Barrio: Aunque hay más contenedores, en la Ciudad casi no se separa basura en las casas.

Higiene y medio ambiente. Hay barrios en los que los vecinos deben reciclar en sus hogares. Pero por falta de información hay pocos avances. Para 2020, la Ciudad ya no podrá enviar basura a los rellenos. Pero Buenos Aires está muy lejos de cumplir la meta, fijada por la ley Basura Cero. Una de las piezas que faltan es la separación de residuos domiciliaria. Si bien el Gobierno porteño va distribuyendo campanas verdes en diferentes barrios, muchos vecinos aún no separan los materiales recuperables.
  


 Noticias actuales del deporte.
Barrio: Aunque hay más contenedores, en la Ciudad casi no se separa basura en las casas. (Click para ver galería)   
24/7/14

El ministro de Ambiente y Espacio Público, Edgardo Cenzón, le encargó al Consejo Económico y Social de Buenos Aires que entreviste a los diversos actores en relación a la generación, recolección y disposición final de la basura. Ya se reunieron con grandes generadores y cartoneros. Ahora es el turno de los vecinos. En un primer encuentro con gente de Palermo y Recoleta, surgieron sorpresas: ninguno sabe qué es la Ley Basura Cero y pocos reciclan o saben cómo hacerlo (ver pág. 4).

En la Ciudad se generan 6.000 toneladas de basura por día.

Según el Ministerio de Ambiente, 3.200 van a los rellenos. Del resto, 1.800 se recuperan en una planta de áridos, y otras 500 en una de tratamiento mecánico y biológico. Las 500 restantes, serían recuperadas por los cartoneros, aunque no hay cifras oficiales.

En Greenpeace señalan que se viene reduciendo la cantidad de basura enviada a los rellenos (ver pág. 5). “Pero falta el vecino –afirma Consuelo Bilbao, coordinadora de Unidad Política de esa ONG–. Para sumarlo, se debe dar continuidad a la comunicación a largo plazo, usando las mismas formas y nomenclaturas para identificar los residuos secos y los húmedos, para evitar que la gente se confunda”.

En octubre regirán los nuevos contratos de recolección, por más de $ 31 millones, que incluyen la contenerización de toda la Ciudad y la recolección todos los días. Actualmente, hay contenedores negros para basura orgánica en el 66% de la Ciudad. Y para mayo de 2015 toda la Ciudad deberá contar con 23.400 contenedores de 2.400 o 3.200 litros de capacidad, que reemplazarán a los de 1.100 litros. Además, hay 2.049 campanas verdes para reciclables en Palermo, Belgrano, Núñez, Caballito, Soldati, Villa Riachuelo y Lugano. A principio de 2015 tendría que haber 7.188 en toda la Ciudad.

Cada zona donde ya funciona el sistema está a cargo de una cooperativa de cartoneros. Lo que recuperan va a ocho centros verdes gestionados por las propias cooperativas. Pero no todos los vecinos separan la basura ni todos los porteros se la dan al cartonero. Y en las campanas verdes, Clarín verificó que se tiran residuos orgánicos.

“Es un proceso largo, que implica lograr cambios de hábitos en las casas –dice el ministro Cenzón–. En San Francisco tardaron 25 años en reducir un 75% sus residuos y en la Ciudad en seis años ya estamos en el 45%. Tenemos capacitadores que van casa por casa y un programa con el sindicato de encargados de edificios. E implementamos el plan Escuelas Verdes”.

“Hay que profundizar las políticas de concientización de la ciudadanía –sostiene Dolores Duverges, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN)–. Además, hay que articular los diversos instrumentos de gestión para que lo que hacen los vecinos llegue a su puerto. La doble contenerización debe estar en toda la Ciudad y aún falta una recolección diferenciada y que las cooperativas tengan los instrumentos logísticos para poder cubrir todas las zonas”.

“El problema no está en el vecino, aunque siempre hay una porción a la que le cuesta entender –sostiene Alicia Montoya, cofundadora de la cooperativa El Alamo, que trabaja en Villa Pueyrredón, Agronomía, Parque Chas, Devoto y Villa del Parque, entre otros barrios–. El problema es que el Ministerio de Ambiente hace campaña para que se separen residuos sin tener garantizada la gestión, esto es la entrega de camiones en comodato o la habilitación de recuperadores urbanos con todos sus derechos para que las recorran, y sin tener las plantas en condiciones. En la nuestra, por ejemplo, instalaron una enfardadora que no funciona, porque no tiene la bajada de luz correspondiente”.



Etiquetas:

Barrio,   Deportes,   Espectaculos,   chimentos,   gobierno,   ciudad,   eventos en la ciudad,  







.