La comunidad de una escuela de Villa Devoto realizó un abrazo simbólico para exigir mejoras edilicias

Padres, alumnos y docentes de la escuela número 19 "Bartolina Sisa", realizaron esta mañana un abrazo simbólico al establecimiento para reclamarle mejoras edilicias al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
  


 Noticias actuales
La comunidad de una escuela de Villa Devoto realizó un abrazo simbólico para exigir mejoras edilicias (Click en la foto)
14/11/14

Mariel Rizzardi, madre de dos alumnos y presidenta de la Cooperadora, dijo a Télam que "no se puede aprender ni enseñar en estas condiciones" y que "los chicos no pueden defenderse solos por lo que tenemos que hacer valer su derecho a una escuela en condiciones".

"Este edificio fue construido como un depósito de tranvías por lo que nunca fue pensada como una escuela", relató la madre y continuó: "Hasta los '90 el colegio funcionaba en otro edificio, pero era alquilado y las autoridades de ese momento decidieron mudarla a este lugar que ya en ese momento no estaba en buenas condiciones y se agravaron con el tiempo".

La mujer aseguró que los problemas de infraestructura "no son nuevos" y que en 2011 realizaron "varias denuncias y protestas para que las autoridades del gobierno de la Ciudad se enteren de lo que estaba pasando".

"En ese momento (el subsecretario de Gestión Educativa y Coordinación Pedagógica porteño) Maximiliano Gulmanelli se comprometió a resolver los problemas de la escuela y a dejarla en buenas condiciones para que los chicos pudieran estudiar y de no ser así, dijo que se iba a construir una nueva, incluso se labró un acta y el funcionario la firmó, pero no cumplió", agregó Rizzardi.

Según relataron los padres de los alumnos de la escuela ubicada en la calle Salvador María del Carril 4957, en el establecimiento se cayeron techos producto de los problemas de humedad que tienen, la instalación eléctrica es antigua y peligrosa con cables expuestos y son frecuentes las inundaciones en los sótanos donde además el agua queda estancada por días, lo que provoca malos olores.

"Hay presencia de roedores que atraen cualquier cantidad de gatos, los accesos a los sótanos no están en condiciones, la biblioteca tiene un olor a humedad insoportable, hay rajaduras en varios techos y la humedad en los techos provocó la caída del cielo raso en varios lugares", detalló Rizzardi.

Y añadió: "Primer grado no puede tener clases en su aula porque se cayó parte del techo y como ahora los de séptimo están de viaje de egresados entonces usan esa aula, pero el lunes que ya regresan, los más pequeños van a tener que cursar en la biblioteca que como tiene muchos y serios problemas de humedad provoca complicaciones respiratorias a algunos nenes".

Por los problemas en los techos del comedor "los chicos comen en el patio, un lugar techado que también llueve en el interior, pero que por lo menos por ahora no se les cae el techo en la cabeza".

Carmen González, ex alumna y bisabuela de dos nenas que asisten al colegio, aseguró que "es una vergüenza" lo que ocurre.

"La escuela está asentada sobre un polvorín y bajo nivel tenían los combustibles, acá hicieron una loza sin rellenar y eso es muy peligroso porque el día que se afloje un poco la estructura se va a hundir y ahí es donde los chicos hacen gimnasia y donde vamos a ver los actos escolares; ahora también subieron las napas en ese sector y el agua debilita todo eso sin mencionar el olor nauseabundo que emana".

La mujer afirmó que "ya es la segunda vez que se cayeron techos, los chicos comen en el patio y las auxiliares que preparan la comida lo hacen al aire libre, así que aunque cumplan con todas las normas de salubridad no es higiénico".

"Sé que se están haciendo denuncias hace tiempo, pero infraestructura escolar no hace nada, acá estamos todos los que nos preocupamos por los chicos, padres, docentes pero no hay nadie que represente al Gobierno porteño. No queremos nada más que la seguridad para los chicos, que los padres se puedan ir a trabajar tranquilos sabiendo que los dejan en una escuela en condiciones", señaló.

"Por los problemas de humedad se cayó uno de los ventiladores cuando los nenes estaban en el recreo, pero si llegaban a estar en hora de clase, si le cae a un nene y queda con alguna discapacidad ¿quién se va a hacer responsable?", agregó la mujer.

En la protesta que se realizó esta mañana antes del horario de ingreso al colegio estuvieron presentes los comuneros del Frente Para la Victoria Delfina Velázquez y Carlos Eusebi, del Movimiento Popular para la Dignidad, Paula Resels, y representante de los gremios docentes UTE y ADEMyS.



Etiquetas:

Barrio,   ciudad,   eventos en la ciudad,   Destacadas,    







.