Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Operación Skyfall.

ESPECTACULOS
Cine.
Daniel Craig le dio nueva vida a Bond. Algo maltrecho, ahora el 007 debe salvar a su jefa.
007.

1/11/12

Cuando en la piel de Pierce Brosnan Bond ya era una parodia de sí mismo, la llegada de Daniel Craig, más que devolverle credibilidad, le dio una vida nueva. El 007 de Craig es más seco que un Martini, y en Casino Royale redobló la apuesta por un personaje que, si sigue siendo inoxidable, está ahora más anclado al mundo real. Y por favor olviden Quantum of Solace : en Operación Skyfall Bond vuelve a lucir en su mejor forma, herido en su cuerpo. Y también en su conciencia.

Pareciera que los héroes del cine siglo XXI deben ser huérfanos (Batman, Harry Potter, James Bond, como nos contaron en Casino Royale ) y en el transcurso de sus sagas hay que develar misterios de su infancia.

Rechazo patológico a la autoridad originado en un trauma infantil figura en el expediente del 007, algo que ni en sueños hubiéramos imaginado en los años en que Roger Moore vivía y dejaba morir.

Bond arranca, como de costumbre con una secuencia de acción de aquéllas -difícil empardar la persecución con que abría Casino Royale - en la que 007 va tras un hombre que tiene una lista con agentes infiltrados en organizaciones terroristas. Si se difunden sus identidades, es casi un suicidio. Bueno, Bond pierde al hombre y encima lo matan. A Bond, a James Bond.

Tras los títulos, M (Judi Dench) está a punto de que la retiren. “Al diablo con la dignidad”, casi que le escupe a Mallory (Ralph Fiennes), nuevo presidente del Comité de Inteligencia. No pregunten cómo, pero Bond cual Sparky en Frankenweenie renace. Su pulso al empuñar el arma no es el mismo. Medio maltrecho, estará a las órdenes de su superiora cuando un ataque ciberterrorista esté por destruir al MI6 y a la seguridad nacional.

Que el villano Silva tarde en aparecer, y que sea un Javier Bardem rubio y afeminado no hace más que acrecentar el desafío. Ya no hay científicos locos ni multimillonarios recluidos en una isla desierta donde planean conquistar el mundo. El peligro en Skyfall es más real. Silva parece un Hannibal Lecter, y así Bond tiene un malvado a su medida, como se merece.

Los seguidores del agente con licencia para matar saldrán más que conformes. Hay abundantes guiños (tras una década era hora de que regresara Q, el creador de gadgets , Bond dice que un informe es For her eyes only , por Sólo para sus ojos - y ¿se acuerdan de Moneypenny?), antiguos secretos revelados y más. Hay algo que es cierto. Bond nunca corrió tanto como con Craig agitando sus bracitos. Y está más patriota que nunca. El humor está más acotado, pero el cinismo sigue en la punta de su lengua. Y que Sam Mendes ( Belleza americana y Camino a la perdición ) haya sido el director elegido habla a las claras de que Bond no sobrevivió 50 años para ser cine de autor . Pero un autor puede aportarle mucho al cine de Bond.



Etiquetas:
James Bond

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.