Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Brad Pitt: “Matalos suavemente”

ESPECTACULOS
Música.
En su nuevo filme, “Mátalos suavemente”, que aquí se estrena en noviembre, encarna a un asesino a sueldo. El actor cuenta, además, cómo viven con Angelina Jolie y los seis hijos de ambos. Y habla de la fama y el paso del tiempo.
Brad Pitt.

16/10/12

Considerado alguna vez desdeñosamente como un galancito con abdominales cincelados, Brad Pitt es ahora la mayor superestrella de Hollywood, un ídolo con imagen de autenticidad. No sólo produce sus películas; muchas de ellas con aspiraciones artísticas ( Babel , El árbol de la vida y su nuevo filme, Mátalos suavemente , que en la Argentina se estrena el mes que viene), sino también otras; grandes y logradas.

El actor de 48 años, que dona millones a obras de caridad a través de la Jolie-Pitt Foundation, también ha sido una presencia permanente en los medios durante dos décadas. Actualmente, comprometidos con la responsabilidad social, él y Angelina Jolie viajan por el mundo con sus seis hijos, perseguidos por los paparazzi y los rumores de separación, o de boda, o de un séptimo hijo; nada de lo cual es cierto, según Pitt.

En Mátalos... interpreta a Jackie Cogan, un sicario de la mafia de Nueva Orleáns que se jacta de liquidar a sus víctimas sin mancharse las manos, a distancia. El filme, de Andrew Dominik ( El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford ), está ambientado en 2008, en los días previos a la elección de Barack Obama como presidente de los Estados Unidos, y hace eje en la crisis económica.

“Habla de la división tóxica en los Estados Unidos. Es un problema grave. La historia gira en torno de una crisis en la economía y los que tienen que depurarla”, dice Pitt.

Usted interpreta a un asesino a sueldo en esta película que es muy violenta. ¿La violencia en la pantalla no le molesta?

Vivimos en un mundo violento. Yo crecí cazando, que es violento. ¿Alguna vez vio cómo se faenan las vacas? Es un acto de barbarie. En ese mundo vivimos. O sea que me parece algo absolutamente importante para el cine.

Su personaje ve la política estadounidense con cinismo; piensa que los Estados Unidos no es un país sino una empresa. ¿Está de acuerdo?

No estoy necesariamente de acuerdo, pero me divirtió interpretar a alguien con opiniones distintas de las mías. Especialmente cuando hay una corriente subterránea, como en esta película. Era una manera interesante de analizar la crisis financiera a través de un filme del hampa, en vez de abordar directamente a la crisis financiera.

¿Dejó atrás su etapa de películas para la familia?

Ahora me arriesgo más. Hacer películas es mucho trabajo y ya que voy a invertir tanto tiempo, tiene que significar algo importante. Me gusta hacer películas complejas que probablemente no llegarían a hacerse en el sistema actual.

Ya produjo 21 películas. ¿Le gusta producir?

Sí. No rinde nada y requiere muchísimo trabajo, pero es divertido.

¿Y tiene en mente dirigir?

No, me volvería loco. No lo haría bien. Prefiero construir casas. Es muy parecido a dirigir, porque es una obra de arte por la que hay que caminar, donde hay que vivir y que te rodea, lo que es emocionante.

Usted y su familia viajan constantemente. ¿No es agotador?

No, me encanta esa aventura. Es una de las ventajas que tenemos los actores para poder meternos en la piel de un lugar. Me he convertido en ciudadano del mundo.

¿Cómo afectan estos desplazamientos a la familia?

Están muy acostumbrados a viajar. Nos sentimos bastante cómodos viviendo con valijas. Somos una unidad militar móvil. Los chicos tienen sus cosas en una mochila y cada uno es responsable de la suya. Tratamos de viajar de noche para que duerman.

¿Y la formación escolar?

Estamos en un programa internacional, o sea que reciben la misma enseñanza en todas partes. Viajar es la mejor educación, experimentar el mundo y otras culturas.

Usted dijo que ser padre ha sido la mayor diversión que ha tenido en su vida...

Y el mayor dolor. Me encanta y puedo recomendarlo totalmente, pero adiós al sueño. Por momentos es un caos, pero en casa hay una alegría tan grande... Mis hijos son lo mejor que me ha pasado.

¿Ser padre de seis, no es demasiado por momentos?

Sé que parece extremo visto de afuera, pero en cierto modo siempre funcioné así. Cuando era chico tenía un amigo con una familia muy numerosa. Me encantaba el caos en la mesa del desayuno y las peleas y las discusiones. En ese momento decidí que si alguna vez lo hacía, lo haría de esa manera.

¿Dónde pasan más tiempo?

Tenemos un campamento base en Los Angeles y estamos por establecer otro en Francia, para que los chicos lleven una vida más normal. Es más tranquilo. La gente nos saluda con amabilidad y nos deja en paz.

¿Qué piensa de las noticias sensacionalistas sobre su familia?

No participamos. No tienen que ver con nosotros. Es algo que se genera a sí mismo. Cuando era más joven lo tomaba como algo personal, y todavía no me explico cómo pueden sentarse a fabricar historias deliberadamente.

¿Es difícil lidiar con los paparazzi?

Son demasiados. Ponen cámaras en las caras de los chicos, los llaman por sus nombres. Angie baja del auto y bajan la cámara hasta el cordón de la vereda para fotografiarle la falda. Es increíble. Angie y yo ahora lo manejamos bastante bien. Tenemos que escondernos detrás de algunos muros, pero estamos bien. Lo peor es que no podemos hacer lo que hacen otras familias, como ir a dar un paseo o salir de compras en familia. Lo abordamos mejor ahora. Es un incordio no poder estar tranquilos, pero no hay mucho que podamos hacer al respecto.

¿Todavía anda en bicicleta sin que lo reconozcan?

Sí, mi anonimato es un casco de motociclista. Puedo pasar por un boludo más en la calle.

¿Qué hacen entonces cuando están en su casa?

Pasamos tiempo con los chicos, inventamos canciones, miramos películas, hacemos asados. Es absolutamente perfecto.

¿Estar cerca de cumplir 50 años le genera alguna preocupación?

No. Me encanta ser un hombre mayor. Las ideas en general se aclaran. Con la vejez llega la sabiduría y en cualquier momento me ocuparé más de la sabiduría que de la juventud. Creo que ser padre cambió todo para mí, en cuanto a perspectiva y en cuanto a cuidarme y querer estar presente para los chicos. Se hace demasiado hincapié en el hecho de aparecer en los titulares o ganar un trofeo... A mí me interesan mucho más las victorias y los triunfos personales.

Traducción: Cristina Sardoy.

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.