como el de San Telmo, conservan calidez de barrio –y, en general, la costumbre de cobrar en efectivo–.

Un cartel del Mercado del Progreso (1889), de Caballito, resume bien lo que ofrecen entre alimentos, ropa, objetos vintage y otros productos: la posibilidad de “un lugar de encuentro” en medio de la vor√°gine cotidiana.

Posible recorrido:



1) Caballito. El Mercado del Progreso, construido por la Sociedad del Progreso de Caballito, se inauguró en 1889 para abastecer a ese barrio, Almagro y Flores. En la década de 1930 se decoró el frente con su nombre moldeado en letras Art Decó, uno de sus sellos. En 3.600 m2, arrancó con poco más de 50 puestos y llegó a tener más de 170 y 17 locales a la calle.

Mercado del Progreso. En Rivadavia al 5400, Caballito, desde 1889.

Detalle. Del letrero del Mercado del Progreso de Caballito, de aires Art Decó.

Para elegir. Una vista del sector de alimentos en el Mercado del Progreso de Caballito.

Mirá también
Versalles, el barrio porte√Īo de las pel√≠culas argentinas mas conocidas.


Ya en los primeros tiempos, adem√°s de frutas y verduras, vend√≠an carnes. "El pabell√≥n central estaba exclusivamente reservado a la venta de carne –recuerdan all√≠–. Completamente libre, sin paredes que impidieran circular libremente el aire, y cerrados los puestos durante la noche por planchas de hierro, ten√≠a una excelente ventilaci√≥n directa. En una de las galer√≠as laterales donde hab√≠a anchas tablas de m√°rmol con fuentes de aguas constantes, se vend√≠a exclusivamente pescado que pod√≠a ser lavado y a√ļn conservado en agua con gran comodidad". En Rivadavia al 5400.

2) Abasto.​ El viejo Mercado Proveedor fue tan importante para la zona que hasta la bautiz√≥ (el barrio es Balvanera). Abri√≥ en 1893, fue reformado y ampliado en 1934 y en el 84 cerr√≥.

Imponente. La nave central del ex Mercado Proveedor del Abasto, donde hoy funciona el shopping.

Museo de los Ni√Īos. Un cl√°sico del shopping Abasto, que se inaugur√≥ en 1998.

Por el hormig√≥n de sus cinco naves abovedadas y sus aires Art Dec√≥ en 44 mil m2, fue una novedad para la √©poca que a√ļn impacta. En el 98 abri√≥ el shopping Abasto. En Corrientes al 3200. En ese edificio trabaj√≥ el arquitecto esloveno Victorio Sulcic, el mismo que dise√Ī√≥ la Bombonera, junto con el ingeniero Jos√© Luis Delpini y su colega Ra√ļl Bes.

Pero el antiguo mercado tuvo una sede anterior e incluso reformas previas a esta edificación. La primera, realizada entre 1890-3, con hierro de los talleres Vasena, fue el "máximo monumento a la industria argentina", para algunos investigadores. Otros subrayan los ecos del de Les Halles, de París, en su estructura, con techos a dos aguas en tres niveles.

En 1984 el antiguo mercado cerró. Y en 1998 abrió en el predio el shopping Abasto. La entrada principal es por Corrientes 3247.

A medida que Buenos Aires se expandía, a ese edificio le sumaron una "fábrica de hielo", un corralón para carros y caballos, un anexo para la venta minorista y la conexión con el ferrocarril.

3) Boedo. El Mercado San Juan es una joyita, modest√≠sima, casi escondida. Se cree que abri√≥ en 1895. Y para algunos investigadores fue como “f√°brica de hielo” (para conservar el fr√≠o de modo artesanal). De techos a dos aguas, como una casita, se convirti√≥ en espacio central para vecinos. En San Juan 3266.

Simple. El techo del Mercado de San Juan, Boedo, que se cree abrió en 1895

Interior. Carne y verduras frescas, los productos clave del Mercado San Juan.

4) San Crist√≥bal. Inaugurado en 1882, fue el primero de Capital que todav√≠a funciona. La sede actual es de 1945 y supo albergar unos 150 puestos. La dise√Īaron los arquitectos Santiago S√°nchez El√≠a, Federico Peralta Ramos y Alfredo Agostini, del estudio SEPRA, con sus ya caracter√≠sticos tres arcos de hormig√≥n.

Hoy es un centro comercial popular. En Entre Ríos e Independencia (formalmente Monserrat).

Arcos. Caracterizan la fachada del Mercado. San Crist√≥bal, de 1882, pionero en la Ciudad a√ļn abierto.

Ropa. En el Mercado de San Cristóbal, el primero de Capital (1882) que todavía funciona.

5) San Telmo. Dise√Īado por el arquitecto Juan Antonio Buschiazzo, el Mercado es de 1897. Fue ampliado y reformado. Y los puestos son atractivos pero igual mire hacia el techo: mantiene vigas y arcos decorados, vidrio para dar luz natural y una c√ļpula m√°gica. Verduler√≠as y carnicer√≠as conviven con anticuarios. Es el m√°s tur√≠stico de los antiguos mercados porte√Īos pero los vecinos van igual. Ocupa una manzana pero la entrada principal es por Defensa 900.

Aires italianos. La sede del Mercado de San Telmo fue dise√Īada por Juan A. Buschiazzo, abri√≥ en 1897 y se fue ampliando.

C√ļpula. Del antiguo Mercado de San Telmo.

Verduras. Un cuadro de colores y sabores en el Mercado de San Telmo.

Mirá también
Mira todas las noticias de la actualidad ac√°.


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.