"Superhéroes virtuales": usan la tecnología para cambiarle la vida a la gente

NOTICIAS DEL BARRIO
Son personas comunes. Pero aprendieron a conseguir objetivos gracias a las redes sociales.
¿Puede tu smartphone ayudarte a cambiar el mundo? Varios ejemplos demuestran que sí. Gracias a ese aparatito que tiene el 67% de los argentinos, las personas comunes pueden convertirse en "héroes virtuales" que arman campañas, insisten a funcionarios, recaudan dinero, o instalan polémica. También lo usan, con mayores conocimientos técnicos, los emprendedores que aportan su grano de arena. Clarín reunió a algunos de ellos y cuenta su historia.



 Noticias del barrio
"Superhéroes virtuales": usan la tecnología para cambiarle la vida a la gente
Compartir



Relacionadas

Más+

Destacadas

Más+




4/7/2017

Solidaridad

¿Puede tu smartphone ayudarte a cambiar el mundo? Varios ejemplos demuestran que sí. Gracias a ese aparatito que tiene el 67% de los argentinos, las personas comunes pueden convertirse en "héroes virtuales" que arman campañas, insisten a funcionarios, recaudan dinero, o instalan polémica. También lo usan, con mayores conocimientos técnicos, los emprendedores que aportan su grano de arena. Clarín reunió a algunos de ellos y cuenta su historia.

Conmovedoras historias de argentinos solidarios

Salvina Spota (42) vive en Palermo, es cantante y compositora, aunque tiene mucho "trabajo" en Twitter. Con insistencia, se impone ante funcionarios y obras sociales. También lidera un equipo formado por unos 100 tuiteros que amplifican los mensajes: "uno se toma el trabajo de arrobar a todos los famosos", precisa. Sus publicaciones llegan a los 500 retuits y las 100.000 impresiones. Es tanto el alcance, que la gente le pregunta "¿cómo puedo ayudar?" y hasta la reconocen por la calle.

"Superhéroes virtuales": usan la tecnología para cambiarle la vida a la gente Salvina Spota es una justiciera en Twitter (Rubén Digilio).

Todo empezó con Alan, un nene de La Rioja que necesitaba un traslado de hospital urgente. El tema alcanzó relevancia nacional y una vez "ganada la causa", el grupo tuitero festejó con un asado. Desde entonces, Salvina no paró. La siguiente fue Brittany, una salteña de 15 años que necesitaba un trasplante. "En el lugar donde se hospedaban no entraba la silla de ruedas y comían día por medio. La situación era muy límite", cuenta. Gracias a donaciones, pagaron estudios en el Fleni y consiguieron un hotel tres estrellas.

"Superhéroes virtuales": usan la tecnología para cambiarle la vida a la gente Mateo Salvatto, de 18 años, creó una app para personas sordas (Rubén Digilio).

Otro que quiere ayudar es Mateo Salvatto. Apenas terminó el secundario, este chico de 18 años se puso a desarrollar una aplicación que brinda mayor independencia a las personas sordas. Se llama "Háblalo" y su uso es muy simple. Actúa como un traductor “voz- texto” y “texto-voz”. Si escribimos una frase, el celular la pronuncia. Y si alguien nos habla, aparece lo que dijo escrito en la pantalla. Disponible en Android, tiene 6.200 descargas y más de 4.000 usuarios activos en Latinoamérica y España.

"Mi mamá es intérprete y profesora, y luchó por los derechos de los sordos. Tengo amigos y conocidos que lo son. Por eso busqué una manera de ayudarlos", cuenta el futuro analista de sistemas. Pero Mateo va más allá, y tiene planificadas otras dos aplicaciones para esta comunidad. "Estoy armando un equipo de desarrollo, porque solo no doy abasto. Busco a personas que sepan programar bien y que tengan ganas de ayudar a otros", cuenta el joven emprendedor.

El Batman solidario de La Plata que alegra a chicos internados Según la última encuesta de Voices!, 8 de cada 10 argentinos se consideran solidarios y son las mujeres quienes más lo sienten: el 28% se declara "muy solidaria" contra el 20% de los hombres. Es que para colaborar no existen las excusas. Ni los hijos, ni los trabajos detuvieron a Mamis Solidarias, un grupo de 11 mujeres que viven en Canning. Tienen cuentas en Facebook, Twitter, e Instagram. A través de las redes sociales se suman muchas "amigas" con sus aportes. Y fue por un mensaje privado en Facebook como les llegó el caso de Víctor Sanabria, un chico de 13 años que estuvo internado y con el que estuvieron muy comprometidas.

“Las redes sociales son una herramienta maravillosa”, dice Laura Furman (42), community manager y una de las creadoras del grupo. “Generamos un puente entre los que quieren ayudar y los que lo necesitan. Apoyamos a dos merenderos, a una comunidad guaraní en Misiones, y damos charlas en colegios”, describe.

Otra forma de colaborar es a través del "crowdfunding" o financiamiento colectivo. Permite a cualquier persona u ONG crear una página para recaudar donaciones con un fin determinado. En otras palabras, invita a "hacer una vaquita" en forma virtual. La plataforma Nobleza Obliga es la única exclusiva para fines solidarios de la Argentina y fue la primera de Latinoamérica. Tiene unos 15.000 usuarios registrados y ayudó a financiar 375 causas.

