Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Un tipo impuntual, genial y profundamente querido.

Un tipo impuntual, genial y profundamente querido.


Y a ti pol qu√© te llaman Neglo?”, le gritaron una vez a Fontanarrosa, cuestion√°ndole la legitimidad de su tez, desde la platea del teatro Jos√© Mart√≠ de La Habana.


Tres grandes de la historieta. Caloi, junto a Quino y, al
piano, el Negro Fontanarrosa, en Rosario, 1999.



9/05/12
Al Negro Caloi no se la hubieran cuestionado tanto, habida cuenta de su color más oscuro. Pero algo acaba de hermanarlos en otro (el peor) sentido: abandonarnos demasiado pronto, enfatizando la sensación que uno tiene de injusticia ante las muertes prematuras.
PODRIA INTERESARTE

M√°s+
RELACIONADAS

M√°s+


En Ediciones de la Flor, Kuki Miler y yo venimos editando los libros de Caloi desde tiempo inmemorial: tengo que recurrir a viejos cat√°logos para ubicar el a√Īo de edici√≥n de la primera recopilaci√≥n de tiras de Clemente, que apareci√≥ en 1998. Antes, en 1996, El libro de Clemente , era una antolog√≠a tem√°tica de historietas del personaje, con un estudio preliminar de Elvio Gandolfo, responsable tambi√©n de un extenso reportaje al autor. Antes y despu√©s hubo cinco tomos de Con el deporte no se juega , colecciones de sus informados chistes sobre deportistas, el √ļltimo de ellos recogiendo sus dibujos en colores. Y Humor de amores (publicado tambi√©n por Glenat en Francia), Mi Buenos Aires querido , Con todo el humor del alma , Todo es cultura … Como dice Gandolfo en el texto mencionado, “…lejos de crear un mundo autosuficiente, fijo, en el que la √ļnica reforma progresiva son personajes que se agregan meditadamente, seg√ļn la l√≥gica de la familia humana, Clemente zafaba del clima esperable de una tira c√≥mica y era, muchas veces, simplemente una historieta de aventuras”. Eso explica, en parte, su longevidad: nacido en la √©poca de Lanusse y el Gran Acuerdo Nacional como personaje secundario del Bartolo conductor de tranv√≠a, se mantiene vigente y renovado.

Durante la √ļltima dictadura militar, la insurrecci√≥n homeop√°tica –otra hubiera sido suicida– que signific√≥ la exhortaci√≥n de Clemente a tirar papelitos en los partidos del Mundial despert√≥ una adhesi√≥n que superaba lo deportivo.

La presencia de Caloi en la Feria del Libro era una constante: tanto en las mesas redondas de humoristas que organizaba De la Flor como firmando en nuestro stand. Y con otra constante: siempre llegaba tarde, muy tarde, lo que motivaba ovaciones cuando sub√≠a al escenario luego de que los dem√°s panelistas estaban hace rato instalados y conversando. Y un dato m√°s: Caloi fue el √ļnico de entre los muchos humoristas gr√°ficos que nos acompa√Īaron a quien le ped√≠a dibujos y firmas el personal de limpieza de la Feria. No era solamente, creo, por la presencia de su personaje en la tele: su humor calaba hondo en lo que, a falta de palabra mejor, llamar√© “sectores populares”.

Lo extra√Īaremos mucho.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.