Felipe VI podría asumir el 24 junio.

Será una vez que entre en vigor la ley que aprueba la abdicación de su padre. Esa fecha es el Día de San Juan, en homenaje a Don Juan Carlos de Borbón y Borbón.
  
Noticias de la actualidad
Felipe VI podría asumir el 24 junio   
3/6/14

El Consejo de Ministros aprobó hoy el anteproyecto de ley orgánica que aprueba la abdicación del Rey don Juan Carlos, que se produjo ayer.

El anteproyecto será girado de inmediato a las Cortes Generales (Congreso de Diputados y Senado) para que comience su tratamiento en horas de esta tarde.

El artículo único de la ley tiene dos apartados 1) El Rey don Juan Carlos abdica la Corona de España y 2) La abdicación será efectiva en el momento de entrada en vigor de la presente ley orgánica. Según una cláusula, la entrada en vigor será cuando se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Según el presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Sala, la ley se debatirá el 11 de junio próximo en procedimiento urgente. Este trámite podría concluir en torno al 18 de junio próximo por lo habrá que disponer para que el Príncipe de Asturias sea proclamado monarca con el nombre de Felipe VI según lo aconseje la Casa Real. Se estima que esa fecha puede ser el 24 de junio, Día de San Juan, en homenaje a Don Juan Carlos de Borbón y Borbón.

Pese a algunos errores frecuentes en los medios, don Felipe no será coronado ni habrá una entronización. No existe en España una corona o un trono dos conceptos sinónimos de monarquía que carecen de una expresión física.

El nuevo rey será proclamado en las Cortes pero no por las Cortes, aclaran los especialistas en Derecho Constitucional y deberá jurar la Constitución ante el pleno conjunto de las Cortes.

En 40 años parece no haber habido tiempo para aprobar una ley orgánica sobre el proceso de sucesión. Por eso las Cortes deberán darle un contenido detallado a muchos temas vinculados.

No habrá problemas para aprobar el anteproyecto, que debe contar con la sanción de dos tercios de los diputados y mayoría simple de senadores. El PP, que cuenta con mayoría absoluta, sumará sus votos al PSOE, Unión Progreso y Democracia y los catalanes de Convergencia y Unión que totalizarán un 91% de apoyos a la iniciativa del gobierno.

El Consejo aprobó una declaración institucional exaltando la figura histórica del monarca. Se explica que la abdicación solo será efectiva cuando las Cortes Generales aprueben la norma, pero se detienen sobre todo en el papel del Rey: "Don Juan Carlos quiso ser, y ha sido, Rey de todos los españoles. Sin su impulso y liderazgo la Transición, sencillamente, no habría sido posible", explican.

"Si España es hoy un Estado de Derecho, moderno y democrático, que ha logrado alcanzar altas cotas de bienestar social y protagonismo en Europa y en todo el escenario internacional, se debe, en gran medida, al reinado de Don Juan Carlos I", continúa.

"En los momentos en que el nuevo marco de convivencia se vio en peligro, la intervención del Rey al servicio de los españoles y de su democracia fue decisiva, asegurando los cimientos de libertad y concordia sobre los que se erigió el nuevo Estado social y democrático de Derecho".

Monarquía (Wikipedia)

La monarquía es una forma de gobierno de un Estado (aunque en muchas ocasiones es definida como forma de Estado en contraposición a la república) en la que la jefatura del Estado o cargo supremo es:

Personal, y estrictamente unipersonal (en algunos casos históricos se han dado diarquías, triunviratos, tetrarquías, y en muchas ocasiones se establecen regencias formales en caso de minoría o incapacidad o valimientos informales por propia voluntad).

Vitalicia (en algunos casos históricos existieron magistraturas temporales con funciones similares, como la dictadura romana, y en muchos casos se produce la abdicación voluntaria o el derrocamiento o destronamiento forzoso, que puede o no ir acompañado del regicidio).

Designada según un orden hereditario (monarquía hereditaria), aunque en algunos casos se elige, bien por cooptación del propio monarca, bien por un grupo selecto (monarquía electiva).

El término monarquía proviene del griego μονος (mónos): ‘uno’, y αρχειν (arjéin): ‘gobierno’, traducible por gobierno de uno solo. A ese único gobernante se le denomina monarca o rey (del latín rex) aunque las denominaciones utilizadas para este cargo y su tratamiento protocolario varían según la tradición local, la religión o la estructura jurídica o territorial del Gobierno (véase sección correspondiente).

El Estado regido por un monarca también recibe el nombre de monarquía o reino.

El poder del rey puede identificarse o no con la soberanía; ser absoluto o estar muy limitado (como es usual en la mayoría de los casos de las monarquías actuales, sometidas a regulación constitucional).

El primer precedente europeo de esta institución como reino se dio tras la llegada de los suevos a la provincia romana de la Gallaecia (noroeste de Hispania) en el año 409, cuando acuerdan un foedus con Roma en el 410 por el que se establecen en la provincia y se otorga a su caudillo Hermerico (409-438) el título de rey (rex), aceptando como superior la autoridad del emperador de Roma. Así, en la Gallaecia, como primer reino (regnum) de Europa con tal denominación, se consolida el primer paso hacia la estructuración del poder político en el espacio europeo medieval en reinos bajo la autoridad moral, cada vez más meramente teórica, de un emperador.

República : (Wikipedia)

República (del latín respublĭca,1 ‘cosa pública’, ‘lo público’; y este de res, ‘cosa’, y popŭlus, ‘pueblo’),2 en sentido amplio, es un sistema político que se fundamenta en el imperio de la ley (constitución) y la igualdad ante la ley (al igual que otros regímenes basados en el Estado de derecho) como la forma de frenar los posibles abusos de las personas que tienen mayor poder, del gobierno y de las mayorías, con el objeto de proteger los derechos fundamentales y las libertades civiles de los ciudadanos, de los que no puede sustraerse nunca un gobierno legítimo. A su vez la república escoge a quienes han de gobernar mediante la representación de toda su estructura con el derecho a voto. El electorado constituye la raíz última de su legitimidad y soberanía. Muchas definiciones, como la de Encyclopædia Britannica de 1922, resaltan también la importancia de la autonomía y del Derecho (incluyendo los Derechos Humanos) como partes fundamentales para una república.3 No debe confundirse república con democracia (del griego δημοκρατία, dimokratía, ‘poder del pueblo’; y este de δῆμος, dḗmos, ‘pueblo’ y de κράτος, krátos, ‘poder’), pues aluden a principios distintos; la república es el gobierno de la ley mientras que democracia significa el gobierno del pueblo.









.