Inglés, a marzo: advierten que en Argentina falta una política nacional para la enseñanza

VILLA DEVOTO
Un informe internacional que se presenta hoy dice que es el único país de la región con este déficit. Otras naciones lo establecen como prioridad educativa, definen currículas específicas, y esquemas de evaluación y de formación de los docentes.



 Barrio, eventos, leidas, Notas, portada, villadevoto, ingles, educación, escuelas, aprendizaje, idiomas
Inglés, a marzo: advierten que en Argentina falta una política nacional para la enseñanza.
Compartir



Relacionadas

Más+

Destacadas

Más+




11/10/2017

Que el inglés es el idioma de estos tiempos, que es vital para avanzar en el estudio y en el trabajo. A esta altura pocos se atreven a poner en duda estas afirmaciones. Con mayor o menor decisión, los países avanzan con diversas políticas para que la enseñanza del inglés llegue a la mayor cantidad de chicos en sus territorios.

Muchos lo establecen como prioridad educativa, o definen currículas específicas, o elaboran esquemas de evaluación y de formación de los docentes. Los países de la región avanzan con algunas o con todas estas opciones. Menos la Argentina, que aún no tiene un plan nacional de enseñanza del inglés, de acuerdo a un estudio internacional que se presenta hoy en nuestro país.

El informe “El aprendizaje del inglés en América Latina” fue elaborado por un grupo de especialistas convocados por “El Diálogo Interamericano”, con sede en Washington, con el apoyo de la empresa Pearson. Estos expertos relevaron cómo se está enseñando el inglés en diez países de la región: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay. De allí se desprende que mientras que la mayoría ya asignan recursos específicos, definen currículas o esquema de evaluación y formación docente , nuestro país no avanzó significativamente en ninguno de estos aspectos.

“Argentina y Brasil son los únicos dos países de la región que no tienen una política integral de educación del inglés a nivel nacional, pero Brasil -a pesar de sus dificultades actuales- ha dado pasos adelante desde el Ministerio de Educación y terminaron definiendo al inglés como una prioridad educativa”, dijo Ariel Fiszbein, director del Programa de Educación del Diálogo Interamericano y uno de los autores del informe.

“Es cierto que algunas provincias argentinas avanzaron, pero ni en el Consejo Federal ni en ningún área del sistema nacional de educación se aborda la enseñanza del inglés”, agrega Fiszbein.

Desde el Ministerio de Educación nacional dijeron que “la enseñanza obligatoria de una segunda lengua es un tema central en la agenda educativa actual” y que “la Subsecretaría de Innovación Educativa lleva adelante un proyecto que consiste en entorno virtual para la enseñanza de inglés que permite el aprendizaje y la práctica del idioma con enfoque en habla y pronunciación, lectura, escritura y gramática”.

El informe que se presenta hoy examina las mejores prácticas y las áreas de debilidad de la enseñanza de inglés en América Latina y concluye que el dominio del idioma “es muy bajo en la región”. Los autores citan ejemplos de políticas exitosas como el plan “Ceibal en inglés” o el programa “Inglés Abre Puertas (PIAP)” de Chile.

La Argentina, de todos modos, lidera el rankings de competencia de inglés de la región elaborado “English First” y que se consigna dentro del informe. Se ubica como el único país latinoamericano calificado con un nivel “alto” de dominio del idioma en personas mayores a 18 años. Es un estudio muestral.

Cristina Banfi, gerente operativa de Lenguas del Ministerio de Educación porteño, explica que la Argentina tiene una tradición histórica en la enseñanza del inglés. “Fuimos los primeros de la región en tener una formación docente específica y una cobertura alta. Pero en las últimas décadas, países como Chile, Colombia o Uruguay empezaron a implementar programas con parámetros internacionales más actuales, en asociación con organismos de los EE.UU. y Gran Bretaña, que son los que señala el estudio”.

Para Banfi la Argentina tiene ahora como “asignatura pendiente” lograr “un punto de encuentro entre la tradición que tenemos y las tendencias que se manejan hoy en la enseñanza del idioma en el mundo”. “Es positivo aprender lo que pasa en el mundo para pensar nuevas alternativas”, dice.

“En Argentina hay mucha hipocresía, porque los que terminan aprendiendo bien inglés son los chicos de sectores con más poder adquisitivo, que pueden pagar institutos privados”, afirma Fiszbein. De acuerdo a este especialista, “la enseñanza del inglés tiene que formar parte de la visión estratégica de un país. Es una habilidad fundamental del siglo XXI. Hoy casi ningún país discute si hace falta una política nacional de enseñanza del inglés, el debate es cómo hacerlo”, agrega.

Uno de los puntos que debaten los expertos es si el inglés tiene que ser obligatorio en la educación básica. La Ley de Educación Nacional, de 2006, establece que se debe garantizar “la enseñanza obligatoria de al menos un idioma extranjero” en las escuelas “dándole prioridad a los sectores más desfavorecidos”. No se habla del inglés, cuando la mayoría de los países –incluido Brasil- ya empiezan a incluir en sus normativas la necesidad de que se enseñe ese idioma.

