Dueño de Motel pasó 30 años espiando a sus clientes.

CURIOSIDADES
Dueño de Motel pasó 30 años espiando a sus clientes.
¿Te imaginas visitar un motel y que, en tu supuesta intimidad, alguien esté observando todos tus movimientos? Suena a película de terror, pero lo cierto es que ocurrió. El dueño de un motel estadounidense ha estado espiando a todos los huéspedes de su establecimiento durante años. Su nombre Gerald Foos y el motivo de su “espionaje” fue, según dice, mera curiosidad.


 Dueño de Motel pasó 30 años espiando a sus clientes.
Dueño de Motel pasó 30 años espiando a sus clientes.
Compartir



Relacionadas

Más+

Destacadas

Más+






En 1980 el escritor Gay Talese recibió una misteriosa nota escrita a mano por Gerald Foos, quien fue dueño de un motel de Colorado (EE.UU.). En la nota, Foos reconocía haber espiado la vida sexual de los clientes que visitaban su negocio durante -¡atención!- tres décadas. Y no sólo esto, se había dedicado a apuntar todos los detalles en una libreta.

Foos le ofreció estas notas a Talese, pues creía que podían servirle de inspiración para el libro que estaba escribiendo “La Mujer de tu Prójimo” ( “Thy Neighbor’s Wife“). El escritor, no lo dudó, viajó hasta Colorado para poder observar el motel y averiguar cómo el dueño se las había arreglado para efectuar tal vigilancia y qué conclusiones había obtenido.

Foos regía era propietario del motel junto a su esposa, quien era enfermera. Sorprendentemente, ella sabía de las actividades de su marido y no sólo eso: ambos observaban la vida sexual de sus huéspedes a través de unos agujeros que previamente habían perforado en los techos de las habitaciones. De esta manera, podían espiar la intimidad de sus clientes con la más absoluta discreción.

Lo más curioso de toda esta situación, es que el dueño del motel le hizo firmar un acuerdo de confidencialidad a Talese, y a su vez le confesó que había sido un voyeur desde su infancia. De niño ya espiaba a su tía mientras se quitaba la ropa en la casa de al lado, pues podía verla desde la ventana ubicada en su dormitorio.

Entre las innumerables notas que el dueño de motel le hizo llegar a Talese, se describían cada una de las relaciones sexuales que mantenían sus clientes, entre tantos se observaron personas homosexuales, parejas interraciales, gigolós, fetichistas y muchas más situaciones que se pueden presentar en un motel. De hecho, Foos asegura haber provocado y presenciado un asesinato en una de las habitaciones. Al parecer, un traficante de drogas y su pareja pasaron la noche allí. Foos decidió tirar por el retrete el “material” del traficante, provocando su desaparición y el asesinato de la novia del delincuente, pues este creía que ella le había robado. A pesar de su confesión, no se ha podido probar que la muerte de la chica fuera tal y como Foos describió, lo que pone en entredicho su versión.

Talese se inspiró en cada una de éstas historias y publicó en 1981 el libro que antes hemos mencionado que fue un éxito de ventas, incluso a nivel mundial. De hecho, el lanzamiento de un libro sobre la experiencia del periodista, conociendo al Voyeur dueño del motel se prevé para el próximo Julio de 2016. ¿Querrás espiar en su relato?

No sabemos si te ocurrirá, pero nosotros no podremos olvidar que quizá, mientras nos hospedamos en un hotel, alguien podría estar echando el ojo y ¿tomando notas?

¿Alguna vez has sospechado algo parecido de un hotel en el que te hospedaste? ¿Crees que aún hoy esto podría ocurrir?




.