Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Natalia Oreiro & Ernesto Alterio: amar en tiempos violentos.

Natalia Oreiro & Ernesto Alterio: amar en tiempos violentos.

En “Infancia clandestina”, que se estrena el jueves, encarnan a dos militantes montoneros durante la dictadura. Ella hace de madre del preadolescente protagonista; √©l, del t√≠o.


Oreiro


18/09/12
Cambiar de pa√≠s, de barrio, de colegio y de nombre. Esconderse en una fortaleza fabricada con cajas de man√≠ con chocolate. Festejar el cumplea√Īos el d√≠a en que uno no naci√≥. O recibir la visita de una abuela con ojos vendados. Esa podr√≠a ser simplemente la historia de una ni√Īez en una familia montonera, pero el relato multiplica sus ra√≠ces.
PODRIA INTERESARTE

M√°s+
RELACIONADAS

M√°s+

Infancia clandestina , opera prima de Benjam√≠n Avila que se estrena el jueves, sit√ļa, en medio del horror de la dictadura, la dulce idea de que el primer amor es el √ļnico que dura para siempre y que los dem√°s son, apenas, formas de olvidarlo.

Natalia Oreiro y Ernesto Alterio protagonizan esta intensa pel√≠cula producida por Luis Puenzo sobre militancia montonera durante la contraofensiva. Ella es Charo, una camale√≥nica mujer capaz de combinar la dulzura de quien entona angelical en una sobremesa Sue√Īo de juventud , de Enrique Santos Disc√©polo, mientras cambia pa√Īales y desenfunda armas. Es madre de Juan, rebautizado Ernesto (Teo Guti√©rrez Moreno), esposa de Daniel (C√©sar Troncoso) y cu√Īada de Beto (Alterio). “Obviamente es un contexto dif√≠cil. Desde el punto de vista de hoy es dif√≠cil despojarse de lo que sucedi√≥, de lo que no funcion√≥. Pero la diferencia de esta pel√≠cula con otras en las que se ha tocado el mismo g√©nero, es la alegr√≠a. En mi personaje era importante la ternura. Que ella pudiera sostener un arma y al mismo tiempo cantar una canci√≥n de cuna”, explica la uruguaya.

Alterio hijo merodea misterioso el restaurante de aires parisinos. Ve que cuelgan de una l√°mpara suntuosa decenas de deseos manuscritos en franc√©s y quiere filtrar el suyo. A los 42 a√Īos, mira para atr√°s y sin sentir que atraves√≥ una infancia clandestina en Espa√Īa tras el exilio de su padre H√©ctor, descubre sentimientos propios en algunos puntos de la pel√≠cula. “Este filme me ata√Īe m√°s de lo que cre√≠a. Pulsa en m√≠ a niveles que yo desconoc√≠a”, admite. “Cuando me fui tenia cinco a√Īos. Me explicaron que hab√≠a que irse y yo no entend√≠a por qu√© me ten√≠a que cuidar, por qu√© mis padres ten√≠an tanto miedo. No me dejaban que me asomara a la ventana durante mucho tiempo porque tambi√©n hubo persecuci√≥n all√° a mi padre. Siento que todos somos hijos de ese tiempo. Y a todos nos afecta”.

Oreiro tambi√©n se siente involucrada desde otro plano con ese tramo de la historia. “Nac√≠ en 1977. La hermana de mi pap√° era militante socialista y se cas√≥ con un militante que estuvo preso en Uruguay. Todo lo que suced√≠a se charlaba. De adolescente fui reclamada como hija de desaparecidos y eso golpe√≥ bastante en m√≠. A partir de eso empec√© a trabajar en Teatro por la identidad y a participar en cosas con las Abuelas. Me instru√≠ mucho m√°s”.

Sin ser autobiogr√°fica, la narraci√≥n del director se apoya en la vida de ese ni√Īo que fue, quien atraves√≥ en carne propia gran parte de lo que ocurre en la pel√≠cula. Hijo de madre montonera en la vida real, les relataba a sus actores el dolor en primera persona (Ver “Contar y sanar”), al tiempo que les ofrec√≠a textos “para entender c√≥mo pensaban esos personajes”. La dupla ley√≥ Lo que mata de las balas es la velocidad y La voluntad , y se entren√≥ en el manejo de armas. “Para Benjam√≠n esta es una historia que tiene ya muy elaborada, y este es el final de ese proceso. La pel√≠cula tiene una condici√≥n sanadora”, juzga Alterio, que hab√≠a protagonizado en el pa√≠s Lluvia , de Paula Hern√°ndez y Las viudas de los jueves , de Marcelo Pi√Īeyro.

¿Comparten esa sensaci√≥n de que la pel√≠cula no pretende centrarse en un punto de vista espec√≠fico sino abarcarlos a todos?

Oreiro : Si. No tiene una bajada de l√≠nea pol√≠tica. Ni para un lado ni para otro. Tiene contradicciones. Habla de una familia y de su lucha. Conviven la alegr√≠a con la tristeza, la muerte con la vida todo el tiempo. Nosotros conocemos la historia a 30 a√Īos de lo que sucedi√≥ y as√≠ es m√°s f√°cil hablar. Pero algo muy distinto es actuar mientras algo sucede. Yo sent√≠ ganas de acompa√Īar al director en ese proceso de sanaci√≥n. El exorciza parte de lo que vivi√≥.

Alterio : La película apela a las emociones más que a las ideas. Eso es lo interesante.

Ahora que sos madre, ¿Tuviste esa rara contradicci√≥n de retratar a una madre tan convincente que en su sue√Īo pone en riesgo, sin querer, a la vez, la vida de sus hijos?

Oreiro : Eso es lo interesante que abre el debate. Con el diario de ma√Īana es f√°cil hablar. Yo ten√≠a mil cuestionamientos respecto a tener ni√Īos en esa situaci√≥n. Y los personajes lo transitaron de manera muy natural. Ellos cre√≠an que sus hijos eran los que continuar√≠an esa lucha. Y siento entonces que Juan, el ni√Īo protagonista, estaba feliz en esa situaci√≥n. El tambi√©n sent√≠a que estaba haciendo algo importante. No hay bajadas de l√≠nea en la historia. Dependiendo su forma de pensar, cada uno se queda con lo que se queda.

Tanto ustedes dos como Troncoso encarnan a militantes distintos. Algunos desde el lugar del disfrute, del romanticismo, otros m√°s desde el deber…
Alterio : Eso es lo bueno, la multiplicidad de puntos de vista. Mi personaje, por ejemplo, en oposici√≥n al hermano. Ocupan cargos diferentes en esa c√ļpula mientras todo se derrumba alrededor. Cada uno tiene diferentes cosas en juego.

Oreiro : Cada uno toma la militancia desde un lugar, pero lo importante es que ellos estaban viviendo con amor, y más allá de la tristeza y la alegría trataban de disfrutarlo. No esperaban que los vinieran a matar.

Se elige contar el costado m√°s violento desde la animaci√≥n. ¿Destacan ese recurso como un acierto en el modo de evitar el morbo?

Oreiro: Sí, fue un acierto que no fuera explícita la violencia. No está el golpe bajo. La violencia siempre está en otro campo, lo más difícil siempre está contado desde los dibujos. Eso hace que sea una película no violenta y sí conmovedora.




No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.