Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Pasaron 40 a√Īos del incendio, y sigue la investigaci√≥n por la masacre en Devoto

Al menos 64 presos murieron por el fuego y el humo en 1978; en los √ļltimos d√≠as se aprob√≥ el traslado de la √ļnica c√°rcel que se mantiene en la ciudad de Buenos Aires.





Hugo Cardozo es de las personas que puede decir, sin exagerar, que vivi√≥ un infierno. El 14 de marzo de 1978, en el pabell√≥n s√©ptimo de la c√°rcel de Villa Devoto, un incendio de colchones provoc√≥ la mayor tragedia en ese penal, cuyo traslado a Marcos Paz fue anunciado por el Gobierno. Fueron 64 los presos que, seg√ļn los c√°lculos oficiales, murieron por el fuego o por el humo. M√°s de 40 a√Īos despu√©s, el Juzgado Federal 2 de Comodoro Py, a cargo de Daniel Rafecas, tramita la causa que investiga aquel hecho, no como un mot√≠n o un incendio accidental, sino como una masacre evitable caratulada como crimen de lesa humanidad. Cardozo fue el primer querellante y uno de los encargados de buscar y encontrar a sobrevivientes. "Esta mochila la voy a cargar hasta que me muera -dijo a LA NACION-, pero quiero demostrar la verdad y juzgar a los responsables. Eso es lo que me da la energ√≠a para seguir luchando y so√Īando con un mundo mejor".

La unidad del Servicio Penitenciario Federal alberga hoy a 1836 detenidos, que ser√°n trasladados a Marcos Paz una vez que sea construido all√≠ el nuevo complejo carcelario. Parte de la historia de la c√°rcel de Villa Devoto empez√≥ a cerrarse el jueves pasado, cuando la Legislatura de la Ciudad aprob√≥ el convenio firmado entre la administraci√≥n porte√Īa y el Ministerio de Justicia de la Naci√≥n. Sin embargo, otras heridas quedan a√ļn abiertas en la causa judicial que investiga lo ocurrido el 14 de marzo de 1978.

Todo empez√≥ la noche anterior. Los presos estaban en el comedor del pabell√≥n viendo una pel√≠cula cuando un guardia les orden√≥ apagar la televisi√≥n. El Pato Tolosa, uno de los reclusos m√°s "viejos", contest√≥ que no lo iban a hacer porque todav√≠a estaban en el tiempo permitido. Cardozo, que ten√≠a 19 a√Īos y purgaba una pena por el robo de un auto en la provincia de Buenos Aires, guard√≥ el equipo de mate y volvi√≥ a su celda. Se acost√≥ esperando la represalia de los penitenciarios. Nunca imagin√≥ que iban a llegar a tanto.

"A las tres de la madrugada -record√≥- abrieron la puerta del pabell√≥n pero no se animaron a entrar. Eran seis o siete. Quer√≠an que salgamos, pero ninguno de nosotros iba a ir porque en esa √©poca te pod√≠an desaparecer. Nos dijeron que a la ma√Īana ya √≠bamos a ver".

Una trampa mortal



De acuerdo con el relato de Cardozo, escuchado antes por la Justicia, antes de las 8 se inició una requisa con unos 80 agentes -lo habitual es que sean unos 30- que ingresaron al pabellón con palos, cadenas y fierros. Algunos presos fueron puestos de rodillas y golpeados en la cabeza. Cuando el resto del pabellón comenzó a defenderlos, los guardias retrocedieron hasta la "pasarela" (el pasillo que da a los ingresos) y desde allí comenzaron a disparar con ametralladoras y lanzar gases lacrimógenos.

"Al principio eran ráfagas cortas -contó Cardozo-, pero luego comenzó el fuego a discreción. Nos estaban cazando como a patos. Para defendernos les tirábamos pilas, radios, papas, cualquier cosa que tuviéramos a mano. Hasta que a alguien se le ocurrió taparles la visión del pabellón clavando los colchones en las rejas. Lo hicimos y en determinado momento vi que uno de los guardias patea un bidón de querosene hacia los colchones. Ahí se desató el infierno".

Cardozo dice que a√ļn recuerda uno de los colchones ardiendo y luego a la llama bajando hasta el piso. Despu√©s hubo una explosi√≥n y el fuego lleg√≥ hasta el techo. "El humo espeso te com√≠a los pulmones, el calor te ampollaba la carne, nos colg√°bamos de los barrotes para intentar respirar por las ventanas. Entre los gritos escuchaba que segu√≠an tirando con armas largas. Cre√≠a que me mor√≠a, pero Dios me ilumin√≥. Alguna vez hab√≠a le√≠do en una revista la historia de alguien que se hab√≠a salvado de un incendio envolvi√©ndose en ropa mojada y tir√°ndose al piso boca abajo. Moj√© una toalla en el tacho donde tir√°bamos la yerba usada, me acost√© en el piso y me entregu√©", explic√≥.

Cardozo se despert√≥ a las tres horas. Escuchaba alaridos e insultos. Vio las rejas azuladas por el fuego. Camin√≥ entre cuerpos, entre otros presos que saltaban de dolor mientras se les ca√≠a la piel a pedazos. Como pudo lleg√≥ al ba√Īo y se abalanz√≥ desesperado contra una canilla. Hab√≠an cortado el agua.

"Muchos se habían escondido debajo de las camas, pero el fuego hizo que los fierros se convirtieran en parrillas. Todavía no puedo sacarme de la cabeza el olor de esos cuerpos chamuscados, era carne humana asada. Era todo tan terrible que pensé: por qué no tuve la suerte de morirme".

Para Cardozo, la masacre fue planificada por la dictadura. En esos a√Īos, la c√°rcel de Devoto depend√≠a del Primer Cuerpo del Ej√©rcito y all√≠ estaban alojadas m√°s de 1000 presas pol√≠ticas. "El mundial estaba cerca y hab√≠a que dar el ejemplo. Nos eligieron a nosotros para disciplinarlas a ellas".

En marzo de 2013, Cardozo junto con la abogada Claudia Cesaroni se presentaron en el juzgado Federal N° 3 de Daniel Rafecas, quien llevaba todas las causas del Primer Cuerpo de Ej√©rcito, para exigir que se considerara el caso como delito de lesa humanidad. En primera instancia, Rafecas rechaz√≥ el pedido argumentando que hab√≠a afectado a presos comunes, no pol√≠ticos, y que deb√≠a continuar en la justicia ordinaria. Otros organismos de Derechos Humanos se sumaron al pedido de los sobrevivientes y un a√Īo m√°s tarde, la C√°mara Federal porte√Īa resolvi√≥ que la Justicia Federal asumiera la causa y que las muertes del pabell√≥n s√©ptimo de la Unidad 2 del penal de Villa Devoto fueran investigadas como cr√≠menes de lesa humanidad.

Hoy la causa est√° a un paso de habilitar una serie de excavaciones en el predio de la c√°rcel a fin de localizar los restos de presos que nunca han sido identificados.

Por: Gastón Rodríguez

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.