Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

La c√°rcel de Devoto colapsada.

Pabellón 53: debería ser un gimnasio, pero está colapsado de presos.

La mitad de 165 detenidos llegó de la alcaidía de Tribunales, tras un duro fallo judicial que originó la emergencia penitenciaria.



El Pabell√≥n 5 es el de los universitarios que cursan distintas carreras en el centro que depende de la UBA y funciona en la planta baja de la Unidad. En el 9, denominado “Viejo Mat√≠as”, solo viven mayores de 50 a√Īos.

Hist√≥ricamente, el 8, es de peruanos: seg√ļn las √©pocas, lo ocupan los de la villa 1-11-14 o los de la villa 31. El 11 y el 3 son los m√°s conflictivos. Se los llama “Pabellones villa”. El 50, 51 y 52 est√°n fuera del per√≠metro: son para internos en per√≠odo de prueba, internos de las fuerzas de seguridad y para los que est√°n en fase de confianza, respectivamente.

Y desde hace poco más de un mes, el Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad de Buenos Aires, la cárcel de Devoto, sumó un nuevo Pabellón: el 53.



El 13 de febrero pasado, y a partir de un h√°beas corpus, 89 internos alojados en la Unidad 28 (ubicada en el subsuelo del Palacio de los Tribunales, en la calle Talcahuano) fueron trasladados a Devoto. Se los aloj√≥ en un sal√≥n de usos m√ļltiples del M√≥dulo 6, donde hasta ese d√≠a se realizaban actividades de musculaci√≥n, f√ļtbol y visitas de familiares.

Con los d√≠as el lugar fue bautizado como “Pabell√≥n 53”, y el n√ļmero de internos habr√≠a subido hasta 165.

La situaci√≥n en la Unidad 28 motiv√≥ un dur√≠simo fallo judicial (determin√≥ que no era "apta para la condici√≥n humana") y, a su vez, una medida extraordinaria del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Naci√≥n, que el lunes 25 de marzo decret√≥ la emergencia penitenciaria por tres a√Īos en las c√°rceles federales.

“La c√°rcel de Devoto ya funcionaba mal. Y el traslado de esas 165 personas desregul√≥ el funcionamiento y la operatividad del lugar. Fue la gota que rebals√≥ el vaso sobre un mont√≥n de cosas que venimos padeciendo”, dice Sebasti√°n, que cumple una condena por robo y habla con Clar√≠n desde esa misma c√°rcel, aunque desde otro pabell√≥n. Su nombre no es verdadero. No quiere exponerse ante las autoridades.

Desde el 25 de febrero, y a partir del traslado de los nuevos internos, los cerca de 2200 que habr√≠a en Devoto comenzaron una protesta. Todos los d√≠as, entre las 22 y 22.30, y las 00 y 00.30, realizaron una batucada y quema de telas. “Vamos a seguir hasta que las autoridades del Ministerio de Seguridad baje a la Unidad y comience a tratar las problem√°ticas que venimos denunciando”, agrega Sebasti√°n.

Algunas de esas problem√°ticas que denuncian son la falta de control sobre el presupuesto que el SPF dice gastar por interno, la falta de un cupo m√°ximo carcelario por unidad y todo lo que genera el hacinamiento: colapsan los sectores para recibir visitas, algunos internos ya duermen en el piso, la comida escasea. No solo en Devoto, sino en Marcos Paz y las unidades 1 y 19 de Ezeiza.



“Y tambi√©n denunciamos la corrupci√≥n interna del SPF”, concluye Sebasti√°n. “En los pabellones tenemos que pagar para acceder a la televisi√≥n por cable. Pero en las requisas, los guardias nos roban la antena. Los mismos que despu√©s te la quieren volver a vender”.

El negocio de los celulares

Seg√ļn pudo saber Clar√≠n, algo similar pasar√≠a con los tel√©fonos celulares, cuyo uso est√° legalmente prohibido. Lo allanado en cada requisa suele depender de la guardia, que var√≠a seg√ļn los d√≠as. Los internos que les compraron los tel√©fonos a las penitenciarios que no requisan en el d√≠a tienen mayor probabilidad de que se los encuentren. Lo incautado, muy posiblemente, no figure en ning√ļn documento. Y esos celulares se terminan vendiendo en otros pabellones.

El sábado 23 de marzo, en Planta 1, Pabellón 3, hubo un claro ejemplo de las consecuencias que generan las denuncias de los presos. El interno Fernando Alberto Gómez murió en una pelea. La disputa habría comenzado un día de visita, por el poco espacio que tendrían los detenidos para compartir con sus familiares.



“La discusi√≥n empez√≥ cuando estaban pasados de droga”, conf√≠a otro preso. “El Servicio Penitenciario arregla con los internos del pabell√≥n de abajo, el 2, la venta de drogas. Y se la venden a los del 3, por el sistema de ‘palomas’: la droga sube y la plata baja mediante una soga”.

“Los de Devoto ya es un r√©cord”, afirma Ariel Cejas, procurador penitenciario adjunto interino de la Naci√≥n. “La capacidad es de 1654 y ya hay m√°s de 2000 internos. Hasta hay un cupo m√°ximo ordenado por un Juzgado en 2015, pero que no se cumple. Que se haya armado un pabell√≥n es un gimnasio es un claro ejemplo de la situaci√≥n carcelaria federal”.

El n√ļmero m√°ximo de alojados coincide con la promesa del jefe de Gobierno porte√Īo, Horacio Rodr√≠guez Larreta, de comenzar a trasladar a los internos a partir de 2020, de cara al que, seg√ļn su anuncio, ser√≠a el derrumbe definitivo de la Unidad, un pedido hist√≥rico de los vecinos del barrio.

Los internos del Pabell√≥n 53 tambi√©n se quejan del lugar de alojamiento. Un interno le confi√≥ a Clar√≠n: “No tenemos tratamiento: no podemos estudiar, trabajar ni participar de talleres. Estamos encerrados en un galp√≥n; no podemos cocinar y la comida que nos dan es escasa. Los sanitarios son muy pocos, porque fueron construidos para un gimnasio y no un lugar de alojamiento temporario. El M√≥dulo no est√° preparado para recibir tanta gente; no tiene la din√°mica de un pabell√≥n. Y ya hay pibes durmiendo en el piso”.

Seg√ļn un fallo de la Justicia, el Pabell√≥n 53 deber√° volver a ser el gimnasio que fue, en un plazo de 180 d√≠as h√°biles. Pero nadie sabe a d√≥nde ir√°n a parar los m√°s de 160 internos que lo ocupan.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.