Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Villa Mitre: Se colocó una baldosa en homenaje a Pipo La Bruna

El s√°bado pasado se coloc√≥ una baldosa en la vereda del hospital Lagleyze en homenaje al militante popular desaparecido Jos√© “Pipo” La Bruna.





Con un cielo que amenazaba lluvia, el s√°bado pasado se homenaje√≥ al militante popular desaparecido por el terrorismo de Estado, Jos√© “Pipo” La Bruna, con la colocaci√≥n de una baldosa en la vereda del hospital oftalmol√≥gico Pedro Lagleyze, ubicado en Juan B. Justo 4151, en el barrio de Villa General Mitre.

La Bruna fue secuestrado de la oficina de Personal del Hospital el 15 de agosto de 1977. El homenaje fue organizado por La Paternal No Olvida, familiares y amigos de Pipo.

La Bruna naci√≥ el 2 de febrero de 1954. Estaba casado, ten√≠a un hijo de meses y otra hija por venir, era estudiante de medicina en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y militaba en la Juventud Universitaria Peronista (JUP). Trabajaba en el hospital Ram√≥n Carrillo de Ciudadela y en el Instituto de Oftalmolog√≠a Pedro Lagleyze como empleado administrativo. Al momento de su desaparici√≥n ten√≠a 23 a√Īos.

Del acto particip√≥ mucha gente. Alejandro, de La Paternal No Olvida, comenz√≥ relatando c√≥mo se fue armando este homenaje. Lidia, compa√Īera de Pipo en Lagleyze, se acerc√≥ a La Paternal No Olvida para contar lo que hab√≠a sucedido ese d√≠a, a partir de ese momento empezaron a buscar a los familiares y encontraron a los hijos Jer√≥nimo y Jimena. La baldosa se construy√≥ el s√°bado 4 de agosto en la plaza de Pappo, donde muchos vecinos ayudaron en el armado.

Lidia se acercaba al Hospital cada 15 de agosto y dejaba alg√ļn recordatorio para que los trabajadores, trabajadoras y pacientes sepan lo que pas√≥ ese d√≠a, “yo era compa√Īera de trabajo de Pipo y ese 15 de agosto de 1977 estaba con √©l en la oficina de Personal cuando vino una patota a buscarlo. Desde ese momento siempre sent√≠ la responsabilidad de contar lo que hab√≠a pasado. Cuando yo ven√≠a a dejar alg√ļn cartel, me daba cuenta que el Hospital no sab√≠a lo que hab√≠a pasado, esto me parec√≠a tremendamente injusto, ahora esta la baldosa viene a saldar en parte esa deuda que yo siempre tuve con Pipo”, narr√≥ Lidia.

Luego Alejandro agradeci√≥ especialmente al director del hospital, Dr. Fernando Scattini, que los atendi√≥ en varias oportunidades “una persona muy gentil, amable y comprometida que nos abri√≥ las puertas del hospital y nos dijo que hagamos lo que queramos, que √©l compart√≠a este tipo de iniciativas”. Tambi√©n agradeci√≥ a los gremios UPCN, ATE y Sutecba.

Lidia cont√≥ que “Pipo era muy responsable, me lo hac√≠a de m√°s edad, ten√≠a s√≥lo 23 a√Īos, ya estaba casado, ten√≠a a Jer√≥nimo de meses y una nena por venir que no hab√≠a nacido que era Jimena. √Čl trabajaba y estudiaba medicina. Se enojaba mucho con todas las injusticias que suced√≠an en el Hospital, ten√≠a una actitud muy generosa, le importaban los dem√°s. El deseaba una sociedad mejor”.

“La baldosa va a resistir el paso del tiempo y les va a contar a todos lo que ac√° pas√≥ ese d√≠a a los trabajadores de hoy, a los futuros trabajadores que se incorporen al Hospital, a los pacientes y a todos los vecinos que pasen por esta vereda. La baldosa va a ser un acto de memoria y de justicia que se va a renovar cada d√≠a ac√°”, opin√≥ Lidia.

Tambi√©n hablaron los amigos de Pipo, entre ellos Camb√°: “yo lo conoc√≠ cuando ambos ten√≠amos 16 a√Īos, Pipo no jugaba muy bien al futbol, era muy picaflor. Fue un militante y un hombre de esa √©poca, se entreg√≥ y luch√≥ por la libertad. Pipo milit√≥ y vivi√≥ en Tres de Febrero, en el barrio San Eduardo de Ciudadela. Fue militante de Montoneros, √©l se reconoc√≠a en esa historia, √©l junto con otros compa√Īeros intentaron cambiar el mundo y por eso lo tuvieron que desaparecer. Pipo va a ser recordado siempre. √Čramos familia, por eso siempre estamos busc√°ndonos, los que sobrevivimos, con nuestros hijos, los que son nuestros y los que son de los otros, son todos nuestros hijos, somos todos hermanos. Pipo qued√≥ en la historia para siempre, no lo pudieron borrar, seguramente lo mataron, pero Pipo sigue viviendo en todos nosotros”.

Contin√ļo otro de los amigos, Javier Vel√°zquez: “yo lo conoc√≠ en 1973, entr√© a trabajar en el hospital Carrillo de Ciudadela y el primer d√≠a que llegu√© se acerc√≥ un chico de mi edad, melenudo, charlat√°n, muy expresivo. Armamos la JTP (Juventud Trabajadora Peronista), empezamos a trabajar para ganar la lista del sindicato en el Hospital y ganamos la elecci√≥n con la lista Verde de ATE. Pipo entraba a las 7.15 y nos √≠bamos del Hospital a las 12 de la noche porque ten√≠amos que hablar con los compa√Īeros de todos los turnos, Pipo no faltaba nunca. Era muy discutidor, cuestionaba todo, era muy luchador y muy querido por todos en el Hospital y en el barrio”.

“Pipo merece estar presente, la baldosa nos lo va a recordar siempre, pero es importante que lo veamos como un militante pol√≠tico que se jug√≥ siempre la vida, que ayud√≥ a muchos y que no pas√≥ por esta vida sin dejar se√Īal, dej√≥ a sus hijos, pero adem√°s dej√≥ un trabajo pol√≠tico que nos acompa√Īa siempre y que ojal√° podamos imitar”, cerr√≥ Javier.

Estuvo presente en el acto la comunera por Unidad Ciudadana Delfina Vel√°zquez.

La Paternal No Olvida se re√ļne todos los martes a las 19 horas en el bar La Hist√≥rica Andaluza: Av. San Mart√≠n 2462.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.