Un túnel para que no se inunde la zona norte,

NOTICIAS DEL BARRIO
La Ciudad anunció que en agosto arrancarán las obras en la cuenca del arroyo Vega. El conducto, de 8,4 kilómetros, beneficiará a más de 300 mil vecinos de Belgrano, Núñez, Urquiza y Colegiales, entre otros barrios.


 Villa Devoto
Un túnel para que no se inunde la zona norte
Compartir



Relacionadas

Más+

Destacadas

Más+




18/5/2016

Después de la megaobra para contener los desbordes del arroyo Maldonado, llegó el turno del arroyo Vega. Sabido es que los barrios del norte porteño están en alerta ante cada temporal climático. Que el desborde de la cuenca del arroyo Vega, debajo de la calle Blanco Encalada, ha dejado históricamente a miles de damnificados en Núñez, Belgrano, Villa Urquiza, Colegiales, Villa Pueyrredón, Parque Chas, Chacarita, Devoto y Agronomía. Este año, el Gobierno porteño promete activar una solución definitiva. Luego de la ampliación del ramal Monroe (afluente del Vega), ahora anuncia que en agosto comenzará a construir el segundo túnel de la cuenca del arroyo, la obra hidráulica más importante luego del Maldonado, que beneficiará a 300 mil vecinos de la zona. La inversión es de 135 millones de dólares y, según prometen, estará lista en tres años.

La primera etapa consistió en la ampliación del ramal Monroe desde la avenida del mismo nombre hasta el emisario principal bajo las vías del tren Belgrano Norte. Allí, se triplicó el área de descarga de las aguas pluviales y se mejoró la capacidad de escurrimiento. Ahora, el Gobierno porteño anuncia la parte más importante de los trabajos: comenzará la construcción de un viaducto de 8.400 metros de longitud con punto de origen en la esquina de las calles Nueva York y Helguera, en Villa Devoto, y que continuará bajo la traza de la calle Salvador María del Carril y la avenida La Pampa hasta desembocar en el Río de la Plata.

Los trabajos, que se enmarcan dentro del Plan de Asistencia a la de Riesgo de Inundaciones para la Ciudad y serán ejecutadas por las empresas Roggio, Cartellone y Supercemento, se dividen en dos tramos. El primero de 2.400 metros, que será construido mediante métodos de excavación convencional, y otro de 6.000 metros, para el que se utilizará una tunelera construida especialmente en Alemania, similar a la que se usó para las obras del Maldonado y que tardará al menos un año en llegar al país. La metodología de trabajo será la misma que se utilizó con los aliviadores del arroyo que corre bajo la avenida Juan B. Justo.

También se harán obras de derivación del emisario principal al nuevo túnel en la avenida Constituyentes, Barzana, Victorica, Lugones y ramal Elcano; una estación de bombeo para limpieza y mantenimiento del túnel; y la construcción de ramales secundarios. De esta forma, aumentará la capacidad de captación de los sumideros y de la red de conductos alternativos gracias a la creación de 18 nuevos ramales, con lo cual serán 12 en total los kilómetros de la obra. Los nuevos tendidos del túnel aliviador, también llamado Segundo Emisario del Vega, permitirían incrementar un 40% la capacidad de escurrimiento.

Bajo suelo porteño La cuenca del arroyo Vega transcurre dentro de los límites de la Capital: limita al norte con la cuenca del arroyo Medrano, al sur con la del Maldonado y al este, con el Río de la Plata. Abarca una superficie de 1.700 hectáreas y su desembocadura en el Río de la Plata, a la altura de Ciudad Universitaria, comprende una estructura de hormigón que ya mitiga las inundaciones en las cercanías de River y en la parte baja del arroyo. Sin embargo, aún quedan por resolver las inundaciones que provoca el resto de la cuenca los días de grandes tormentas en las zonas más urbanizadas del norte porteño.

