El tatuador porteño de las mujeres que superaron el cáncer de mama.

MUJERES
Diego Staropoli, de Mandinga Tattoo, hace gratis en su estudio de Lugano la reconstrucción de la areola mamaria.


   El tatuador porteño de las mujeres que superaron el cáncer de mama
El tatuador porteño de las mujeres que superaron el cáncer de mama
Compartir



Relacionadas

Más+

Destacadas

Más+




27/4/16

Luisa viajó 23 horas en micro desde Jujuy a Buenos Aires y desde Retiro tomó tres colectivos hasta hacer su escala final en el barrio de Lugano para encontrarse con Diego Staropoli -el tatuador con programa de tele propio y creador de Mandinga Tattoo.

Ella es una de las mujeres que se acerca a él, con un propósito más que especial. Porque a Staropoli, además de ser elegido por los músicos de rock y otros famosos- “es buscado” por mujeres que dejan en sus manos la reconstrucción de la areola mamaria, una de las secuelas que suelen llevar quienes tuvieron cáncer de mama y que debieron realizarse un mastectomía o que, por la ubicación del tumor, perdieron el pezón.

El método es igual al de un tatuaje convencional y en Manginga lo realizan en forma absolutamente gratuita.

“Un seguidor mío de facebook me contó que alguien en centroamérica lo hacía. Tomé la idea y la adapté a mi manera”, dice a Entremujeres.

Comenzó a realizarlo en los últimos meses de 2015 y 40 mujeres ya lo implementaron. “Pasaron por acá desde una diputada, que dejó el Audi en la puerta e insistió para pagarme, hasta una chica de 17 que tuvo cáncer de mama a los 13. Todas, con historias de vida muy fuertes”.

“Cuando terminás de hacerle la reconstrucción se miran al espejo y se ponen a llorar. Es increíble cómo esto puede cambiarles la vida”, agrega.

El por qué de este proyecto está en su historia familiar. A su abuela le extirparon las dos pechos y a su mamá, uno. "Este es mi pequeño homenaje a todas las mujeres que pueden hacerse este cambio después de su lucha y también a las que no superaron la enfermedad”, completa.

Diego también apadrina, junto a un grupo, escuelas rurales de Santa Fe, Entre Ríos y Jujuy. “Paramos en los pueblos. Tatuamos a quienes se acerquen y el dinero recaudado lo donamos”. Además, en marzo organizó un día de tatuajes solidarios, que cobró al 50 por ciento, para juntar plata y comprar el primer ecógrafo para un hospital del norte de Santa Fe. “Soy un agradecido a la vida y trato de retribuir todo lo que he recibido”, finaliza.

La difusión de sus iniciativas solidarias son a través de Facebook.