Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

La increíble historia del "apriete" de Carrefour a un delegado sindical.

Compartir
Mafia en Carrefour ?.

Tiene un legajo impecable, pero la empresa lo despidió cuando fue elegido delegado gremial. Recibió amenazas y una patota lo dejó en terapia intensiva. Cómo sobrevive hoy.
V√≠ctor Hugo L√≥pez sobrevive gracias a los trabajos precarios que se ve obligado a realizar para mantener a su esposa (quien est√° embarazada) y a su peque√Īa hija. Es empleado jer√°rquico de Carrefour Avellaneda, pero la empresa lo despidi√≥ de forma injustificada y se niega a cumplir con la orden judicial que obliga a reinstalarlo en su puesto. Su carrera como empleado “modelo” de la cadena se transform√≥ de forma radical cuando decidi√≥ ejercer el derecho de ingresar en la actividad gremial ante lo que consideraba condiciones laborales injustas.

“Empez√≥ como encargado en la sucursal de Adrogu√©. Como era un excelente empleado, lo ascienden a jefe y lo pasan a Avellaneda. La compa√Ī√≠a le ve potencial de futuro gerente y lo mandaron a Rosario, para asistir en la apertura de nuevas sucursales. Despu√©s pas√≥ por Quilmes y volvi√≥ a Avellaneda, siempre con excelentes referencias”, explic√≥ a 24CON Mart√≠n Fonseca, trabajador de Carrefour Avellaneda.

“Pero despu√©s de eso, a los que trabajamos como personal jer√°rquico nos dan un aumento irrisorio, que en su caso fue del 1%, lo que fue una cargada porque gan√°bamos menos que las personas que ten√≠amos a cargo cuando en realidad deb√≠a ser una proporci√≥n de 4 veces m√°s. Por eso en el 2007 se present√≥ y gan√≥ la elecci√≥n como delegado del Sindicato de Personal Jer√°rquico de Comercio”, record√≥ Fonseca, qui√©n adem√°s se desempe√Īa como Secretario de actas del SPJC.

Sin embargo, su idea de militar fue tomada como un foco conflictivo por la empresa. “V√≠ctor empez√≥ con los pedidos y la empresa lo intim√≥ a que cese con los reclamos, sin reconocer formalmente al sindicato ni su condici√≥n de delegado, aunque en los hechos V√≠ctor mediaba e incluso negoci√≥ en situaciones de despidos. Despu√©s sucedi√≥ un hecho confuso”, explic√≥ su compa√Īero.

Cuando V√≠ctor volv√≠a de su casa a la salida del trabajo, una patota lo intercept√≥ y lo golpe√≥ de forma salvaje. No le robaron nada, aunque llevaba una Palm, un celular caro, dinero y el anillo de oro de su casamiento. “Ni bien pas√≥ me llama y me pide que lo vaya a buscar a Burzaco. Cuando llego veo un tipo con la cara destrozada y con el saquito y la corbata puesta. Le pegaron con sa√Īa”, explic√≥ Fonseca, a quien Carrefour le proh√≠be usar el mail interno de la empresa, una herramienta fundamental para su tarea.

Por los golpes recibidos, López debió ser atendido en terapia intensiva. Víctor no tiene dudas que la agresión se relaciona con su actividad gremial, aunque es imposible afirmarlo y mucho menos probar la relación entre ambos sucesos, por lo que prefiere no hablar debido a las instancias legales que mantiene con la empresa. Pero lo peor estaba por llegar.

En abril del a√Īo pasado, V√≠ctor –de licencia por ART- se acerc√≥ a Carrefour a retirar unos recibos de sueldo y discuti√≥ con el Jefe de la sucursal, qui√©n declar√≥ que L√≥pez lo insult√≥. A ra√≠z de esto, la empresa le comunica su despido. “Yo presenci√© la discusi√≥n como Jefe de Seguridad, escuche el reclamo de aumento, pero no hubo ning√ļn insulto. Despu√©s de eso, al ver esa injusticia, me sum√© al sindicato”, declar√≥ Marcelo Frette, actual delegado de la sucursal Avellaneda.

“La empresa nunca present√≥ ning√ļn testigo del insulto por eso despu√©s de 7 meses se gana la medida cautelar y la justicia ordena que V√≠ctor L√≥pez sea reinstalado en su puesto, medida que se cumpli√≥ en noviembre de 2010. Sin embargo, en mayo de este a√Īo lo vuelven a despedir y negarle el ingreso a su puesto de trabajo por otro supuesto insulto a un jefe, sin cumplir con la orden judicial de mantenerlo reinstalado”, explic√≥ la abogada Paula Quinteros.


“Incluso cuando se decide desconocer la medida cautelar de reincorporarlo, el local estuvo rodeado por infanter√≠a y gendarmer√≠a para negarle el ingreso, cuando las fuerzas de seguridad no tienen como funci√≥n custodiar a una empresa privada como Carrefour que incumple con una orden judicial”, sostuvo. Y agreg√≥ que “Algunas empresas suelen manejarse como un estado dentro de un estado, donde derechos garantizados constitucionalmente como el derecho a manifestar terminan en la puerta”.

La causa por el despido discriminatorio por actividad sindical de V√≠ctor Hugo L√≥pez se tramita ante el Juzgado Nacional del Trabajo N°49 bajo el expediente N° 36975. All√≠ se solicita la declaraci√≥n de nulidad del despido por discriminatorio y la reinstalaci√≥n laboral, medida cautelar apelada por la empresa y confirmada por la Sala V de la C√°mara Nacional de Apelaciones del Trabajo.

“Hasta ahora es empleado de Carrefour, porque el despido es nulo, pero la empresa no lo deja entrar. Judicialmente, ya se tomaron todas las medidas hasta que haya una nueva sentencia para la reinstalaci√≥n del trabajador en su puesto”, explic√≥ Quinteros. Pero hasta que la justicia se expida, V√≠ctor sigue en su espera de que le reconozcan su derecho a trabajar y exigir mejores condiciones laborales.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.