Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

“No maté a mi mujer, pero no me animo a entregarme”

“No maté a mi mujer, pero no me animo a entregarme”.


Fabián Algieri está prófugo desde marzo, cuando debían empezar a juzgarlo por el crimen de Valeria Garcerón, una asistente social de 39 años. “Siento que me condenaron antes de tiempo”, le dijo a Clarín. Lo acusan de asesinar a su esposa y fingir un suicidio.


Fabiám Algieri y Valeria Garceron.



14/05/12
Valeria Laura Garcerón tenía 39 años, era asistente social y mamá de una nena de siete años. En 2005 apareció muerta en un pasillo de su casa de Marcos Paz. Alrededor de su cuello tenía ceñido con un solo nudo el lazo de tela de una bata de su marido.
PODRIA INTERESARTE

Más+
RELACIONADAS

Más+

“Suicidio” fue la hipótesis inicial. Pero tiempo después la investigación dio un giro y el marido de la víctima, Fabián Algieri (hoy de 48 años), pasó a ser no solo el principal sospechoso sino que la Justicia encontró elementos suficientes para llevarlo a juicio oral y acusarlo de homicidio .

Está sospechado de matar a su mujer y haber fingido un suicidio.

El juicio debía hacerse el 14 de marzo pasado pero Algieri nunca se presentó . Está en calidad de prófugo. Desde la clandestinidad, se contactó y habló con Clarín : “Yo amaba a mi mujer. Teníamos una relación normal y mi hija y mi suegra son testigos. Yo sé lo que luché por la salud de Valeria, que últimamente estaba traumada y deprimida. Ella se quiso suicidar tres veces antes de su muerte y eso nadie lo toma en cuenta . No quería vivir más. Pero si alguien la mató quiero ser el primero en saberlo. Soy inocente”, resumió. Algieri, que se dedicaba a la venta de huevos y tenía un salón de fiestas antes de estar prófugo, dice que ahora vive con el aporte de amigos. Y asegura tener elementos para demostrar que no es el asesino.

– Entonces, si usted es inocente y tiene pruebas, ¿por qué no se presenta al juicio? – “No maté a mi mujer, pero no me animo a entregarme. No tengo garantías. Hay peritajes a mi favor que nunca se endosaron a la causa, me hicieron un examen psiquiátrico que salió perfecto, se perdieron elementos para la reautopsia, se modificó el horario de la muerte y se inventaron frases como si fueran mías. Hasta se me calumnió con que tenía una relación con un hombre. Siento que todo fue arbitrario, que me condenaron antes de tiempo”.

Garcerón y Algieri estuvieron casados 10 años. Sus familias vivían a pocas cuadras, en Marcos Paz, de donde ambos son oriundos. Según Algieri jamás tuvieron problemas de pareja pero su mujer perdió dos embarazos y “quedó traumada”.

Hubo otro detonante por el cual Algieri dice que se suicidó. “Su papá era su ídolo y cuando descubrió que tenía otra mujer y hacía una vida paralela, se desmoronó y entró en una depresión que se manifestó hasta en las vacaciones” .

РPero que est̩ deprimida no significa que quiera suicidarse.

– “Yo le decía que pensara en la hija y entonces se reponía pero tenía altibajos. Empezó un tratamiento psiquiátrico y hasta pedí que la internaran si era necesario. Se sumó a eso que empezó a trabajar en el Consejo del Menor y la Familia y comenzó a tener presiones en el trabajo por la problemática que trataba”.

El viudo remarcó que la madre de su mujer fue testigo de todo lo que le pasaba a la hija. También de sus intentos de suicidio. De hecho, la propia madre de la víctima apoya la versión de su yerno.

El padre, murió. En tanto, las amigas de la víctima son las que siguen adelante con el juicio.

“Un día la mamá la encontró con un cuchillo y otra vez andaba pidiendo un revólver que heredé de mi abuelo. Hasta a una amiga de ella, Silvia, le comentó que el Sarmiento (por el tren) era su solución.

Todo esto hizo que estuviera sin trabajar como siete meses. Ella no quería vivir más, se ponía violenta, pero no teníamos otros problemas. Yo la amaba”.

Del informe de Levantamiento de Rastros surgió que Valeria fue encontrada en el pasillo de su casa y en principio surgió que se había ahorcado con los tirantes de una viga.

Pero la viga está en la habitación de la hija y no donde la encontraron. Tampoco había rastros o huellas de marcas, ni arrastres en el piso o las paredes.

En la casa no había signos de violencia y las puertas estaban cerradas por dentro.

La causa de la muerte había sido un paro cardiorespiratorio por asfixia por estrangulamiento.

Los médicos legales hablan de “lesiones producidas por dígito presión, estrangulamiento manual”.

– La Justicia lo acusa de asesinato pero para usted, ¿ que fue lo que le pasó a su esposa? “Se estranguló, tomó el lazo y lo apretó hasta desvanecerse. Y usó el lazo de mi bata porque ella no tenía bata. Se lastimaba y hasta se negaba a tomar los remedios. Después de muerta me di cuenta de que me mentía en eso”.

– ¿Qué testigos tiene para demostrar que en el momento de su muerte usted no estaba con ella? – “Ese día repartí huevos a clientes y después me fui a la agencia de autos de un amigo que visitaba siempre, y había ahí otras cinco personas. Un rato antes me vio mi cuñado en una bicicletería arreglando la bici de mi hija. Eran cerca de 19.30. Pasé por el súper a comprar leche para la nena y después fui a casa y me encontré a mi mujer muerta. Un vecino me vio y me saludó. La fiscal Miriam Rodríguez dijo que la muerte fue entre las 18 y 19. Yo no estaba ahí. Tampoco nunca dije que se suicidó. Yo decía: ‘por qué me hiciste esto’. Estaba desesperado”.

Algieri asegura que vive aislado y que lo que más le duele es no poder ver a su hija, pero esperará una resolución judicial de Casación para decidir cómo sigue. “Pase lo que pase, mi vida ya está arruinada. La única fuerza que tengo me la da mi hija, aunque hace meses que no la veo”, concluye Algieri.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.