La obra para aliviar el caudal del Vega, el segundo en importancia después del Maldonado, estuvo parada durante mucho tiempo por falta de financiamiento. Para obtener un préstamo del Banco Mundial, la Ciudad necesitaba el aval de la Nación ante el eventual endeudamiento, pero una disputa política demoró la resolución. El ex ministro de Economía, Axel Kicillof, llegó a frenar los avales. Destrabado el conflicto, el organismo financiero otorgó 200 millones de dólares para obras hidráulicas. “Cuando finalicen las obras, los vecinos de Belgrano, Colegiales, Villa Urquiza, Villa Pueyrredón, Parque Chas, Chacarita, Agronomía y Villa Devoto prácticamente dejarán de tener el problema de las inundaciones que los vienen afectando históricamente”, prometió el Gobierno porteño.

Otras obras

Arroyo Maldonado

Se prevé la construcción de 31 kilómetros de conductos secundarios y terciarios que alimentarán a los dos principales, inaugurados tras el préstamo anterior del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento.

Arroyo Cildánez

Se realizarán varias intervenciones en la cuenca para impulsar la recuperación ambiental del lago Soldati mediante la eliminación de desechos sólidos, la recolección y desvío de las aguas residuales que actualmente se vierten allí. También se construirán los Ramales Villa 6, Nagera y Asturias Sur y un Área de retención de excedentes hídricos.

Arroyo Medrano

Queda pendiente la construcción de un aliviador para este arroyo que nace en Tres de Febrero y llega hasta el norte porteño.

Limpian el túnel del arroyo Maldonado

Cada día, kilos de basura se filtran a través de los sumideros y se acumulan debajo de las calles de la Ciudad. El eje de mayor envergadura es el del túnel aliviador largo del Maldonado: más de cien cuadras, desde el cruce de la calle Cuenca y la avenida Juan B. Justo hasta la desembocadura del arroyo en el Río de la Plata. Hace diez días, terminó el proceso de limpieza y mantenimiento anual de la que se considera la obra hidráulica más grande de la Ciudad.

En la desembocadura del arroyo, en las inmediaciones del muelle del Club de Pescadores, en Costanera Norte, el procedimiento completo de limpieza, que consistió en llenar de basura volquetes, se realizó en ocho días y trabajaron unas cien personas. Se utilizaron grúas de cinco toneladas que levantaban los volquetes cargados y los volvían a bajar vacíos.

El procedimiento había empezado con el vaciado del túnel que pasa por debajo de los barrios de Versalles, Liniers, Villa Luro, Vélez Sarsfield, Floresta, Villa Santa Rita, Villa Mitre, Caballito, Villa Crespo y Palermo. Para eso, se cerraron las compuertas en ambos extremos y se extrajo el agua con bombas que la expulsaron al río, tarea que demandó varios días.

Las máquinas que removieron la basura y los sedimentos acumulados recorrieron el túnel de 6,9 metros de diámetro y 9.850 metros de longitud en tramos. También se utilizaron ataguías para desviar el curso de agua y lograr una superficie seca, lo que permitió revisar y reparar cualquier anomalía en la estructura, las juntas y las grietas. Y se aprovechó para lubricar y ajustar las compuertas.

La basura más común es la de latas de gaseosa y bolsas, pero hasta han aparecido colchones, cochecitos de bebé, sillas, paraguas y celulares. En el último tiempo aumentó notoriamente la cantidad de vasos de café descartables.

Sin complicaciones ante el abril récord

El abril que acaba de terminar fue el que más lluvias tuvo en 100 años en Capital Federal y uno de los tres con más precipitaciones de la historia. Según datos del Servicio Meteorológico Nacional, se registraron 19 días de agua, superando a abril de 1915, cuando el fenómeno estuvo presente en 18 jornadas. En total, las calles acumularon 232 milímetros. Sin embargo, los barrios aguantaron y no se registraron problemas mayores.

Ver Promociones
Ver Guía Comercial