Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Cerr√≥ el √ļltimo bar cl√°sico de Villa Urquiza y demoler√°n el local

Erá un clásico del barrio en el que también había shows de tango. Pero la propiedad se vendió en diciembre. Los vecinos lamentan la pérdida.




El Bar Bauness cerr√≥ sus puertas para siempre y le dijo adi√≥s a Villa Urquiza tras m√°s de treinta a√Īos de torneos de truco, billar y pool, y reuniones familiares y de amigos. Con su cierre, se fue el √ļltimo bar “cl√°sico” del barrio, en el que los vecinos se juntaban a la salida de sus trabajos para pasar un rato con amigos y contar las haza√Īas que hab√≠an logrado y los amores que hab√≠an perdido. Un bar en el que tambi√©n se hac√≠an amistades en el medio de una partida de billar o de pool. Un bar en el que los fines de semana los amantes del f√ļtbol se congregaban para ver los partidos codificados con una cerveza de por medio y las camisetas de distintos equipos sobre el pecho.

Hac√≠a m√°s de 30 a√Īos que el bar estaba en Bauness 2561, entre Cullen y Franklin Roosevelt. El s√°bado 4 de enero se termin√≥ de vaciar luego de una subasta que se llev√≥ a cabo all√≠ mismo. Se fueron sillas, heladeras, vasos y otros objetos que varias personas compraron.

Con otros objetos, que no fueron rematados, Hugo Laguzzi, el encargado, se encargó de regalarlos a quienes él creía que les iban a servir. Luego de la subasta, el frente del local quedó tapiado, como sucede con las construcción que están a punto de ser demolidas.

Mirá también
Por el retraso salarial en 2019 los alquileres subieron 25%, la mitad de la inflación.


Ahora, todo parece indicar que se acerca el fin de una casona antigua que data de 1907. Será demolida para que en su terreno se construya un gigante de cemento que tendrá las mismas características que el resto de los edificios de la zona: durlock, paredes blancas y frías y un sentimiento hueco.

Bruno es due√Īo de la ferreter√≠a Tito, que est√° en la esquina de Cullen y Bauness, y afirma que all√≠ iban siempre a comprar tanto √©l como el resto de los empleados que tiene a cargo. “Siempre compr√°bamos todo ah√≠ porque adem√°s hab√≠a buena relaci√≥n con la gente del bar”, le cuenta a Clar√≠n, y asegura que cuatro meses antes del cierre ya se sab√≠a que el lugar iba a dejar de existir para que se construya un edificio.

Mirá también
El artista de Cariló, que se la pasa todo el día pintando paisajes, oriundo del barrio de Devoto.


Mirta, de 75 a√Īos, mientras compra un pastel de papas en la rotiser√≠a La Nueva Condesa, a metros del Bauness, afirma con un tono de voz melanc√≥lico que “ahora todo lo viejo desaparece” y con seguridad dice que era un bar al que iba gente mayor. Como experiencia personal, la que m√°s recuerda es la vez en la que le festejaron el cumplea√Īos y hubo un show de tango. “Hab√≠a comida muy rica”, dice con una sonrisa.

El edificio, que originariamente fue la casa de los Biderman, una familia de tradición comercial en Villa Urquiza, tuvo distintas funciones: hubo un frigorífico, luego una unidad básica y a fines de los 70 y principios de los 80 comenzó a funcionar un pub nocturno, que tenía mala fama en el barrio.

Mirá también
El artista de Cariló, que se la pasa todo el día pintando paisajes, oriundo del barrio de Devoto.


Pero en la d√©cada del 90 abri√≥ sus puertas el Bauness, que tuvo los primeros a√Īos un due√Īo “que estuvo poco porque era rematador”, dice Ernesto L√≥pez, due√Īo de la casa de compra y venta de antig√ľedades que est√° pegada al bar. “Con este due√Īo que cerr√≥ estuvo 22 a√Īos”, agrega L√≥pez, y recuerda que todos los d√≠as desayunaba all√≠. “Y, yo ven√≠a al bar... todos los d√≠as.

Almorzaba a veces y desayunaba todos los d√≠as. Tambi√©n ped√≠a que me traigan el desayuno ac√° al negocio”, dice el vendedor, que mientras recuerda el lugar acomoda distintos muebles y canastos que contienen infinidad de objetos que pertenecieron a otro tiempo, como el Bauness.

L√≥pez destaca que en este espacio, “el m√°s chapado a la antigua”, se juntaba principalmente gente mayor que era habitu√©. Y rescata los shows art√≠sticos que se daban los viernes a la noche.

Tambi√©n rememora cuando, desde el Gobierno de la Ciudad, le exigieron a Hugo que acustice el bar para no molestar a los vecinos. “Y la verdad que no molestaban a nadie”, dice Ernesto mientras r√≠e.

“Hab√≠a recitales de tango los s√°bados a la noche con cantante y orquesta que eran muy concurridos y hasta iban poetas y gente de la cultura”, le cuenta con entusiasmo Marcelo Alejandro Vega, habitu√© del bar, a Clar√≠n. Y reprocha que "es una l√°stima” que el Gobierno o la Legislatura no lo hayan declarado lugar de inter√©s o Bar Notable. “Pero ya sabemos que a Larreta no le importa la historia. Ya pas√≥ con la pizzer√≠a de la Barrera de Urquiza: los echaron y est√° todo a la venta”, agrega.



Hugo Laguzzi, administrador del Bar, afirm√≥ a fin de a√Īo a un peri√≥dico barrial que varias veces ya hab√≠an querido comprar el inmueble y por eso no se tom√≥ tan en serio cuando los due√Īos le comentaron que hab√≠a probabilidades de venta.

Mirá también
La Ciudad construye en Villa del Parque un nuevo edificio para el Lenguas Vivas.


Sin embargo, cuando los n√ļmeros “cerraron” decidieron vender. Para Laguzzi, pagar el alquiler era mucho dinero y para los due√Īos era m√°s redituable finalizar el contrato. Luego del cierre del bar, Laguzzi se fue a vivir y a trabajar a C√≥rdoba junto con su familia.

Ahora, el bar espera ser demolido. Todos los vecinos y una fuente que habló exclusivamente con Clarín afirman que allí efectivamente se construirá un edificio. Adentro rondan los recuerdos de los vecinos, los gritos de truco y el sonido seco del taco al pegar contra las bolas de billar. Todos esos sonidos terminarán cuando caiga la antigua propiedad y dará paso a un nuevo lugar en la Villa Urquiza colmada de edificios uniformes, y sin características distintivas, como las que tenía el Bar Bauness.

Mirá también
Mir√° todas las noticias de la actualidad ac√°.


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.