Biblioteca Antonio Devoto: un clásico de barrio

Fue fundada en 1938 y desde entonces es central en la vida de muchos vecinos. Alberga 40 mil volúmenes. Villa Devoto tiene lugares reconocibles, entre los que destaca la biblioteca, frente a la Plaza Arenales y a metros del hospital Zubizarreta. Justamente, el terreno fue cedido por Antonio Devoto, el impulsor del barrio, para que se erigiese allí una biblioteca. Inaugurada en 1938, lleva el nombre del italiano y es una de las más representativas entre las 30 bibliotecas públicas de la ciudad.


 Noticias actuales
Biblioteca Antonio Devoto: un clásico de barrio
14/7/15

“Cuando nació, la biblioteca dependía del área de educación y varios años después quedó en la órbita de cultura”, cuenta Claudia Serra, la jefa de Biblioteca. De allí que muchos libros tengan dos sellos: aquellos que integraron el primer fondo cuando la inauguraron, volvieron a inventariarse cuando se pasó de Educación a Cultura.

Hoy, la biblioteca tiene unos 40 mil ejemplares, lo que la convierte en una de las de mayor caudal de textos entre las bibliotecas públicas porteñas. “Unos 30 mil volúmenes son obras para adultos, el resto es lectura para jóvenes”, dice Serra.

¿Cómo se nutre de textos? El procedimiento es similar entre todas las de la red de bibliotecas de la ciudad. “La Dirección General del Libro adquiere el material y lo distribuye entre las bibliotecas”, cuenta la encargada de la Devoto. “Donaciones se reciben, pero según algunos parámetros. No recibimos libros en mal estado ni enciclopedias, porque ya hay. Sí aceptamos aquello que enriquezca el catálogo, incluso si es un libro del que tenemos un ejemplar, nos sirve, para que si uno circula, el otro esté disponible aquí”.

El sonido del silencio

La biblioteca Antonio Devoto fue escenario de varios programas de televisión, especialmente culturales, e incluso de ficción. Alguna vez, en Los simuladores se supo cuál era la manera de contactar al grupo experto en resolver todo tipo de problemas. Había que ir y dejar un papel con los datos entre las páginas de obras clásicas de la literatura en los anaqueles del viejo edificio frente a la plaza principal de Devoto.

No se sabe si algún habitué prueba suerte con ese sistema entre los cientos que la frecuentan. Cualquier persona puede acercarse a consultar libros en la sala de lectura general o en la silenciosa, allí donde sólo se siente el sonido del silencio. “Muchos vienen a consultar material de estudio o simplemente a leer, buscan poder estar concentrados”, explica Serra.

La consulta de textos es gratuita, igual que el retiro de libros, si bien en este caso hay condiciones. “Hay que tener domicilio en la ciudad, venir con fotocopia del DNI y de un servicio, para constatar la dirección, y las mismas fotocopias de otra persona para tener como contacto si se demora la devolución de un libro”. Actualmente hay unos cinco mil socios.

Entre el público que concurre hay “desde chicos muy pequeños a los que los padres les inculcan la lectura como hábito, y personas mayores muy habituadas a venir. Quienes no se adaptaron al catálogo on line piden consultar el viejo fichero.

“La biblioteca siempre estuvo y seguirá estando. El placer por lo literario es muy fuerte. Muchos vienen porque el precio de los libros los complica. La lectura aquí es un hábito del que no se desprenden, incluso habiendo internet para consultar temas de estudio”, concluye Serra, delante de un mueble que contiene las decenas de volúmenes de la enciclopedia Espasa Calpe.






Etiquetas:

Barrio,   ciudad,   eventos en la ciudad,   Destacadas,    







.