Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Estaba al borde de la muerte y volvió a sonreír con Francella.

BARRIO.
Noticias.
Enzo intent√≥ suicidarse y sufri√≥ un da√Īo cerebral grave. S√≥lo pod√≠a mover los ojos y apretar la mano. Pero un d√≠a sorprendi√≥ a todos: empez√≥ a re√≠r viendo la TV. Y as√≠ mostr√≥ sus ganas de recuperarse.
A su lado. Enzo sonrie mientras mira un programa en la notebook. Su mam√°, Carmen, y su hermana, Camila, lo acompa√Īan las 24 horas.

4/3/13

Si se tratara de una pel√≠cula, posiblemente la hubieran catalogado como un drama con destino de tragedia pero que, gracias al humor, a una sonrisa, cambi√≥ su rumbo y le abri√≥ la puerta a otro final. La de Enzo Romano, sin embargo, no es una historia de ficci√≥n. El 17 de febrero de 2012, con apenas 16 a√Īos, este estudiante de clase media de Villa Devoto, scout, buen hijo y buen hermano, quiso suicidarse. Despu√©s de disparar tres tiros sin blanco dentro de su casa, acaso porque ni siquiera sab√≠a c√≥mo gatillar una de las armas que coleccionaba su padre, se apunt√≥ a s√≠ mismo. La bala, un proyectil del ej√©rcito israel√≠ de bajo impacto, se aloj√≥ en su cabeza, pero no lo mat√≥. Los m√©dicos no sab√≠an entonces siquiera si podr√≠a seguir viviendo. Hoy, a√ļn en un estado grave y delicado, todos los d√≠as sonr√≠e un poco. Para su m√©dico y su psic√≥loga, es una buena se√Īal de mejor√≠a. Para su familia, la comprobaci√≥n de que quiere recuperarse.

Es jueves a la tarde y en el Instituto M√©dico de Alta Complejidad, en el barrio de Once, hay poco movimiento y mucho silencio. En uno de los sectores del subsuelo, un pasillo angosto da entrada a una hilera de habitaciones chicas pero prolijas. En el primer cuarto, a la derecha, est√° internado Enzo. Cuando su hermana Camila (24) le avisa, con voz alta y pausada, que llegaron el periodista y la fot√≥grafa de Clar√≠n, √©l hace un golpe de vista a cada uno. Entiende lo que le est√°n explicando. Y como si supiera de qu√© se trata de la nota, sonr√≠e de su lado izquierdo. “Vinieron por vos, vas a ser famoso”, lo mima al o√≠do la mam√°, Carmen, y le acaricia una mejilla. Desde aquella terrible ma√Īana, ellas y su pap√°, Roberto, est√°n 24 horas al lado de √©l.

“Al principio, los m√©dicos nos dec√≠an que era muy dif√≠cil que viviera. No sab√≠an si iba a salir del estado vegetativo”, cuenta Camila. Y va m√°s para atr√°s: “Me acuerdo que ese d√≠a (el del intento de suicidio de su hermano) no me quer√≠a ir a trabajar, pero, como no ten√≠a excusas, cerca de las 8 me fui. Enzo estaba ayudando a mi mam√° en el puesto de diarios y despu√©s volvi√≥ para casa. A las 9 y pico me llam√≥ mi t√≠a, que vive arriba de mi casa, y me dijo ‘ven√≠ que pas√≥ algo’. A√ļn hoy no sabemos por qu√© pas√≥. El no era depresivo, no era adicto. S√≥lo dej√≥ una carta que dec√≠a que no quer√≠a seguir decepcionando”.

“Cuando empez√≥ a dar se√Īales de que entiende lo que pasa alrededor, ¿atinaste alguna vez a preguntarle por qu√© lo hab√≠a hecho?, la consulta Clar√≠n. “No. Pero una vez s√≠ le pregunt√© si se quer√≠a recuperar y me apret√≥ la mano en se√Īal de que s√≠”, responde Camila.

Ese apriete de la mano o un cerrar de ojos fueron las primeras se√Īales de una leve recuperaci√≥n, a mediados del a√Īo pasado. Meses despu√©s, llegar√≠a la muestra que m√°s sorprende a√ļn hoy a sus seres queridos. “Primero hubo alguna sonrisa, pero yo les expliqu√© que pod√≠a ser un reflejo. Hasta que a fines de diciembre, principios de enero, empezamos a notar una risa ‘contextual’, con programas que ve√≠a”, explica Miguel Rodr√≠guez Valc√°rcel, m√©dico de Enzo. Los “programas que ve√≠a”, not√≥ primero su pap√° y luego el resto, eran de humor. Y especialmente de un actor: Guillermo Francella. Entonces, lo que en principio fue una casualidad pas√≥ a ser casi una terapia de est√≠mulos. Desde entonces, todos los d√≠as, aprovechando la programaci√≥n de TV, alg√ļn DVD o la computadora, Enzo mira las repeticiones de Casados con Hijos y hasta Brigada Cola.

“Ni hace falta que Francella diga algo. Con los gestos, √©l ya se r√≠e. Y no es una sonrisa, como al principio. Se r√≠e con ganas”, se entusiasma Camila. “La terapia con el humor es fundamental, no s√≥lo con pacientes con problemas cerebrales sino tambi√©n f√≠sicos”, agrega Laura Fisicaro, la psic√≥loga de Enzo. Quien tambi√©n se enter√≥ de la historia fue el propio Francella. “S√© lo que provoca la risa y lo que puedo provocar en la gente, porque me lo hacen saber. Pero nunca me hab√≠an dicho de algo as√≠, de un caso tan extremo”, le dice el actor a Clar√≠n (ver “Haber aportado...”) y pregunta “c√≥mo est√° ahora”.

En realidad, ni m√©dicos ni familia se animan a vaticinar hasta d√≥nde podr√° llegar la evoluci√≥n de Enzo. Si podr√° volver a hablar o volver a caminar. Se los escucha cautos, pero con esperanzas. Hace poco m√°s de un a√Īo, los aturd√≠a el dolor de no saber si iba a poder vivir. Hoy lo ven sonre√≠r. Todos sue√Īan con un final feliz. Como si fuera una pel√≠cula.

Etiquetas:


Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.