Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

En el Gobierno, ni una sola palabra sobre la detención de los hermanos.

En el Gobierno, ni una sola palabra sobre la detención de los hermanos.

El kirchenerismo mantuvo silencio sobre el caso que involucra al área de Planificación.


Sergio. El mayor de los Schoklender, en Tribunales en septiembre de 2011.
Ayer se ocultó de las cámaras.


16/05/12
La Justicia detuvo ayer a los hermanos Sergio y Pablo Schoklender. Est√°n acusados de formar parte de una asociaci√≥n il√≠cita que estaf√≥ a la Fundaci√≥n Madres de Plaza de Mayo. La propia Hebe de Bonafini dice que eso fue as√≠. Ning√ļn funcionario de relevancia del Gobierno Nacional hizo ayer declaraciones sobre estos hechos, que impactan en una agrupaci√≥n de Derechos Humanos crucial en la simbolog√≠a K, pero tambi√©n en la transparencia de la administraci√≥n de los fondos del Ministerio de Planificaci√≥n Federal, de Julio De Vido.
PODRIA INTERESARTE

M√°s+
RELACIONADAS

M√°s+

La hipótesis de los investigadores del caso es que los Schoklender estafaron a las Madres de Plaza de Mayo quedándose con alrededor de 70 millones de pesos de los 750 millones que la Casa Rosada giró la fundación de Bonafini para construir viviendas sociales.

Los funcionarios que deb√≠an controlar las obras que no se hicieron son el subsecretario de Obras P√ļblicas, Abel Fatala; y el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Luis Bontempo.

La investigación judicial que busca determinar la responsabilidad de administración nacional en esta trama es encabezada por el juez Marcelo Martínez De Giorgi y está parada.

El caso Schoklender estalló cuando Clarín informó que los hermanos parricidas se habían peleado entre ellos por cuestiones de dinero, siempre vinculado a la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

Eso ocurri√≥ en marzo del a√Īo pasado.

Varios funcionarios del Gobierno dejaron trascender en su momento, siempre en off the record, que fue la propia Presidenta la que le dijo a Bonafini que debía apartar a Schoklender de su agrupación porque tenía información sobre sus desmanejos financieros.

Lo cierto es que ning√ļn funcionario nacional denunci√≥ a los Schoklender en la Justicia; ni tampoco se impuls√≥ alguna investigaci√≥n administrativa interna para saber c√≥mo fue que buena parte de la construcci√≥n de las viviendas sociales de las Madres se hab√≠an frenado a pesar de los cientos de millones de pesos estatales destinados a esos fines. La Fundaci√≥n Madres de Plaza de Mayo ya no funciona como una constructora de obra p√ļblica. Sus viviendas son ahora levantadas por empresas privadas, o por cooperativas vinculadas a los movimientos sociales kirchneristas.

Clarín pudo saber que el funcionario que sigue controlando esos temas es el silente Abel Fatala.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.