Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Se viene el doble 9.

Se viene el doble 9.


Juntar a dos centrodelanteros es una tendencia que crece en el f√ļtbol argentino. Seg√ļn Jos√© Pepe Romero “da efectividad”. En cambio, Walter Perazzo afirma que “se quitan espacios”.


Doble 9.


Con la mudanza del pendenciero Teo Guti√©rrez de Avellaneda a Lan√ļs, no s√≥lo se produjo en esta semana un cambio sustancial que afect√≥ a Racing y al plantel de Gabriel Schurrer, que lo acaba de sumar para encarar la Copa Libertaodres a partir de los octavos de final. En Racing, el colombiano ven√≠a jugando con Gabriel Hauche, un delantero por afuera. Ahora, en Lan√ļs, lo har√° junto a Mariano Pavone, otro 9 y de las mismas caracter√≠sticas que √©l. Esta nueva dupla que se ha formado no hace m√°s, en definitiva, que acentuar una tendencia que crece en el f√ļtbol argentino, la del doble 9 .
PODRIA INTERESARTE

M√°s+
RELACIONADAS

M√°s+


Y m√°s all√° de los perfiles propios de cada uno de los 9 que transitan las canchas del pa√≠s, la pregunta que emerge por decantaci√≥n tiene que ver con el estilo con el que se juega en el √°mbito dom√©stico: ¿antes no se pod√≠a y ahora s√≠? ¿El doble 9 es una necesidad, una moda o un nuevo rasgo del f√ļtbol nacional? Mat√≠as Almeyda ven√≠a jugando con el Chori Dom√≠nguez y Fernando Cavenaghi, mientras David Trezeguet esperaba en el banco. Pero con la fuerza de su talento, el franc√©s se gan√≥ un lugar en este River que ma√Īana frente a Instituto protagonizar√° el partido m√°s destacado de todo el fin de semana. Y bien vale el ejemplo de River, porque ac√° no se trata de establecer barreras entre la Primera y la B Nacional, sino que la cuesti√≥n pasa por entrelazar los sistemas de juego que hoy por hoy marcan tendencia en la Argentina. Cavenagih-Trezeguet, puntualmente, es una f√≥rmula capaz de encender el gran debate. En esta producci√≥n aparece la opini√≥n de Carlos Morete, un 9 insaciable de ayer y de siempre, quien sostiene que no pueden jugar juntos porque se estorban.

¿Pero es tan as√≠? Cuando se trata de dos 9 con la tremenda lucidez que tienen ellos, que encima atraviesan un presente a pura eficacia, marginar a uno se parece a una herej√≠a. El desaf√≠o, justamente, es poder generarles desde lo estrat√©gico el contexto ideal con los volantes y acaso tambi√©n con los laterales que lleguen por afuera, para que Trezeguet y Cavenaghi rindan en los metros finales de la cancha al mismo tiempo sin naufragar en el intento.

No son todos iguales los nueve, desde ya. Y por eso se allana el camino de la convivencia dentro de un mismo módulo cuando uno de ellos se dedica a cumplir funciones que trascienden las fronteras del centrodelantero específicamente potente y goleador.

Darío Cvitanich supo desde el primer minuto que con la llegada de Santiago Silva a Boca, tendría que ser él -y no el Pelado ex Vélez- quien bajara más para asociarse con los que lleguen de atrás. Y no sólo es cuestión de bajar. También, de moverse en formato de medialuna para cubrir los espacios a cada costado de quien va de punta. Y esto no es jugar de mediapunta, una función que suele ejecutar un mediocampista ofensivo. Esto también es darle forma al doble 9.

A los n√ļmero 9 se los abastace de manera diferente seg√ļn las caracter√≠sticas de quienes llegan por afuera y por adentro. Incluso no es lo mismo un equipo con cuatro volantes en l√≠nea (el r√≠gido 4-4-2) que aquel que, a√ļn sin un enganche, presenta un doble 5 y un doble comando a la hora de la elaboraci√≥n.

Los dos 9 al mismo tiempo se presentan muchas veces durante el desarrollo del segundo tiempo, cuando apuran las necesidades. Pero hoy el fen√≥meno, sin ser un√°nime, desde luego, parece abarcar una segmento m√°s que importante en el mapa del f√ļtbol vern√°culo. Ah√≠ est√°n Facundo Parra y el Tecla Ernesto Far√≠as pidiendo pista en Independiente. En V√©lez, Ricardo Gareca cuenta con Mauro Obolo y Lucas Pratto. Ahora que lleg√≥ a San Lorenzo, Caruso Lombardi recuper√≥ a Emanuel Gigliotti, marginado en la recta final del ciclo de Leonardo Madel√≥n. Con la inminencia del partido del domingo ante Banfield, Caruso ayer empez√≥ a manejar la chance de ponerlos juntos a Gigliotti y Carlos Bueno , que ya dej√≥ atr√°s un desgarro.

“En All Boys jugamos muchas veces de esta manera con Gigliotti-Matos; Campod√≥nico-Matos; Ferreyra-Matos.

Se puede jugar con doble 9 y es una tendencia que se est√° acentuando cada vez m√°s en el f√ļtbol argentino porque te da efectividad ”, afirma el t√©cnico del equipo de Floresta, Jos√© Pepe Romero.

Pero as√≠ como se lleg√≥ a la c√ļspide del debate con aquella decisi√≥n de Marcelo Bielsa de no poner juntos a Gabriel Batistuta y Hern√°n Crespo en la Selecci√≥n, aqu√≠ mismo surge el punto de vista de Walter Perazzo como contrapeso de lo expresado por el DT de All Boys. “No soy de la idea de poner dos 9 juntos. Se quitan espacios. La marca de uno termina molestando a otro. Generalmente tienen movimientos parecidos y siempre uno termina resignando cosas porque se superponen las posiciones”, dice el ex 9, hoy t√©cnico de Olimpo. Aunque deja una frase que lo sintetiza todo: “En definitiva, son gustos...”.


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.