¿Cómo surgió la idea? "Vimos que era una buena herramienta para los casos sociales. La gente lo hacía naturalmente, salía a buscar ayuda", responde Mariano Ruani, su fundador. "Buscamos darle transparencia: el responsable cuenta qué hizo con la plata. Todo es visible", agrega. En cada causa se define cuánto dinero se necesita y se pone un tiempo límite. Aunque no se alcance el objetivo, la persona recibe todo lo recaudado. Así, crearon la Casa-Museo de Ernesto Sábato, entregaron canastas navideñas para 25 familias, y juntaron 75.000 pesos para Leonel Ferreyra, un nene de 4 años con parálisis cerebral.

Con un objetivo diferente –juntar firmas, no dinero-- Change.org es famosa en todo el mundo. En Argentina la usan casi 5 millones de personas y tenemos el índice más alto de “victorias”: desde 2013 hubo 835. Esto significa que quienes iniciaron la campaña lograron su objetivo. Cada petitorio va dirigido a alguien, por ejemplo un funcionario. Y cada vez que un ciudadano firma, esa persona recibe un mail. Por eso, Carlos Sarasibar (53) dice con euforia: “le explotamos la casilla al Ministro de Educación de la Provincia”.

Este empleado de una empresa autopartista, que vive en La Plata, viaja dos veces por año a Salta con el grupo Integración Neken Nanju. Ahí conoció a Dino Montes, un maestro bilingüe (wichi-español). Gracias a un petitorio online que superó las 35.000 firmas le renovaron el contrato laboral. "Necesitaba que la comunidad se involucre con un desconocido y lo publiqué en Change.org. Firmó gente de muchos países. Quedé tan conmocionado, que escribí un libro sobre la experiencia", cuenta este justiciero virtual.

LOS AYUDADOS

Nuevo hospital para Alan Lezano de La Vega. Este chico de 10 años, de La Rioja, tiene una insuficiencia renal crónica y una enfermedad inflamatoria intestinal. Un grupo de tuiteros organizaron una rifa, con la que compraron un audífono y fue una ayuda económica para la familia. Además, lograron que la obra social lo traslade al Hospital Italiano, donde lo atienden en forma ambulatoria. "Gracias a Dios está mejor. Está en lista de espera (para un trasplante de riñon). Antes yo tenía que pelear por los catéteres, pero en este hospital no. Todo es más ágil", cuenta a Clarín su mamá, Ana de La Vega.

Unas 4.000 personas sordas usan '¡Háblalo!'. Uno de ellos es Federico Sykes, director del Festival Internacional de Cine Sordo de Argentina. "La aplicación es muy útil para la comunidad sorda, incluyéndome. Nos sirve para poder comunicarnos con las personas oyentes", explica. "Antes, muchas veces me sentía frustrado porque siempre tenía que depender de algún oyente para ayudarme a hacer cosas. Ahora, gracias a esta app, puedo hacer tramites en el INCAA y otros lugares sin preocuparme sobre cómo comunicarme. Creo que es una gran herramienta que beneficiará a muchas personas sordas", agrega.

La Casa-Museo de Ernesto Sábato. El hijo del escritor, Mario Sabato, quiso restaurar la casa donde vivió su padre, en Santos Lugares, y convertirla en un museo. El municipio le otorgó un subsidio, pero solo alcanzaba para la mitad de las obras previstas. Entonces, pidió ayuda a la comunidad virtual. Junto al equipo de Nobleza Obliga, creó una página para recaudar donaciones. Participaron 106 personas, que juntaron casi 68.000 pesos. "Gracias a vos, hoy la casa museo es un sueño cumplido", publicaron como respuesta.

Mantener el puesto a maestro wichi. Dino Montes trabaja en la escuela 4197 del paraje Misión La Esperanza, en Salta. La mayoría de los alumnos pertenecen a la etnia wichi y necesitan un maestro bilingüe para entender a los que hablan en español. Dino cumplía esa función de intérprete (wichi-español), pero en el segundo año de trabajo no le querían mantener el puesto. Los chicos se iban a quedar sin su ayuda y él sin poder alimentar a sus dos hijos, uno de ellos con leucemia. Gracias a una petición en Change.org, le renovaron el contrato y hoy sigue trabajando en la escuela.

Una pieza para Víctor Sanabria. Es un chico de 13 años que padece sarcoma de Edwin --un tumor de los huesos-- y estuvo internado en el Garrahan. Las Mamis Solidarias lo ayudaron a construir un baño y una pieza en su casa, en Lomas de Zamora. Gracias a donaciones, consiguieron mano de obra, sanitarios, tanque de agua, griferías, calefón, caños y techo. Hicieron el nexo con un profesor de guitarra que le dio clases en el hospital y le llevaron videos con saludos de jugadores de Boca. La semana pasada, Víctor recibió el alta.



Ver Promociones
Ver Guía Comercial
Ver Restaurantes en El Barrio
Ver Delivery en el Barrio



.