Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Candela : "Hugo fué quien la mató, a él se le fué la mano"

Compartir
Candela Rodriguez.

Un testigo de identidad reservada acusó a un hombre con antecedentes de narco, que ayer se convirtió en el sexto detenido del caso. Sin embargo, su declaración dejó dudas y puntos confusos.
La causa por el crimen de Candela Sol Rodr√≠guez (11) sum√≥ ayer un sexto detenido, Hugo Elvio Berm√ļdez (53), un ex presidiario con antecedentes narco. Cay√≥ porque un testigo de identidad reservada lo acus√≥: “Hugo fue quien la mat√≥. Se le fue la mano”.
Su testimonio –que dej√≥ muchos puntos oscuros– le sirvi√≥ a los investigadores para reconstruir el posible recorrido de Candela hasta su asesinato. Permiti√≥ sumar pruebas contra dos de los ya detenidos: el carpintero Ram√≥n N√©stor Altamirano (55) y la depiladora Gladys Mabel Cabrera (41), apresados el lunes a la noche. Y deriv√≥ en la detenci√≥n de Hugo Elvio Berm√ļdez, que en la madrugada de ayer cay√≥ en su casa de Avellaneda 290 (Mor√≥n) y quien fue caracterizado como “un transa” (vendedor de drogas) peruano de la zona. En su hogar se incautaron una aspiradora, con material del que se intentar√° extraer ADN, y una camioneta Partner roja en la que hab√≠a sogas y preservativos (ver El sospechoso...).
“Se comenta en el barrio que Hugo fue quien la mat√≥, que a √©l se le fue la mano. Hugo conoc√≠a a Candela y a la familia de Candela. Ten√≠a problemas con la familia de Candela”, dijo el testigo, sin entrar en detalles sobre este conflicto. A pesar de que diversas fuentes pusieron en duda su relato, el fiscal Marcelo Tavolaro lo us√≥ para pedir las detenciones que hasta ahora se hicieron en la causa.
El testigo –al que algunos vecinos califican como “buch√≥n de la Bonaerense”– complic√≥ a Altamirano, a Cabrera y Berm√ļdez al vincularlos con la casa de la calle Kiernan 992 (Villa Tesei): un vaso y un bol con restos de comida hallados all√≠ ten√≠an rastros del ADN de Candela y son hasta hoy la prueba m√°s contundente del expediente.
El relato del testigo –que seg√ļn una versi√≥n es mujer– comienza con una descripci√≥n de una Candela con libertad de movimientos el martes 23 de agosto, 24 horas despu√©s del d√≠a en que su madre dijo que desapareci√≥. “Yo estaba dando vueltas por el barrio y vi a Candela que estaba a la vuelta de mi casa”, declar√≥.
Siempre hablando de ese martes 23, sostuvo que tambi√©n vio a N√©stor Altamirano llev√°ndole comida a la nena (aunque no dijo a d√≥nde) y que vio a su esposa “medio rara, que miraba para todos lados”. Agreg√≥ que, por la tarde, el carpintero “y su sobrino, que tiene unos 24 a√Īos, de tez blanca, ojos oscuros, pelo negro y tiene un Gol color azul, se llevaron a Candela, pero no por la fuerza”.
“Le prometieron que le iban a dar comida y ropa y se la llevaron a la casa de N√©stor y Nelly” agreg√≥, se√Īalando al domicilio de Altamirano y su esposa, N√©lida. Es una casa ubicada en Charr√ļas 1081 (Tesei), que fue allanada varias veces desde el viernes pasado.
Del relato del testigo –que vivir√≠a cerca de Altamirano– se desprende que la nena estuvo en la casa de Charr√ļas s√≥lo unas horas. “Est√°bamos todos durmiendo. Escuch√© c√≥mo a alguien le tapaban la boca, unos pasos y c√≥mo rasgu√Īaban las paredes. Yo golpe√© una pared y ah√≠ empezaron a rasgu√Īar. Volv√≠ a golpear y despu√©s no escuch√© m√°s nada”, cont√≥. “Al rato, Mariela, Jazm√≠n y yo (no trascendi√≥ qui√©nes son) escuchamos una frenada de un auto, por lo que sal√≠ y escuch√© a una nena que gritaba ‘Ayuda, ayuda’. La subieron al Gol azul del sobrino de N√©stor (el joven no est√° preso) y se la llevaron a la casa rosa de la calle Kiernan”, explic√≥.
En ese domicilio, que tambi√©n fue allanado, dijo haber visto al d√≠a siguiente al carpintero y a su mujer. “A la noche si pasabas por la casa rosa escuchabas pasos y que se mov√≠an mesas”, dijo.
En este punto de su relato sum√≥ a “Hugo” (luego identificado como Hugo Elvio Berm√ļdez). “Hugo es un transa que anda en el barrio y en la semana lo vi que fue a la casa rosa tambi√©n (...) Y en la semana le mand√≥ mensajes a Mariela (no aclar√≥ qui√©n es) diciendo que se iba porque estaban haciendo allanamientos y ten√≠a miedo y Mariela le dijo: ‘Bueno, pero a m√≠ no me metas en tus quilombos’”.
Luego cont√≥ que el fin de semana antes de que apareciera muerta Candela vio “el Gol del sobrino de N√©stor dando vueltas por la zona” y que “uno de esos d√≠as” vio al carpintero entrando “a la casa con una bolsa gris” que estaba vac√≠a.
Por fin, sin dar m√°s precisiones, apunt√≥: “Micaela (no dijo qui√©n es) me cont√≥ que ten√≠a los ojos rojos cuando la mataron, como para afuera”.
Si hay algo extra√Īo en esta declaraci√≥n es que quien la verti√≥ parece haber estado muy cerca de las distintas escenas casi permanentemente. El testigo lleg√≥ al punto de decir que en un momento se cruz√≥ con Altamirano y vio que este “ten√≠a un pelo negro enganchado en una u√Īa”, dejando entrever que podr√≠a ser de la nena.
Ni una vez nombr√≥ a los otros tres detenidos, los acusados de encubrimiento: Alfredo Monteros, el padre de √©ste, y Gustavo Valenzuela (44), todos vinculados a una Trafic blanca como la usada para arrojar el cuerpo de Candela. Al ser indagados, los dos primeros dijeron ayer haber ido a la casa de Kiernan a retirar muebles de un familiar y negaron v√≠nculos con el caso. En tanto Gladys Cabrera, due√Īa de esa propiedad, afirm√≥ ayer que la ten√≠a alquilada y que quienes fueron a buscar muebles eran del Ej√©rcito de Salvaci√≥n.





No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.