Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Atropelló, mató y escapó

Atropelló, mató y escapó en Panamericana: estaba alcoholizado cuando lo detuvieron



Abandonó a la víctima, un ciclista que circulaba por la banquina.





Para los investigadores, Alan Joaqu√≠n Ponce complet√≥ todos los casilleros: manejaba un auto que no era suyo y no ten√≠a la c√©dula azul, iba a m√°s de 130 km/h, atropell√≥, mat√≥ y huy√≥. Cuando la Polic√≠a lo encontr√≥ ten√≠a 0,83 gramo de alcohol en sangre. Para ese momento, hab√≠an pasado cinco horas desde que embistiera a Manuel Maximiliano Caballero. El hombre de 72 a√Īos iba en bicicleta, por la banquina del kil√≥metro 28 de la autopista Panamericana. El Ford Focus negro que conduc√≠a Ponce lo levant√≥ en el aire, mat√°ndolo en el acto. Su cuerpo qued√≥ tirado sobre la tierra y el pasto. A pocos metros, su bicicleta era una lata aplastada.

Los investigadores creen que Ponce, de 27 a√Īos, manejaba, como m√≠nimo, con un gramo de alcohol en sangre. El l√≠mite permitido es de 0,5, con tolerancia cero para taxistas, colectiveros, camioneros y principiantes. El Cuerpo M√©dico Forense del Departamento Judicial de San Isidro, con jurisdicci√≥n en el lugar del asesinato, tiene a cargo un estudio de alcoholemia en retrospectiva que, en funci√≥n de su peso, altura y otros an√°lisis, determinar√° cu√°n alcoholizado estaba cuando mat√≥ a Caballero. Adem√°s, le sacaron sangre para saber si tambi√©n estaba drogado.

Manuel Maximiliano Caballero circulaba por la banquina.

El domingo al mediod√≠a, oficiales del Centro de Operaciones de Tigre lo detuvieron en su casa en Don Torcuato. A trav√©s de un seguimiento de distintas c√°maras de seguridad del Municipio, lograron restablecer su recorrido. Empezaron con una imagen de las 9 de la ma√Īana de ese d√≠a: el Ford Focus negro a toda velocidad por la Panamericana, pasando primero a seis autos que iban por la v√≠a r√°pida, a m√°s de 130 km/h, y a un cami√≥n que circulaba a 120 km/h. Segundos despu√©s, la secuencia tr√°gica: Ponce arrolla a Caballero y su bicicleta. El ciclista vuela hacia un costado y cae. El Sistema de Emergencia lleg√≥ a los pocos minutos. Le hicieron reanimaci√≥n cardiopulmonar, pero fue in√ļtil.

Ponce jam√°s se detuvo. Sigui√≥ a toda velocidad, en sentido al Norte. El auto fue encontrado cinco horas despu√©s, estacionado en la puerta de su casa, en Camacu√° al 1300, en Don Torcuato. Con el parabrisas astillado y la luz delantera hecha acorde√≥n. Adentro de la casa, solo, estaba √©l. Los polic√≠as y personal de la Justicia lo encontraron borracho. Esta tarde, en declaraciones a Clar√≠n, segu√≠an sorprendidos: "Hab√≠a pasado bastante tiempo. A√ļn as√≠, al soplar la pipeta lleg√≥ a 0,83".

Ponce est√° imputado por homicidio culposo agravado, delito que prev√© una pena de tres a seis a√Īos de c√°rcel. El fiscal Cosme Iribarren lo indag√≥ y pidi√≥ al juez que cambiara la condici√≥n de aprehensi√≥n por detenci√≥n. Ponce dijo que, cuando atropell√≥ y mat√≥ a Caballero, volv√≠a de un boliche en Ramos Mej√≠a.

La ley de tr√°nsito proh√≠be la circulaci√≥n de bicicletas por este tipo de v√≠as. No est√° permitido en Panamericana, en ninguno de sus tramos. Como as√≠ tampoco sobre la General Paz, ni sobre Acceso Oeste u otras autopistas. Pese a la restricci√≥n suelen verse bicicletas, lo que de igual manera no reduce la imprudencia salvaje de Ponce. Por seguridad, los ciclistas suelen ir en grupo. De hecho, el domingo, Caballero estaba acompa√Īado. Otro ciclista iba unos 50 metros adelante de √©l y de pura fortuna no fue arrollado.

Caballero estaba jubilado, pero seguía trabajando en una inmobiliaria con su nombre, sobre la avenida Francisco Beiró, en Villa Devoto. En sus tiempos libres agarraba la bicicleta. Se trataba de un hobby que casi profesionalizó. No le faltaba nada, tenía un buen rodado, las vestimenta apropiada y el casco. Era una actividad que lo entusiasmaba y que, ya de grande, lo llevó a otros destinos y le hizo formar nuevas amistades.

Desde principios del a√Īo pasado, rige una ley que impide la excarcelaci√≥n si los conductores van alcoholizados, con exceso de velocidad o abandonan a la v√≠ctima. Ponce cumpli√≥ las tres condiciones. Antes, esas circunstancias no eran consideradas para agravar las penas y las causas terminaban con condenas menores a tres a√Īos y nadie preso. Pero tampoco la nueva normativa es garant√≠a. Lo que obliga a los familiares de v√≠ctimas de delitos viales a estar con el grito de justicia atragantado en la garganta.

Por d√≠a, en todo el pa√≠s, mueren 15 personas por siniestros viales. El dato surge de un informe del Ministerio de Transporte de la Naci√≥n. Cerca del 55% de las v√≠ctimas tiene menos de 35 a√Īos. Y el 30% de los hechos sucede en la provincia de Buenos Aires.

Los datos publicados por Transporte toman en cuenta las muertes ocurridas en el momento. La estad√≠stica est√° basada en los datos aportados por las polic√≠as provinciales. Los expertos se√Īalan que si se incluyen los fallecimientos en hospitales luego del siniestro, el n√ļmero crece a un promedio de 19 fallecimientos por d√≠a. Una epidemia.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.