Top Ad unit 728 × 90

Ultimas Noticias

Villa-Devoto

Trata de personas: no llegan a 20 los condenados en todo el país

En un relevamiento a nivel nacional, Tiempo Argentino logr√≥ ponerles rostro a los responsables de esta pr√°ctica aberrante. Los especialistas denuncian que existe connivencia con la polic√≠a y sectores del poder pol√≠tico. El delito est√° tipificado desde hace tres a√Īos.

SOCIEDAD
/ A pesar de que la trata de personas ya est√° tipificada en el C√≥digo Penal de la Argentina desde hace poco m√°s de tres a√Īos, los condenados en todo el pa√≠s por este grave delito no llegan a 20 personas. El 30 de abril de 2008 entr√≥ en vigencia la Ley 26.364, espec√≠fica para la “prevenci√≥n, sanci√≥n y asistencia a sus v√≠ctimas”, pero no hay estad√≠sticas oficiales que especifiquen la cantidad de sentencias judiciales. Ante la falta de esas cifras, Tiempo Argentino hizo un relevamiento period√≠stico e identific√≥ a seis condenados s√≥lo en las provincias de C√≥rdoba, Entre R√≠os, Misiones y Santa Fe.
Parad√≥jicamente, las ONG que luchan contra este flagelo calculan que existe medio mill√≥n de personas esclavizadas, sobre todo en la industria textil, el trabajo rural y el √°mbito prostibulario. La mayor√≠a llega de pa√≠ses lim√≠trofes, como Bolivia y Paraguay, pero tambi√©n son reclutadas en las provincias de Misiones, Formosa y Chaco. Seg√ļn la ONG La Alameda, el n√ļmero de mujeres explotadas sexualmente asciende a 20 mil, y de acuerdo a un informe de la ONU del a√Īo 2010, la mayor√≠a de las v√≠ctimas “proviene de situaciones de inestabilidad econ√≥mica donde ni sus necesidades b√°sicas, ni las de sus familias est√°n satisfechas y sin medios reales de mejorar socialmente debido a sus bajos niveles de educaci√≥n”.
El vicepresidente de La Alameda, Mario Ganora, sostuvo que “para que existan esas grandes redes de trata debe haber una red de protecci√≥n de las fuerzas de seguridad, del Poder Judicial y del aparato pol√≠tico”. Tambi√©n agreg√≥ que, a partir de investigaciones realizadas por la ONG, pudieron advertir “la complicidad de fiscales del Poder Judicial de la Naci√≥n, que est√°n desobedeciendo instrucciones espec√≠ficas del procurador Esteban Righi para no hacer las investigaciones y clausura de prost√≠bulos”.
La provincia de Santa Fe fue la primera en aplicar una condena por el delito de trata, seg√ļn lo estipulado en la Ley 26.364. Ocurri√≥ el 27 de noviembre de 2009 cuando el tribunal oral federal de esa ciudad sentenci√≥ a diez a√Īos de prisi√≥n a Julia Arminda N√ļnez, de 55 a√Īos, acusada de ser un eslab√≥n clave en el reclutamiento de dos mujeres, una de ellas menor de edad, que actualmente est√° desaparecida. Bajo la promesa de darles trabajo como empleadas dom√©sticas, convenc√≠a a las chicas y a sus familiares para que las entreguen, para luego ponerlas en manos de una red prostibularia que operaba en la localidad bonaerense de Am√©rica. El caso termin√≥ de cerrarse el 1 de junio de este a√Īo, cuando la justicia provincial conden√≥ por el mismo delito a Juan Ram√≥n “Pollo” Rojas, a 17 a√Īos de prisi√≥n.
En Entre R√≠os se sentenci√≥ a cuatro a√Īos y medio de c√°rcel a Roberto Eduardo Sander, por explotar en 2008 a una joven formose√Īa en su cabaret de Villaguay. Este a√Īo, en la misma provincia, Emanuel Oscar Baldomir recibi√≥ una condena de tres a√Īos de prisi√≥n condicional por un hecho ocurrido en la localidad de Strobel, cuando intent√≥ trasladar a una mujer para obligarla a ejercer la prostituci√≥n.
En C√≥rdoba, en mayo de 2010, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N¬ļ 2 encontr√≥ a Hugo Ram√≥n Palacio culpable como autor penalmente responsable del delito de trata de personas menores de edad con fines de explotaci√≥n, agravado por la utilizaci√≥n de enga√Īo y el abuso de una situaci√≥n de vulnerabilidad de las v√≠ctimas, en grado de tentativa.
En la misma provincia, hace cinco a√Īos, hubo dos casos resonantes que vincularon el mundo de la prostituci√≥n con el de las fuerzas policiales. Aunque a√ļn no estaba en vigencia la ley de trata, hubo condenas ejemplares. En julio de 2006, la C√°mara del Crimen de Bell Ville sentenci√≥ a 14 a√Īos de prisi√≥n a Jorge Luis Gonz√°lez, due√Īo del prost√≠bulo Puente de Fuego, de directa llegada con la polic√≠a local, en la ciudad cordobesa de Inriville. All√≠, un grupo de j√≥venes eran sometidas a ejercer la prostituci√≥n, adem√°s de sufrir torturas dentro de una cueva donde permanec√≠an atadas. El tribunal tambi√©n sentenci√≥ a tres a√Īos y medio a Valeria Calder√≥n y a tres a√Īos a Vanesa Luisina Payero y Carolina Soledad Zapata, las tres mujeres que en el juicio declararon espont√°neamente para admitir que ejerc√≠an la prostituci√≥n en ese local.
