Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Vecinos de Villa Devoto montaron una huerta en las veredas del barrio.

Un grupo de vecinos decidi√≥ volver a sacar las mesas y las sillas a sus veredas, como hac√≠an los porte√Īos en d√©cadas pasadas. Sucede en Villa Devoto, en una zona en la que la ciudad empieza a confundirse con el conurbano. Calles con poco tr√°nsito, veredas anchas, pasajes silenciosos y √°rboles centenarios. Pero eso no es todo, los vecinos que se juntan en la intersecci√≥n de Nazarre y Marcos Paz, decidieron formar Veredas Vivas, una comunidad que llen√≥ la zona de plantas nativas y comestibles.

Pablo Pistocchi, uno de los impulsores del grupo, cuenta a LA NACI√ďN que todo empez√≥ hace unos cuatro a√Īos, cuando puso unas enredaderas en la puerta de su casa. "Empezaron a pasar vecinos preguntando o elogiando las plantas -explica-. Y as√≠ se fue formando la red. Siempre pens√© que contra la inseguridad es mejor salir a la vereda y no estar escondido detr√°s de una ventana con rejas o filmado por las c√°maras de la Cuidad".



Se re√ļnen todos los fines de semana al atardecer. Hay mate cebado de una pava, como en los viejos tiempos, y pan casero y budines aportados por los integrantes de Veredas Vivas. Hay historias de vecinas jubiladas que "vuelven a vivir" gracias al proyecto. Es el caso de una jubilada de 86 a√Īos con problemas de audici√≥n, que volvi√≥ a salir a la calle para regar los canteros de Veredas Vivas que est√°n frente a su casa. Forman la comunidad tambi√©n una profesora de yoga que sum√≥ alumnos entre la comunidad y un plomero y gasista cubano, Carlos M√°rques, que se encarga de los arreglos de los canteros.

Facundo Romano, otro vecino de Devoto, explica: "Las ciudades como Buenos Aires se ubicaron en las mejores tierras. Tienen humedad y están cerca del río, pero tapamos todo con cemento y las plantas no pueden crecer".

Huerta al paso

El primer pilar de Veredas Vivas era ofrecer plantas comestibles a la comunidad. "La idea es que las personas en vez de revolver el contenedor, puedan arrancar un zapallo o alguna fruta de un √°rbol", se entusiasma Pistocchi. Veredas Vivas, con permiso de cada vecino, us√≥ varios canteros vac√≠os para plantar zapallo, repollo, tomate cherry y aj√≠es en esta primera etapa. "Igual a cada vecino que tiene un cantero en la puerta lo impulsamos a cuidar las plantas, regarlas y avisarnos si hay alg√ļn problema", explica Romano.



"Tenemos que volver a la √©poca en la que los porte√Īos logr√°bamos abastecernos con huertas, √°rboles frutales y hasta animales sin pasar por los supermercados", explica Romano. Y Pistocchi es un buen ejemplo, ya que tiene gallinas en el fondo de su casa que lo proveen de huevos.

En una recorrida de apenas 400 metros (una vuelta a la manzana), Los vecinos de Veredas Vivas pueden obtener paltas, limones, oregano, menta, nueces de pecan de un nogal de casi 100 a√Īos, zapallos y aj√≠es picantes.

Colibríes y mariposas

Antes de que se extendiera la Buenos Aires de cemento, ya estaban en esta zona las plantas nativas, que a su vez generaban todo un ecosistema de insectos propios de esta zona de la región pampeana. Beatriz Freire es especialista en plantas nativas y colabora con el grupo de Devoto. "La idea es que podamos volver a contar con ese tipo de vegetación propia de la zona -explica la mujer-. Eso hace que vuelvan las mariposas o colibríes tan comunes antes".



Para el proyecto, Veredas Vivas cuenta con el apoyo técnico de las ONG "El Renacer de la Laguna", que funciona en el predio de Agronomía, y la Red de Viveros de Plantas Nativas. "Nuestra idea es sumar un granito de arena a mejorar la biodiversidad de la ciudad -relata Pistocchi-. Lo ideal es que existan en cada manzana o barrio grupo de vecinos que hagan una actividad parecida a la de Veredas Vivas".

Por ejemplo, en una de las veredas crece un "sen del campo" que tiene unas flores amarillas. "La mariposa limoncito se alimenta cuando es oruga de esa planta con exclusividad. Por lo tanto, no puede existiría sin esa planta", cuenta Freire.



Seg√ļn el √ļltimo censo en las veredas porte√Īas hay 370.916 √°rboles. Lideran el ranking tres especies ex√≥ticas: el fresno americano, el pl√°tano y el ficus. "Cuando se dise√Ī√≥ la ciudad la idea era parecerse a Par√≠s, por eso se introdujeron ese tipo de vegetaci√≥n -comenta Pistocchi-. Ser√≠a bueno reemplazarlos en lo posible por especies aut√≥ctonas como el timb√≥, el cl√°sico omb√ļ o la anacahuita".

"A veces parecemos ´medio locos´, porque cuando vemos una oruga en una hoja, una mariposa o un abejorro que se acerca en una planta, en vez de asustarnos o matarlo, nos ponemos contentos -sostiene Pistocchi-. Tampoco usamos qu√≠micos para cuidar a las plantas. Lo hacemos con sustancias naturales que sirven para cuidarlas".

Junto a un fr√≠o poste de la luz crece una planta trepadora, La Pasionaria. En el verano suele tener flores grandes que todav√≠a pueden verse en este oto√Īo caluroso. Sus frutos de color naranja atraen insectos y colibr√≠es. "Cuando vimos los primeros pajaritos de color verde que se acercaban a las flores aleteando fue como una gran emoci√≥n -recuerda Pistocchi-. Hace muchos a√Īos que no se ve√≠an colibr√≠es en Buenos Aires".

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.