Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Y Luis Miguel fue la frutilla del postre.

ESPECTACULOS
Música.
Los fans, que pagaron hasta 4.000 pesos, pudieron ver al mexicano después del helado.
Amor al mexicano Unas dos mil personas pagaron entre 2.000 y 4.000 pesos para ver de cerca a Luis Miguel.

16/10/12

Con un show exclusivo -y excluyente-, como cierre de una cena de gala de la que disfrutaron dos mil personas, en el Pabellón Azul de la Sociedad Rural, Luis Miguel inició anoche su serie de recitales porteños, en el marco de su gira The Hits Tour .

De estricto negro -traje, camisa y corbata-, el cantante se hizo desear hasta las 23.19, cuando salió a escena y disparó los primeros versos de Mujer de fuego . A partir de entonces, todo se concentró en el intercambio de esas canciones que ya son clásicos, y una devoción cuyo valor fue de los dos mil a los cuatro mil pesos.

Suave , Si te vas , Contigo en la distancia , No sé tú . La temperatura ambiente, en aumento. Y Luismo que arrancó con Bésame mucho , y sigue con Por debajo de la mesa , mientras exhibía una simpatía poco habitual, mie el público femenino Pero la velada había comenzado varias horas antes. Cuando los comensales comenzaron a llegar al predio palermitano: ellos de traje casi sin excepción; ellas, de largo, tacos altos y, en algunos casos, paraguas. Combinación poco glamorosa, pero efectiva para salir del paso.

Ahí, entre los primeros que entraron, Carolina Papaleo inauguró el listado de famosos, al que se agregaron, a medida que avanzaba la noche, Sofía Zámolo, Juan Darthés, Gerardo Romano, Florencia de la V, Carina Zampini, Araceli González, Guillermo Francella, Florencia Tesouro y Nicole Neumann, junto a su esposo, Fabián Cubero.

Con Darthés y Neumann a la cabeza en el ránking de famosos requeridos por el público para fotografiarse, la recepción transcurrió entre tomatitos orgánicos, empanaditas tucumanas de lomo, langostinos marinados y marplatenses, cous cous y varias tablas de quesos.

A la hora de sentarse a la mesa, en un salón dividido en tres sectores, Platinum, Golden y Silver, el menú consistió en una entrada de burrata italiana con jamón crudo, almendras y rúcula, y una compota de tomate y vinagreta de albahaca. Todo regado con vinos de Luigi Bosca o de la Familia Zuccardi, según la ubicación. Y el precio.

Segundo turno, a las 22, para un “ojo de bife en cocción larga en horno de barro con hierbas frescas, acompañado con papas y espárrago”. Y, para el cierre culinario, un copón porteño de helado de crema americana, con merengues y brownies. Entonces sí, llegó el plato principal: Luis Miguel y su poder de encantar.

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.