En diciembre del mismo a√Īo, el ex cabo Gabriel Eduardo Jalil, de 36 a√Īos, fue condenado a cinco a√Īos de prisi√≥n e inhabilitaci√≥n para ejercer cargos p√ļblicos por ocho a√Īos por los delitos de promoci√≥n y facilitaci√≥n de la prostituci√≥n de mujeres mayores.
En abril de 2010, en Misiones, fueron condenados Noem√≠ Helfistaich, quien regenteaba un burdel en la localidad de Andresito, y Francisco Loureiro a 15 y diez a√Īos de c√°rcel, respectivamente, por los delitos de trata y tr√°fico de persona.
Si bien los fiscales y especialistas reconocen que la sanci√≥n de la Ley 26.364 agiliz√≥ la coordinaci√≥n entre las jurisdicciones al considerar a la trata un delito federal, muchos de ellos coinciden en que la legislaci√≥n es insuficiente (ver recuadro). Tambi√©n se√Īalan varios obst√°culos a la hora de profundizar las investigaciones y desentra√Īar la madeja de complicidades que esconden las redes del comercio sexual.
Daniel Pablovsky, a cargo de la Fiscal√≠a Correccional N¬ļ 4 de la Ciudad de Buenos Aires, le confes√≥ a Tiempo que hay dos problemas principales: “Hay un conflicto de √≠ndole procesal, ya que el sistema de procedimiento es antiguo y obstruye las investigaciones sobre estos temas. Tambi√©n faltan equipos de investigaci√≥n que dependan directamente del investigador, sobre todo cuando se ha determinado, en muchas ocasiones, v√≠nculos entre las fuerzas policiales y las estructuras vinculadas a este tipo de delitos.”
La titular de la fiscal√≠a del distrito 3 de C√≥rdoba capital, Hebe Flores, tambi√©n es una especialista en temas que involucran la explotaci√≥n sexual a mujeres. En di√°logo con este diario, se√Īal√≥ que “la trata es una consecuencia de la naturalizaci√≥n de la prostituci√≥n que funciona por las leyes del mercado. Hay un cliente que consume el servicio y un proxeneta que lo ofrece. Hay que empezar a hablar con claridad y decir que la trata es una forma de violencia de g√©nero y responde a patrones socioculturales.”
Y agreg√≥ que “la forma m√°s efectiva de combatir a las redes es coordinar fuerzas entre el √°mbito local, provincial y nacional y rodearse de un grupo de profesionales de estrecha confianza. No alcanza con meter preso al due√Īo del prost√≠bulo. Hay que avanzar hacia la red de complicidades que existen, ya sea el poder policial o pol√≠tico.” Un claro ejemplo de impunidad lo protagoniz√≥ el propio ex jefe de la Divisi√≥n de Trata de la Polic√≠a Federal, Jorge Omar Fern√°ndez, quien fue separado de su cargo en junio pasado luego de que lo acusaran de conformar una asociaci√≥n il√≠cita dedicada a coimear y regentear prost√≠bulos (ver recuadro).
Este tipo de locales est√°n prohibidos en el pa√≠s por ley desde el a√Īo 1936, pero la normativa se incumple en todos los rincones de la Argentina. En la mayor√≠a de los casos est√°n encubiertos bajo el nombre de whisker√≠as o boliches “Clase C”. En Santa cruz, por ejemplo, existe el barrio prostibulario m√°s grande del pa√≠s. All√≠ hay 20 burdeles distribuidos en dos manzanas, uno al lado del otro. Hace pocos a√Īos, la jueza local los clausur√≥, pero un mes atr√°s la C√°mara Federal provincial determin√≥ su reapertura.
A tres a√Īos de sancionada la Ley 26.364, todos los especialistas coinciden en que el nivel de condenados por este tipo de delitos es muy bajo. Algunos, como la titular de la Red Nacional Alto al Tr√°fico y la Trata (RATT), Viviana Caminos, aseguran que ese n√ļmero alcanza a los 20. Sin embargo, la diputada por la Coalici√≥n C√≠vica, Fernanda Gil Lozano, sostuvo que “hay menos de 20 condenas. Y no son las personas grosas, ni las que mueven a las chicas.” En el mismo sentido, el vicepresidente de La Alameda, Mario Ganora, advirti√≥ que “en general, son perejiles. Las grandes redes de proxenetismo no est√°n capturadas.”


No hay comentarios.:

Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.