El informe destaca las falencias en el nivel de los profesores de inglés. Afirma que Costa Rica y Chile tienen los docentes mejor preparados y que es “muy alto” el porcentaje de profesores con un nivel más bajo del esperado en toda la región.

En las escuelas públicas solo la mitad tiene idiomas La enseñanza de inglés en las escuelas es muy desigual en la Argentina. Mientras que la mitad de los alumnos de las primaras públicas (un 52,5%) tienen idioma extranjero en el aula -el inglés es el principal-, en las privadas ese índice llega al 90% de los chicos, según los datos del último Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA. Pero hay algo más preocupante: los alumnos pobres son los que menos acceso tienen.



“La desigualdad no es solo entre chicos que van a escuelas públicas y privadas, sino que entre los que van a escuelas públicas también hay diferencias: los alumnos más pobres son los que menos inglés tienen en la escuela”, dice Ianina Tuñón, coordinadora del estudio de la UCA.

La desigualdad también es muy grande de acuerdo al lugar en el que haya nacido cada chico argentino. El informe de la UCA muestra que mientras que en Capital el déficit de inglés en las escuelas primarias es del 12,2%, en el Conurbano bonaerense llega al 37,3% y en el interior del país al 49%. Hay provincias donde más de la mitad de los chicos no estudian un segundo idioma en la escuela.

Esto se debe, en gran parte, a que cada provincia tiene su propia normativa y mientras que en algunos distritos la enseñanza del inglés forma parte de la currícula desde primer grado hay otros en los que el idioma recién se introduce en la secundaria.

Capital y Corrientes están entre los distritos donde la enseñanza del idioma arranca en primer grado. “La Ciudad lo ofrece desde 2009. En 2015 ya tuvimos los primeros egresados que cursaron todos los años. Además, tenemos 26 escuelas plurilingües y los centros CESIES, gratuitos, para todas las familias que quieran que sus hijos profundicen en el idioma”, explicó Diego Meiriño, subsecretario de planeamiento educativo porteño.

En Provincia, el idioma inglés se dicta a partir de cuarto grado. Hay algunas escuelas que tienen proyectos pedagógicos que dan inglés desde primero. En las escuelas públicas de Mendoza, en tanto, se enseña inglés desde séptimo grado. Son dos horas semanales. Además, hay un 10% de alumnos, los que van a colegios con jornada extendida, que llegan al idioma un año antes: desde sexto grado. “Los gobiernos provinciales tienen la responsabilidad de definir el alcance, los ritmos y las modalidades de implementación de la enseñanza de idiomas”, dijeron desde el Ministerio de Educación nacional. Agregaron que promoverán que haya “un avance sustantivo” en los próximos diez años.

En Uruguay usan la tecnología para llegar a cada una de las aulas



En el estudio sobre enseñanza de inglés en la región que se presenta hoy se menciona como un caso de buenas prácticas el “Plan Ceibal en inglés”, que se viene desarrollando en Uruguay desde 2012. Es una extensión del “Plan Ceibal”, el primero de la región que repartió masivamente netbooks en las aulas. La “versión inglés” hace uso de las videoconferencias para conectar a los alumnos con los profesores en forma remota. Esos docentes están ubicados en distintos países, entre ellos la Argentina.

Claudia Brovetto, coordinadora del plan contóque el proyecto surgió en 2011, cuando se plantearon cómo cumplir con las normativas de ese país que establecen que el inglés se debe enseñar en las escuelas en forma obligatoria.

“En ese momento, sólo el 10% de las escuelas públicas tenían inglés. El problema central era la falta de profesores. Lo que se nos ocurrió fue usar la tecnología. Pero para eso hizo falta que se combine una inversión muy grande en fibra óptica más el equipamiento especial de videoconfrerencia, más el marco institucional que lo permitió”, dice Brovetto.

Lo más curioso es que, además de profesores uruguayos, enseñan a distancia docentes de Argentina, de Filipinas, del Reino Unido y de los Estados Unidos. Esto se hace a través de convenios entre el Plan Ceibal e institutos de estos países. En el caso argentino, ahora hay docentes del British Council, del Lenguas Vivas y del English Services (Córdoba).

“Ceibal en inglés” hoy llega a aulas de 4° a 6° grado que no tienen profesor de inglés presencial. Para Brovetto es clave la participación de la maestra de clase en el proceso, que trabaja en equipo con el profesor remoto. Hoy en día, el plan llega a 60.000 chicos uruguayos y, según los especialistas, está teniendo muy buenos resultados en términos de aprendizajes.





Ver Promociones
Ver Guía Comercial
Ver Restaurantes en El Barrio
Ver Delivery en el Barrio



.