Cristina: "No me van a hacer firmar cualquier cosa amenazándome que el mundo se viene abajo"

En medio del litigio con los fondos buitres, la presidente, Cristina de Kirchner, realizó una fuerte defensa de la reestructuración de la deuda y aclaró que la clausula RUFO es de "imposible violación". "No me van a hacer firmar cualquier cosa amenazándome que se viene abajo el mundo", lanzó la mandataria en relación las conversaciones que mantiene el gobierno con el negociador Pollack en Nueva York.
  


 Noticias actuales del deporte.
No me van a hacer firmar cualquier cosa amenazándome que el mundo se viene abajo (Click para ver galería)   
24/7/14

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que si Argentina viola la denominada "cláusula Rufo", abonando a los fondos buitre por encima de lo que acordó con los bonistas de la deuda reestructurada, "se caen las quitas que Néstor (Kirchner) logró por primera vez en la historia".

La "cláusula `Rufo` es de imposible violación, porque estaríamos tirando abajo lo que trabajosamente le costó a los argentinos", afirmó la jefa del Estado al hablar en la inauguración de la planta industrial de Yamaha en General Rodríguez.

Cristina explicó que si se no se respeta la cláusula Rufo "se caen las quitas que Néstor (Kirchner) logró por primera vez en la historia, se caen todos los plazos y te piden todo junto, los punitorios, los plazos que recien vencen en el 2033 de una, para que lo pagues todo junto".

Minutos antes, la jefa de Estado aseguró que la Argentina "no va a entrar en default" y advirtió que "van a tener que inventar otro término" para explicar que un país abonó su deuda y "alguien lo bloqueó". "Argentina no va a entrar en default por una razón sencilla, elemental, tan obvia que no tendría que decirla: porque pagó", disparó la jefa de Estado.

En un duro mensaje, y a pocas horas de una nueva reunión con los fondos buitre, la jefa de Estado advirtió: "No me van a hacer firmar cualquier cosa, amenazándome con que el mundo se viene abajo".

"Nos advierten que si no hacemos lo que quieren los fondos buitre, no tendremos acceso a los capitales, y yo pregunto: desde 2003, ¿cuándo tuvimos acceso al financiamiento internacional?", destacó.

Agregó: "Esta presidenta no va a firmar nada que comprometa el futuro de las futuras generaciones argentinas", aunque aclaró que "estamos dispuestos a honrar las deudas con la totalidad de los acreedores".

Así lo expresó al hablar en un acto en la localidad bonaerense de General Rodríguez en el marco de la inauguración de una fábrica de motos, de la que también participó el gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

Sostuvo que las calificadores de riesgo, los bancos de inversión y analistas "van a tener que inventar un nuevo término con el cual disfrazar esta situación", ya que, según ratificó, la Argentina hizo el pago a los tenedores de bonos, pero los fondos fueron bloqueados por decisión del juez neoyorkino Thomas Griesa.

La presidenta instó a los argentinos a que "no nos dejemos arrebatar el presente" y aseguró que concurrián "donde sea necesario pero con nuestras razones".

En el marco de la disputa judicial con los fondos buitre, el mediador del juez Griesa, Daniel Pollack, pospuso para este jueves un nuevo encuentro para continuar con las negociaciones con estas organizaciones.

En su discurso, en el que destacó el crecimiento económico del país pero reconoció que se atraviesa un período complejo, la Jefa de Estado admitió que su preocupación "es la responsabilidad ante la historia" y agregó que "no me van a hacer firmar cualquier cosa, amenazándome con que el mundo se viene abajo".

"Tras el megacanje nos dijeron que nos iban a llover los dólares, y lo único que nos llovieron fueron piedras, sapos y culebras, qué dólares llovieron", se quejó la mandataria.

La presidenta hizo referencia también a la denominada cláusula RUFO, que prohíbe a la Argentina realizar una mejor oferta a quienes tienen bonos nacionales, pero que no entraron a ninguno de los canjes de 2005 y 2010.

Explicó que este tipo de disposiciones son "cláusulas de incentivo y si uno las viola se cae todo lo acordado, las quitas, los plazos y te piden todo junto y eso es de cumplimiento imposible".

Además, sostuvo que el hecho de infringir esta cláusula importaría una responsabilidad penal para el funcionario que lo habilite. "Que nos den un seguro contra la cláusula. Y nosotros quedamos cubiertos de que no se nos vengan encima", remarcó.

Por otra parte, se refirió a las críticas desde el exterior y de los fondos buitre respecto a la falta de diálogo y negociaciones por parte de la Argentina.

Recordó que durante el 2005 en la gestión de su esposo, Néstor Kirchner, "nos cansamos de viajar por todo el mundo" para lograr la adhesión al programa de renegociación de la deuda. Destacó que en la actualidad y producto de la reestructuración de deuda las obligaciones en dólares en manos privadas sólo representan el 8% del PBI.



Etiquetas:

Barrio,   Deportes,   Espectaculos,   chimentos,   ciudad,   eventos en la ciudad,   Cristina,  







.