Familares, compañeros y amigos despidieron a Tomas Salvagni en Pilar

NOTICIAS DEL BARRIO
Barrio
Era el gerente de la división comercial de AGEA. Tenía 48 años y murió en Mar del Plata cuando participaba de un encuentro gerencial del Grupo Clarín.
Tomás Salvagni era gerente de la división comercial de Agea. Murió el miércoles en Mar del Plata de un paro cardiorespiratorio, mientras participaba de un encuentro gerencial del Grupo Clarín.


 Barrio
Familares, compañeros y amigos despidieron a Tomas Salvagni en Pilar
Compartir



Relacionadas

Más+

Destacadas

Más+




17/11/2016

Ayer al mediodía, amigos, familiares, compañeros del mundo del rugby y de trabajo le dedicaron una despedida multitudinaria en el cementerio Jardín de Paz, en Pilar. Salvagni tenía 48 años y era conocido por "agarrar los fierros calientes", por ser "un luchador". Es por eso que sus amigos del Hurling Club lo llamaban "Wallace".

Hubo una larga fila de autos -más de 300- al costado de la ruta que esperaban para participar de la ceremonia. La capilla quedó colmada rápidamente y muchos de los asistentes debieron acompañar la despedida desde afuera. Es que Salvagni pertenecía a una familia muy grande, de origen irlandés, y con muchas ramas (tenía otros tres hermanos y era padre de cinco hijos). En homenaje a sus raíces, el cortejo fue acompañado de un músico que tocó la gaita.

"Nunca vi tanta gente en un entierro. Tomy tenía muchos grupos de gente que lo quería y lo respetaba. Sus colegas de rugby, del mundo de la publicidad, su familia, nosotros. A donde iba conocía a alguien", dijo entre lágrimas Alejandro Morales, ex gerente de Administración y Finanzas de Agea que compartió con él nueve años de trabajo. "Era un tipo muy querido, siempre lo respeté y lo quise mucho. Era un generador de buena onda permanente, de buena vibra, donde estaba él siempre se armaba un buen grupo”, dijo el abogado Ignacio Sáenz Valiente. Además de su dedicación al rugby y al trabajo, Tomás solía organizar “raids” en moto por rutas del norte del país, como el que realizó hace pocas semanas con un hermano y algunos amigos.

Tomás vivió toda su vida en el barrio porteño de Villa Devoto. Estudió en el colegio Villa Devoto School y luego se graduó como licenciado en Administración de Empresas. Tenía un Master en Gestión Internacional en la Universidad de Thunderbird, Arizona, Estados Unidos, donde había residido.

Estaba a cargo la publicidad y el marketing de todos los medios de AGEA: los periódicos Clarín, Olé y La Razón y las revistas Viva, Elle, Genios y Shop, además de otros sub-productos de estas ediciones, tanto en papel como en digital. Había desarrollado gran parte de su carrera profesional en esta compañía. Ingresó en 1999 y se desarrolló como jefe de Producto, Gerente de Ventas, y asumió la Gerencia de la División Comercial de AGEA en 2014.

Salvagni era miembro de una de las familias fundadoras del club Hurling: los Quinn. Su padre jugó en el plantel superior, su mamá jugaba al hockey y él mismo llegó a ser Capitán General de Rugby. "Y cuando el club empezó a ir mal él se hizo cargo del fierro caliente. Vino y dijo 'tenemos que hacer algo para levantarnos. Y logró poner al club en Primera nuevamente. Para nosotros era un tipo de un liderazgo absoluto y lo contagiaba permanentemente. Era un luchador incansable, todos nosotros le decíamos Wallace", dijo Andrés Quinn, su primo y presidente del club. Salvagni era el vice.

Estaba casado con María Alejandra -Marita-- con la que tuvo cinco hijos, Nicola (21), Luca (19), Augusto (17), Renata (13) y Piero (5). Fue Nicola el elegido para leer unas palabras escritas por su padre poco tiempo antes de su muerte: (...) el club es "el lugar de encuentro de las familias, de los primos, alrededor de un deporte o un juego. Se encuentran los abuelos con los nietos. Aunque se alejen, si pueden, sigan viniendo al club, son los mejores 30 minutos de auto que invertirán en su vida, y los amigos que se hagan acá, serán eternos. Somos reconocidos por la calidez y por el lindo Club que tenemos. Queremos crecer y mejorar, queremos con nuestra idiosincrasia, ser exitosos, porque es el fruto del esfuerzo y el trabajo en equipo. Tenemos que participar donde podamos, siempre hay lugar para aportar, y les aseguro, este club te devuelve todo lo que le das con creces. Es el mejor Club del mundo, es el nuestro, es el Hurling Club". El entierro terminó como hubiera querido: cantando juntos el Himno del Club.

Ver Promociones
Ver Guía Comercial